El delantero Fernando Brandán (30) dejó Villa Dálmine para jugar en la primera división de Malta, más precisamente en el Lija Athletic. El ex Andes Talleres hizo una comparación con su padre, Enrique Eleodoro (aquel legendario jugador azulgrana). "Dicen que corro igual que mi papá, pero soy más chueco jaja", tiró.

El atacante de 30 años, ex Temperley, Melbourne City de Australia, San Martín de San Juan y San Martín de Tucumán, realizó una extensa nota con Ovación. La pandemia, su futuro futbolístico y su pasado fueron algunos de los temas.

Te puede interesar...

Fernando-Brandan-2.jpg

-¿Cómo has vivido estos días con la pandemia?

-Bien, la verdad que he aprovechado el tiempo para descansar la cabeza y fortalecer aún más los lazos familiares.

-¿Argentina está mal? ¿Hemos fallado?

-Creo que el país lleva pasando momento difíciles desde hace muchísimos años. Fallamos el día que empezamos a ser fanáticos de la política.

-¿Conocés mucha gente contagiada con coronavirus?

-Conozco poca gente cercana contagiada, pero sí hay bastantes amigos que tienen algún conocido o familiar que ha pasado algún momento difícil.

-¿La pasaste mal con la pandemia en el tema económico?

-Son momentos difíciles para todos, creo que nos amoldamos a las circunstancias, pero como a todos me afectó.

-¿Por qué tomaste la decisión de irte a jugar a Malta?

-Mi deseo y sueño siempre fue jugar en el exterior. Tuve mi primera experiencia en Australia donde estuve un año y ocho meses y fue excelente.

Australia es un hermoso país, había muy buenas personas, me recibieron con los brazos abiertos y estuvieron conmigo constantemente.

Futbolísticamente me fue aún mejor, ya que ganamos la primera copa para el club.

Hoy después de 3 años vuelvo a tener la posibilidad de volver ir al extranjero. Creo que es una oportunidad de poder entrar en un mercado tan rico y conocido como el fútbol europeo.

-¿Qué sabés de tu nuevo club?

-Es un club humilde, recién ascendido a primera división y que tiene muchas ganas de conseguir cosas. Tiene un dueño desde hace pocos años, quien cuando me contactó me demostró un deseo increíble en poder mantener al equipo en primera y tratar de clasificar a la Europa League o la Champions League.

-¿Influyó el hecho que en Argentina no hay fútbol?

-Sí totalmente, pero no fue decisivo a la hora de tomar una decisión, ya que con mi edad no podía dejar pasar esta oportunidad.

-¿El fútbol argentino puede volver a jugar pronto?

-La verdad que no sé, espero que esto pase lo más rápido posible y que vuelva el fútbol. Es difícil el día a día al no saber cuándo y cómo se va a jugar. Lo digo hasta como hincha.

-¿Cómo la pasaste en Villa Dálmine ?

-La pasé muy bien. Encontré un club súper ordenado, humilde y predispuesto siempre al trabajo. Lamentablemente lo pude disfrutar poco, ya que al mes y medio de mi llegada llegó el virus.

-¿Tu mejor momento futbolístico fue en Temperley?

-Los dos ascensos sin dudas fueron los mejores momentos donde pude desplegar mi fútbol y donde también vivimos los mejores años de la historia del club.

-¿Recordás el día que te probaste en un club y quién te acompañó?

-Sí, me fui a probar a Racing de Avellaneda y me acompaño mi mamá. Fueron mis inicios en Buenos Aires, mi familia hizo un gran esfuerzo para que cumpla mis sueños.

-¿Cuando venís a Mendoza visitás Talleres?

-Siempre que se puede y siempre que esté en Mendoza voy a talleres. Como asado o voy a la popular a alentarlo como contra San Martín (el año pasado en el Regional Amateur). Fue el club que me dio los mejores momentos de mi niñez y mejor amigos aún.

Su familia

La familia de Fernando está integrada por su mujer, Natalí (32) y sus hijas Ignacia (7) y Catalina (5). Además tiene a su padre Enrique (su pareja se llama Cecilia) y a su madre Marcela (su novio es Germán).

Tiene un hermano llamado Gonzalo (la señora se llama Laura y los hijos son Zoe, de 8 años, y Ciro, de 10 meses).