Diego Rivarola (44) mostró su amor por Universidad de Chile y por Leonardo Murialdo. Desde la ciudad trasandina de Santiago (donde está afincado con su hermosa familia), el Gokú (lo apodaron así por su parecido con un personaje de la serie Dragon Ball) el exRiver, Platense, Santiago Morning y Palestino de Chile, Atlas de México, Argentinos Juniors y Alki Larnaca de Chipre contó cómo vive.

"En Argentina me tocó jugar muy poco y sobre todo siendo joven; en la época de los años 90, donde había jugadores de renombre internacional, era difícil sobresalir. Lo fuerte de mi carrera me tocó en un grande como la U de Chile y siempre digo que fue en el lugar que me agarró mejor parado, donde maduré de forma natural, donde me sentí cómodo y donde siempre quise estar.

-¿Cómo te encontrás cumpliendo esta función en la U?

-Estoy muy bien. Esta función de Embajador del club me sienta muy bien porque siempre fui un jugador bien identificado con la gente y muy querido, por lo tanto poder representar a la U siempre es un placer. Me ha tocado ser un nexo del equipo con la gente y me siento muy bien.

Diego-Rivarola-familia.jpg

-¿Tu labor tiene que ver también con buscar talentos y llevarlos al club?

-En algún momento estuve relacionado un poco en buscar talentos, pero fuera de Chile. Hicimos un centro de captación en Mendoza que ya no está. Pero desde que asumí como Embajador y responsable del área comercial y de marketing (algo que me gusta mucho) no lo sigo haciendo.

-¿Cómo has vivido el Covid?

-El tema del Covid como en todos los países y en todos los trabajos ha sido complicado y difícil. Mi labor tiene que ver con el relación con los hinchas de forma presencial, tanto en la actividad durante los partidos y en la semana, en regiones de todo Chile. Inclusive me tocó ir a Estados Unidos varias veces, hoy eso está parado y por eso afectivamente mi trabajo bajó mucho.

Hacemos muchas cosas online y grabo un par de programas para el club, pero está un poco estancado por la pandemia.

-¿Cómo es la situación en Chile con respecto al tema?

-Acá es un problema como en todos los países, Chile ha sido bastante afectado como la mayoría de las naciones, sí tiene un avance bastante positivo en la vacuna, yo me puse una dosis y en quince días más me toca la segunda. Pero tenemos bastantes restricciones, estamos en cuarentena, no voy a mi trabajo desde marzo del año pasado y así está gran parte de la población. Estamos tratando de salir lo mejor posible de este mal momento.

Diego-Rivarola-familia-1.jpg

-¿Recordás el día que te fuiste a probar a un club cuando eras chico? ¿Quién te acompañó?

-Me acuerdo cuando me fui a probar, fui con un vecino, el hijo ya había ido a jugar y me llevó. Fue en las viejas canchas de Murialdo, donde hoy está el estadio, en ese momento era una simple cancha y me fue bastante bien. Como todos saben era un equipo chico, familiar y el recuerdo que tengo es que desde ese día no solté más el fútbol.

Diego-Rivarola.jpg

-¿Alguna anécdota de ese gran River de Salas y Francescoli donde no pudiste debutar?

-Siempre dije que me tocó estar en uno de los River más exitosos de la historia, tuve la mala suerte y la suerte (así lo digo siempre), porque para un jugador que venía sin nombre hacerse un lugar, cuando había delanteros como Francescoli, Salas, Ortega y Crespo, era muy difícil. Pero tuve la tremenda suerte de vivir esa experiencia, que no es para cualquiera, más en esa época porque era prácticamente el único mendocino que estaba en un equipo grande, fue una enseñanza muy grande y me quedó para toda la vida.

A Salas no solamente lo conocí en River, sino que tuve la suerte de tenerlo de compañero en la U. Incluso Marcelo con su productora organizó -y participó- mi despedida que fue maravillosa, donde fueron 35 mil personas y disfruté mi último partido con figuras de Chile.

-¿Platense qué significó en tu carrera?

-Fue importante porque fue el club donde debuté y que me dio la posibilidad de ser profesional, por lo tanto le tengo un cariño grande. Me puso muy contento de verlo en Primera A, estuve en el '98 y fueron los últimos años que estuvo en esa categoría. Le tengo un cariño muy grande.

-¿Qué fue Murialdo para vos?

-Y... Murialdo es mi casa, el cariño que le tengo es muy grande, nací ahí y tengo amigos que son del club. Fue donde fui creciendo como jugador y como persona.

-¿La gente de la U sigue mostrándote su cariño en las calles?

-Después de nueve años que estoy retirado, el cariño que me siguen mostrando, me sorprende por cómo perdura en el tiempo. También eso quiere decir que dejé una huella importante y por eso tengo el puesto como representante del club, la gente de la U es especial y por eso me enamoré de este equipo.

-¿Cuál fue tu título y tu gol más recordados?

-Me tocó ganar varios títulos, tengo cinco nacionales y uno internacional, que fue la Copa Sudamericana con ese equipo que tenía como DT a Sampaoli. Creo que esa copa fue la más importante que me tocó levantar y ser goleador del fútbol chileno fue otro lauro importante en mi carrera. Fueron los dos momentos más lindos que me tocó vivir.

Tengo muchos goles lindos, pero los que hice en los clásicos son los más importantes, por suerte me tocó hacer muchos.

-¿Cómo es tu relación con Leo Rodríguez?

-Con Leo tengo una relación muy especial, es uno de los grandes amigos que me dejó el fútbol. Es otro de los ídolos con el que me tocó jugar y establecí una amistad más allá de las canchas. Hicimos un par de viajes juntos, es una gran persona y fue un tremendo jugador de fútbol.

Sus seres queridos

La familia de Diego Gabriel Rivarola Popón está integrada por su esposa, Paula y por sus hijos Nicolás (tiene 14 años), Matías (10) y Valentino (6). En Mendoza viven sus padres Alicia y Oreste.

ÍDOLO AZUL: Todos los goles de Diego Rivarola en Chile

Seguir leyendo