Nicolás Ali (24) se quedó libre de Huracán Las Heras y no bajó los brazos. El Turco dejó la tristeza de lado (como deber ser), dio vuelta la página y recaló en un centro de entrenamiento de Cancún (México). Contó su experiencia desde ese hermoso lugar

"Llegué a través de Eduardo Garro, visor oficial de Cracks en Argentina. Él me conocía, compartimos plantel en Huracán, se enteró por los medios de comunicación de Mendoza que me habían dejado libre, así que se comunicó conmigo, me propuso venir, me gustó la idea, lo hablé antes con mi familia y me vine", tiró en una entrevista con Ovación.

Te puede interesar...

"El centro de entrenamiento se llama CAR Cracks del Futuro. En enero comienzan los amistosos para poder conseguir club", añadió el exHuracán.

Nicolas-Ali-1.jpg
Nicolas-Ali-2.jpg
Nicolas-Ali-3.jpg
Nicolas-Ali-4.jpg

-¿Hace cuánto tiempo estás en Cancún y cómo has vivido la experiencia?

-Estoy hace dos semanas aquí, ya que llegué el 29 de noviembre. La verdad que es la primera vez que me alejo de mi mujer y mi hijo, los primeros días fueron bastante duros para mí; es todo nuevo, nunca había estado en una casa club, se aprende mucho a trabajar en equipo.

-¿Cómo es el día a día?

-Nos levantamos a las 7 para comenzar con las actividades, luego del desayuno vamos al gimnasio, el cual es una locura. Luego nos reunimos todos en casa, esperamos el almuerzo que nos hace con tanto amor Gladys, descansamos, preparamos los elementos y salimos para la cancha donde realizamos trabajo físico y táctico.

-El lugar es paradisíaco, ¿disfrutás de la playa?

-El lugar es un sueño, uno ve las fotos en las redes sociales y piensa que esta modificada, que realmente no existe, pero ahora lo veo con mis propios ojos y es real, es todo muy lindo. Conocí la playa porque la primera semana nos tocó un entrenamiento en la arena, luego de eso me quedé a tomar fotos y disfrutar el mar.

Por mi cuenta no he ido a la playa, tengo un objetivo muy claro que es conseguir club para poder traer a mi pequeña familia, luego de eso si Dios quiere podré disfrutar de eso tranquilo.

-¿Estás con algún argentino? ¿Tenés compinches?

-Sí, somos varios los argentinos, yo fui el último en llegar, comparto con todos, me recibieron muy bien tanto ellos como los colombianos que también están acá en casa club. Son gente de primera, como decimos allá, son todos muy atentos.

-¿Por qué te fuiste del Globo?

-Esta es la parte más difícil de contar para mí, ya que luego de 14 años de estar en Huracán me tocó alejarme, simplemente el cuerpo técnico de turno no me iba a tener en cuenta y la dirigencia hizo lo más fácil que fue sacarme del club porque ya no tenía el respaldo de ellos. Seguramente no rendía como pretendía, esto es fútbol y lo entiendo, pero no vengo de otro lado, era de Huracán, me partió el alma ya no pertenecer más al equipo.

-¿Cómo has vivido la pandemia y cómo está la situación allí?

-Los controles de la pandemia acá no son tan estrictos como en Mendoza, sí se toman precauciones en espacios reducidos.

-¿Cómo es el sistema: juegan amistosos y ahí te ven clubes importantes?

-Así es, en estos momentos estamos en preparación, prácticamente todas las semanas tenemos un amistoso, es una gran vidriera, ahora en enero están las incorporaciones en los clubes. Los técnicos y los dirigentes de los clubes se comunican con Armando Urueña (es el director deportivo) para preguntarle por jugadores, no solo de acá de la zona, de todo México e incluso de otros países. El 29 tenemos un amistoso contra Venados, que está en la Liga de Expansión MX, es una muy buena oportunidad para todos los que buscamos un lugar en un club.

-¿Cobrás un sueldo o en ese lugar te dan todo lo que necesitás?

-En este lugar tenemos todo lo que se necesita, comida, gimnasio, etc.

-¿Recordás el día que te probaste de chico en un club? ¿Quién te acompañó?

-Sí, recuerdo la primera vez, fui a Independiente Rivadavia, resulta que estaba en un club de barrio en mi pueblo y la persona que nos entrenaba nos consiguió a cinco chicos la posibilidad de ir a probarnos una semana a ese club. Viajamos todos los días durante una semana para realizar las prácticas de prueba. De los que íbamos quedamos tres nada más.

No duró mucho esa estapa, no me sentía muy cómodo, hablé con mi abuelo y se lo comenté, no paso más de un mes que ya estábamos buscando nuevos rumbos, ahí comenzó todo en Huracán, a los 10 años.

Mis padres trabajaban demasiado, así que el que me llevaba las mañas y más en el futbol fue mi abuelo Mustafá Ali, fiel a mi, perseguía mis sueños junto a mí. Ese viaje a entrenar era eterno, pero él siempre estaba ahí esperándome con la directora del colegio para retirarme antes.

-¿Te golpeó la muerte de Maradona?

-Sí, no es para menos, me entristeció mucho, bastante diría, creo que a la gran mayoría de los futbolistas y me atrevo a decir que a todos les afectó en menor o mayor parte.

-¿Quiénes fueron tus maestros?

-Mis maestros fueron mi mamá y mi papá, no es que me hayan enseñado a jugar al fútbol, me enseñaron valores para poder hacerlo: dedicación, profesionalismo, constancia, humildad, sobre todo algo que me quedó marcado es el sacrificio. Nadie te regala nada, mi mamá es mi ejemplo de superación en la vida, no puedo rendirme tan fácil después de lo que ella pasó desde chica, hasta superar el cáncer.

Datos del volante

  • Nicolás Alejandro Ali Fiocchetti nació el 26 de septiembre de 1996 en Mendoza.
  • Se inició en la Escuelita de Independiente Rivadavia y además pasó por El Porvenir y Huracán Las Heras.
  • Su familia está integrada por su mujer, Carolina ()25) y su hijo, Nabil Abdel (de 2 años). Sus padres son María Eugenia (49( y Alejandro (50). Tiene tres hermanos: Abdo (25), Marco (30) y Ariana (22).