Claudia Correa, muy conmovida recordó a su hijo Santiago Morro García, a más de dos semanas de su muerte. Dijo que vendría a Mendoza si le hacen un homenaje al ídolo de Godoy Cruz, quien tenía 30 años.

"La gente del Tomba sé que lo quiso y lo respetó y lo mimó mucho, lamento que tenga esa manga de personas incapaces para el laburo que hacen, porque cuando vos trabajás con gente tenés que cuidarlas. Un club deportivo no es solamente un negocio, sino que hay seres humanos atrás y si hay alguien debilitado, no le podés pegar en el piso. Este señor (por José Mansur. el titular del Expreso) se siente el dueño de un club deportivo", le dijo a Ovación en una extensa entrevista telefónica.

Te puede interesar...

"Volvería a Mendoza, no lo tengo claro todavía. Iría porque como me dijo Mario (Gómez, el intendente de la entidad tombina), ya no era mi hijo solamente Santiago, era el Morro que todos querían despedir y homenajear, así que yo debería ir si es que le hacen un homenaje", admitió.

Claudia-Correa.jpg
mamá del morro garcía 1.jpg
Claudia Correa, madre del Morro García, fue muy dura con el presidente de Godoy Cruz, José Mansur. Foto: Crónica

Claudia Correa, madre del Morro García, fue muy dura con el presidente de Godoy Cruz, José Mansur. Foto: Crónica

Morro-Garcia.jpg
Morro-Garcia-1.jpg
Morro-Garcia-2.jpg

Luego dijo: "Hay cosas que me pasan y es que cuando las personas deciden terminar con su vida es muy difícil hacer algo, pero también veo que hay cosas que fueron negligentes, porque si un cuerpo médico no le dice a su presidente: 'mirá, no lo mates en los medios porque está deprimido, no lo tengas apartado del plantel porque vive solo y sus compañeros son una compañía para él. Si ellos si hubieran dado cuenta del estado de mi hijo creo que se podría haber evitado su muerte".

Los recuerdos de Santiago cuando era niño

"Santiago de chico era insoportable, era muy bandido. Él y el hermano tenían una energía terrible así que los puse a jugar al fútbol a ver si eso los paraba un poco. Jugaban y cuando volvían seguían con la pelotita", exteriorizó.

"Una de las cosas que todavía me acuerdo es que un día fuimos a una cancha en el Prado hablábamos y yo le decía '¿Santi, qué es lo que querés ser cuando seas grande?' y me dijo: 'Mamá yo quiero jugar al fútbol, esto que ves acá es la cancha de mis sueños'. Y siempre me quedó eso", relató.

"Siempre fue muy temperamental, a pesar de ser muy amigo de los suyos él defendía a capa y espada al que veía más débil y fue un buen hijo. La primera vez que cobró un sueldo, su hermano no tenía championes (botines), porque a mí no me daba para comprarle y él fue a la sede de Nacional, trajo los viáticos que le dieron y le dijo a Gonzalo, vamos a comprarte championes y eso me queda de mi hijo", dijo con relación al exdelantero uruguayo, quien es el máximo anotador del Bodeguero en primera división.

"Fue un ser noble, un hermano increíble, un hijo rebelde porque a pesar de que yo le planteaba alternativas, él me decía que quería jugar al fútbol", añadió Correa.

"Santiago era muy pasional para los afectos, Nacional de Uruguay le tenía un afecto muy grande, él se crió ahí y tiene amigos ahí de toda la vida. Él amaba los colores y la gente y cada vez que había períodos de pases pensaba en volver para demostrar lo que era", resumió sobre el equipo del que el Morro era hincha.

García murió el jueves 4 de febrero -según lo confirmó la Fiscal Claudia Ríos en su investigación- en su departamento godoicruceño y dejó una estela de recuerdos y sentimientos en el pueblo tombino.