Diario Uno > Fútbol > Maradona

El día que Maradona estampó la Mano de Dios en Mendoza

El astro visitó la provincia en 2007 y trajo el Showbol. Fue reconocido por Daniel Vila, quien por ese entonces era el titular de Independiente Rivadavia

El astro Diego Armando Maradona visitó Mendoza en noviembre de 2007, trajo el Showbol y montó un partido entre Argentina y Chile. Fue reconocido por Daniel Vila, quien por entonces era el presidente de Independiente Rivadavia y estampó su mano en un friso de arcilla.

En ese gran día para el fútbol mendocino, el Diez estampó la Mano de Dios en un friso, por pedido de Vila, una joya que luego quedó en las vitrinas del club del Parque.

Te puede interesar...

"Quería agradecerle a Diego por su presencia en Mendoza porque hacía 12 años que no venía, la última vez fue como DT de Racing y hacía 18 que vino con la camiseta de Boca. Los mendocinos podemos decir 'ver Diego e dopo morire (en relación a la frase ver Napoli e dopo morire", dijo Vila.

Embed

Además del Diez y del dirigente local estuvieron en la conferencia de prensa el exatacante chileno Iván Zamorano y el exvolante del seleccionado argentino Alejandro Mancuso.

Maradona-Showbol-2.jpg

"Como presidente de Independiente Rivadavia quiero pedirte que le dejes a nuestra institución un recuerdo permanente de tu paso por Mendoza", le dijo el Doctor al ídolo futbolístico.

A lo que Diego respondió: "¿La mano izquierda con el que le hice el gol a los ingleses?", algo que provocó algarabía entre los periodistas que asistieron al lugar.

Maradona-Showbol.jpg

Maradona estampó su mano y su clásica firma y fue un momento cúlmine de aquella bella jornada que quedará en el recuerdo de los mendocinos.

"A esto lo tendrían que hacer en Chile, hermano. ¿Sabés lo que pasa, que nadie es profeta en su tierra y yo cuando voy a ese país no son tan agradecidos como son los argentinos con nosotros, ni con Zamorano ni con Salas (dos referentes del fútbol chileno", exclamó Maradona.

En esa ocasión Argentina y Chile empataron 7 a 7 en un partidazo que se jugó en el estadio cubierto de Andes Talleres, donde el Pelusa desplegó toda su magia ante unas tres mil personas.