Diario Uno Fútbol Carlos Castro
Primera Nacional

Carlos Castro dio detalles del día caótico con los barras de la Lepra

El presidente de Independiente Rivadavia, Carlos Castro, contó el tremendo día que vivió el plantel al ser atacado por hinchas cuando regresaba a Mendoza

Por UNO

En una nota con el programa Ovación 90 (de Radio Nihuil) confirmó que por el momento el DT no dejará su cargo. "Gabriel Gómez quiere volver a hablar conmigo para saber si se siente con ánimo de seguir siendo la cabeza de este grupo que le dio tantas satisfacciones al club. Le pedí que continuara, los dos estábamos muy golpeados; Gabriel dio muestras de su cariño por el club, por los verdaderos hinchas, me dio su palabra que seguirá hasta la fecha 17 y después consensuaremos si él está en condiciones de seguir", contó.

Seguir leyendo

Lepra horizontal.jpg

"Gabriel Gómez se fue en su auto a Ramallo porque tenía un problema familiar con su hija a raíz de lo que pasó acá", añadió.

Luego se refirió a la situación del arquero Emmanuel Cirrincione y del volante Sebastián Mayorga, "Ya prorrogamos el contrato de Mayorga. Cirrincione va a continuar su carrera en España", afirmó.

Posteriormente señaló que seguirá como titular azul. "Estoy más tranquilo, la tristeza cuesta que se vaya por lo que pasó. Anoche estuvimos como hasta las 22.30 en una reunión y hablamos de otras cosas que nos fortalecen como comisión directiva", dijo.

Gabriel Gómez horizontal uno.jpg

Y añadió al respecto: "Había algunas opiniones encontradas, pero nos damos una nueva chance que esto cambie, que sea distinto y que el diálogo nos lleve al lugar que queremos que tenga Independiente Rivadavia

Admitió que el club no puede terminar con los violentos. "Nosotros como institución no podemos erradicar nada porque está muy lejos de nuestras manos, lo que sí no podemos es contestar con violencia. Si el diálogo no es la solución dará un paso al costado Castro y esta dirigencia. Yo apuesto a una frase: 'Más unidos que nunca, más allá que pensemos distinto'. Que lo que pasó sea un hecho de violencia y una gota en un océano del club", resumió.

Castro horizontal.jpg

Habló del ataque de los hinchas leprosos, quienes se habrían enojado porque no pudieron entrar al estadio. "La verdad que no es bueno recordar algo tan ingrato, fue algo inexplicable. Debían ingresar tres personas de la dirigencia por club y no podía ingresar nadie más, y si yo quería hablar con la dirigencia de Rafaela porque estaba mi hija tampoco entraba y si venía alguien que era pariente de los jugadores, tampoco podía hacerlo. Tal vez eso generó un malestar", enfatizó.

Por último relató: "Iba del lado de la ventanilla en la parte de abajo, vi que se detenía el micro, vi pasar autos y había una vía. De golpe se abrió la puerta y se dio todo muy rápido".