Diario Uno > Fuera de Juego > Lazio

El partido Lazio-Torino, suspendido por diez casos de coronavirus

El partido que debía jugarse en el estadio Olímpico de Roma fue suspendido por el árbitro Marco Piccinini tras esperar 45 minutos en cancha

El partido que Lazio y Torino debían animar este lunes en el estadio Olímpico de Roma fue suspendido por el árbitro Marco Piccinini tras esperar 45 minutos en cancha como indica el reglamento, debido a que no se presentó el conjunto visitante por tener 10 casos de coronavirus en su plantel y en el cuerpo técnico.

El plantel de Lazio, entrenado por Simone Inzaghi, concurrió al escenario y esperó pacientemente por una resolución que se conocía de antemano, pues los conducidos por Davide Nicola se vieron impedidos de viajar a Roma porque se lo prohibió la Autoridad Sanitaria Local (ASL) de Turín, por los ocho positivos con la variante inglesa de Covid-19 que obligaron al "granate" a permanecer aislado por precaución.

Te puede interesar...

Lazio-Torino-coronavirus.jpg

La decisión de hacer jugar este partido a pesar de la situación sanitaria fue anunciada a primera hora por el Consejo de la Liga de la Serie A, que se reunió de urgencia para adoptarla y confirmó que no sería postergado, según consignó un despacho de la agencia italiana de noticias ANSA.

"Lazio-Torino debe jugarse hoy", informó la Serie A, aunque resultaba imposible jugar el partido que debía poner en marcha por la vigésimoquinta fecha del campeonato, por la que más tarde chocaban Juventus y Spezia en el otro adelanto de la jornada.

Con este panorama, el resultado del partido, según indica el reglamento, es dárselo por ganado a Lazio por 3-0, con la posibilidad de que a Torino le descuenten un punto como penalización, como sucedió en su momento con Juventus-Napoli frente a una situación similar.

Aquel partido debió jugarse en octubre y al verse impedido de viajar a Turín al equipo entrenador por Gennaro Gattuso le dieron por perdido el duelo por ese marcador a Napoli, que apeló la sentencia y logró que los puntos se diriman en cancha y el cotejo se recuperará el 17 de marzo venidero.

En el caso de Lazio-Torino, el presidente de la Liga de Serie A, Paolo Dal Pino, impulsaba la postergación, pero la idea no contó con el respaldo de la mayoría de los clubes.

Idéntica opinión que Dal Pino tenía el presidente de la Federación Italiana de Fútbol (FIGC), Gabriele Gravina, quien advertía: "No voy a darle consejos a la Liga, que cuenta con todos los elementos como para adoptar la decisión más justa".

"De todos modos, creo que objetivamente el partido no puede disputarse por cuestiones de sentido común", destacó Gravina al recordar que "la disposición de la ASL no es de último momento sino de hace algunos días y si no se respeta podrían haber sanciones penales".

"La decisión (de jugar) habla por sí misma", afirmó Urbano Cairo, presidente del Torino, al referirse al dictamen de la Liga de la Serie A y anticipar que el club también apelará el fallo.

"No creo que el campeonato se defienda ignorando una realidad objetivo", destacó Cairo.

"Vinimos al estadio y esperamos porque respetamos lo que dice el reglamento", aclaró Igli Tare, director deportivo de Lazio, al explicar la inédita situación.

"Queríamos jugar este partido, aún cuando también a nosotros nos hubiera convenido no jugarlo, porque esto está más allá de los intereses personales", agregó, al afirmar "no queremos generar polémica, ni sacar ventaja".

Este es el segundo partido seguido de Torino que se suspende por casos de coroanvirus, ya el viernes pasado no pudo realizarse el que tenía como local ante Sassuolo, el cual se jugará el 17 de marzo.