Diario Uno > Fuera de Juego > Maradona

Valdano rompió en llanto cuando recordó a Maradona

El exdelantero lloró al aire al mostrarse sorprendido con la noticia de la muerte del astro. Despidió al "Diez" con una columna en el diario El País de Madrid.

Jorge Valdano, compañero de Diego Maradona en la conquista de la Copa del Mundo de México '86, lloró al aire en una transmisión por televisión al mostrarse sorprendido con la noticia de la muerte del astro.

Valdano se encontraba al aire por motivo de un partido de Champions League -competencia donde establecieron que se guardara un minuto de silencio en honor al astro argentino- con la cadena Movistar + cuando con la voz entrecortada y al borde del llanto recordó a Maradona.

Te puede interesar...

“Me sorprendió mucho la noticia. Como a todos me ha dolido inmensamente por el jugador y por el hombre (que era)”, dijo Valdano. Al ser indagado por su compañera de transmisión sobre los innumerables recuerdos que tendría con Maradona fue cuando el otrora jugador rompió en llanto.

Valdano rompe a llorar en pleno directo por Maradona

El exdelantero despidió al "Diez" con una columna en el diario El País de Madrid, donde reside, titulada "Adiós a Diego y adiós a Maradona" en la que escribió que "sufrió como nadie la generosidad de su destino".

"Hay algo perverso en una vida que te cumple todos los sueños. Fue el fatal recorrido desde su condición de humano al de mito, el que lo dividió en dos: por un lado, Diego; por el otro, Maradona. Fernando Signorini, su preparador físico, tipo sensible e inteligente y, posiblemente, el hombre que mejor le conoció, solía decir: “Con Diego iría al fin del mundo, pero con Maradona ni a la esquina”, continuó Valdano.

Para el exdelantero, "Diego era un producto más del humilde barrio en el que nació. A Maradona lo sobrepasó una fama temprana. Esa glorificación provocó una cadena de consecuencias, la peor de las cuales fue la inevitable tentación de escalar todos los días hasta la altura de su leyenda. En una personalidad adictiva como la suya, aquello fue mortal de necesidad".

Valdano ya no forma parte de la Casa Blanca.

"Si el fútbol es universal, Maradona también lo es, porque Maradona y fútbol ya son sinónimos. Pero a la vez era inequívocamente argentino, lo que explica el poder sentimental que siempre ha tenido en nuestro país y que lo hizo impune. Un hombre que, por su condición de genio, dejó de tener límites desde la adolescencia y que, por su origen, creció con orgullo de clase", expresó.

"Por esa razón, y también por su fuerza representativa, con Maradona los pobres le ganaron a los ricos, de manera que las adhesiones incondicionales que tenía allá abajo fueron proporcionales a la desconfianza que le tenían los de arriba. Los ricos odian perder. Pero hasta sus peores enemigos tuvieron que sacarse el sombrero ante su descomunal talento futbolístico. No había más remedio", agregó.

"Con poco más de 15 años empezó a concursar para dios del fútbol. Lo hizo, además, en un país que lo acogió como a un mesías sentimental, porque el fútbol, en Argentina, es un juego que solo llega a la mente después de pasar por el corazón. La fascinación por el arte barrial que Diego llevó a los estadios trascendió al hinchismo. No importaba la camiseta que llevara, era un genio, era argentino y eso resultaba suficiente para desatar el orgullo", escribió Valdano en parte de su extensa columna.

"En las dos puntas (la de la cancha y la de la vida) habitó un superhombre. En la cancha porque, rodeado de jugadores normales, fue más fuerte que los árbitros, que el poder del norte, que el súper Milan de Sacchi y que la pobre historia del Nápoles. Era él contra el mundo. Y ganaba él. En el Mundial 86, donde jugó en estado de gracia, su genialidad conoció el punto más alto el día que venció a Inglaterra", manifestó.

Diego Maradona.jpg

"El fútbol de Diego estaba hecho de belleza, de creatividad, de orgullo, de hombría y, aquella tarde frente a Inglaterra, de argentinidad al palo, con proporciones parecidas de viveza y habilidad. Diego marcó un gol estratosférico y otro tramposo. Aquí está el mejor ejemplo de esa frase que aplicamos en ocasiones menos oportunas que esta: estaba por encima del bien y del mal", puntualizó.

"Hoy hasta la pelota, el juguete más comunitario que existe, se sentirá más sola y llorará desconsolada a su dueño. Todos los que amamos el fútbol auténtico, lloramos con ella a Maradona. Y quienes lo conocimos, lloraremos aún más por aquel Diego que, en los últimos tiempos, casi había desaparecido bajo el peso de su leyenda y de su exagerada vida. Adiós, gran Capitán", concluyó Valdano.