Diario Uno > Fútbol > Maradona

La herencia de Maradona: la lista de bienes que poseía

La muerte de Diego Maradona abrió un interrogante sobre lo que pasará con sus bienes. Cuáles son y los contratos millonarios que poseía

Murió Maradona. Y con él un poco del fútbol y del corazón de millones de personas. En media de tanta tristeza, hay otro lado de la moneda que posiblemente traiga polémica: la herencia de Maradona

La lista de bienes y contratos son acordes a su figura y su muerte seguramente traerá una puja entre sus cinco hijos reconocidos, que son herededos naturales de su patrimonio.

Te puede interesar...

En noviembre del año pasado, Maradona aseguró que dejaba a Dalma y Giannina, las hijas que tuvo con Claudia Villafañe, afuera de su herencia. Allí también aseguró que iba a donar todos sus bienes. Más allá de eso, la ley protege a ambas y ellas dos también habían tenido un acercamiento al 10.

La herencia de Maradona

Diego Maradona en su herencia tiene la mítica propiedad de Segurola y La Habana y además otro departamento.

Maradona también contaba con otra propiedad en Puerto Madero y la casa en la que vive Rocío Oliva en Bella Vista.

Maradona también poseía cuatro automóviles en la Argentina pero también le quedaron dos muy costosos en Dubai: un Rolls Royce Ghost, valuado en 300.000 euros, y un BMW i8, tasado en 145.000. A ninguno de los dos los llegó a vender antes de la disputa de la Copa Mundial de la FIFA de Rusia 2018, cuando dejó Dubai.

Su lista de bienes se extiende hasta en Bielorrusia, donde tuvo una fugaz experiencia como presidente honorario del Dínamo Brest. En este exótico destino le regalaron un anillo de brillantes valorado en 300.000 euros, que se transformó de las cábalas en su paso por Gimnasia La Plata. También le obsequiaron una camioneta de lujo Overcomer Hunta.

Sus ingresos se multiplicaron también cuando el abogado Matías Morla se convirtió en su apoderado. Fue en esta última etapa donde el ex astro argentino firmó algunos contratos jugosos: con Konami (por el PES), con una marca de indumentaria deportiva, tiene escuelas de fútbol que llevan su nombre en China, posee inversiones en Cuba (entre ellas, un hotel) y en también Italia, donde el nexo con sus negocios es Stefano Ceci, un fanático que viajó al Caribe para conocerlo y terminó transformándose en una persona vital de su círculo íntimo.

Su herencia es tan gigante como su figura. Habrá que ver cómo se distribuye.