Lucas Gómez (33) estuvo cerca de cumplir su sueño de volver al club de sus amores y de rememorar viejos tiempos. El goleador del Táchira de Venezuela, expresó: "Algunos amigos me hablaban sobre el interés del club en mí".

Luego añadió en diálogo con Ovación vía telefónica: "Estuve cerca de volver en el torneo que terminé en Bolivi, al final no se dio, conozco al presidente, él estaba cuando yo debuté, que era muy chico.

Te puede interesar...

Posteriormente expresó: "Para nadie es un secreto que le tengo un cariño especial a Independiente y volver a Argentina siempre es algo que me atrae. Igual si en algún momento se da la posibilidad de volver me gustaría hacerlo de la forma correcta y ayudar al club en todos los aspectos".

Es muy creyente, algo que lo ayudó mucho: "Dios nos da la posibilidad de elegir lo que está bien y lo que está mal. Soy religioso, conocí a Cristo de una forma distinta, no como una religión sino como un estilo de vida. Hace más de dos años y medio que pertenecemos a la agrupación Atletas de Cristo, que tiene la sede en Córdoba y nos cambió la vida", afirmó el jugador que creció en el barrio Bolivia de Las Heras.

Gómez se inició en la Lepra y pasó -entre otros equipos- por Almagro, Brujas, Universidad, Alajuelense y Cartaginés (los tres de Costa Rica), Motagua de Honduras (estuvo con su comprovinciano Diego Vázquez), Deportivo Lara de Venezuela, Neftchi Baku de Azerbaiyán, Juan Aurich de Perú y Real Santa Cruz de Bolivia.

Lucas-Gomez.jpg
Lucas-Gomez-2.jpg
Lucas-Gomez-3.jpg
Lucas-Gomez-4.jpg

-Volviste a Táchira, ¿es como tu casa?

-Sí, la verdad que es como volver a casa por el cariño de la gente del club, cuerpo técnico y directiva es increíble y ni hablar de la hinchada que es la más grande del país.

-¿Cómo te fue en Santa Cruz de Bolivia?

-Me fue bien en mi primer año en Bolivia y en una temporada atípica. Pude jugar la mayoría de los partidos y marqué 9 goles, el equipo terminó abajo en la tabla algo que no se esperaba.

-¿Cómo te ha ido con la pandemia?

-La verdad que me fue bien, ya que gracias a Dios mi familia tiene salud y eso es de valorar mucho en estos tiempos. Tenemos fe de que pronto todo esto pasará.

-¿Tuviste gente conocida enferma?

-Sí, tuve gente conocida en la familia, muchos asintomáticos, entonces gracias a Dios no sufrieron problemas mayores.

-¿Fue difícil para vos la situación, ya que viajás mucho?

-La verdad que sí, es todo raro ahora cuando viajás, con mucho protocolo, pero bueno, es lo que nos toca vivir y tenemos que adaptarnos, cumpliendo con todo lo que nos piden.

-¿Hace mucho que no ves a tu gente de Mendoza?

-Llevo un año y medio más o menos de no ir a Mendoza, espero hacerlo en el parate de la Copa América en junio.

-¿Recordás el día que te probaste en un club? ¿Quién te acompañó?

-Nos enteramos que había una prueba para ingresar a la Lepra y fuimos con varios amigos del barrio. Nos llevó mi papá y un vecino, cuando llegamos habían muchos chicos, fue en la cancha auxiliar del estadio Malvinas. Quedamos todos los chicos que habíamos ido y bueno, tuve la bendición de seguir la carrera ahí hasta ser profesional

-¿Llevás la cuenta de cuántos goles llevas como profesional?

-Hasta el momento son 112 goles los que llevo.

-¿Cuál fue el mejor socio que tuviste en la delantera de algún equipo?

-Tuve varios en Honduras, por ejemplo a Rubilio Castillo y acá en Venezuela tuve a Edgar Pérez Grecco, por nombrar a algunos.

-¿Cuál fue el arquero al que más te costó convertirle?

-Hay varios, pero cuento una anécdota buena. En Costa Rica me enfrenté contra Keylor Navas y bueno, siempre que jugué contra él me costó mucho. Hoy es uno de los mejores arqueros del Mundo, ex Real Madrid y actualmente en PSG.

-¿Y el arquero al que más le hiciste goles?

-En Honduras me enfrenté muchas veces con Sandro Cárcamo. Atajó para 3 equipos distintos en los en los 2 años que estuve en Honduras.

-¿Tus hijos de qué nacionalidad son?

-Tengo tres hijos, está Lautaro que es el mayor que tiene 15 años que es argentino y están Thiago (9) y Antonella (5), que son costarricenses.

-¿Adónde vivirás cuando te retires?

-Hace unos años teníamos decido vivir en Costa Rica, pero hoy no descartamos ir a Argentina, mientras tanto seguimos disfrutando de los viajes y los países a los cuales Dios nos lleva y disfrutamos mucho cada vez que visitamos un nuevo lugar.

Su familia

La familia de Lucas Gómez está compuesta por su esposa, Hazel (40) y por sus hijos Lautaro (15) Thiago (9) y Antonella (5).

En Mendoza están su madre, Margarita (62) y sus hermanos Héctor (45), Alicia (42), David (41) y Vanesa (40).