Diario Uno > Fuera de Juego > Boca

Boca: Hrabina le contestó con dureza al Cabezón Ruggeri

El histórico jugador de Boca Enrique Hrabina le devolvió la chicana a Oscar Ruggeri, quién minimizó el mito sobre La Bombonera

Hace unos días, Oscar Ruggeri le restó importancia a la presión que genera el estadio de Boca Juniors en los jugadores rivales y calificó de "mito" a todo lo que se dice acerca de La Bombonera. Ahora, Enrique Hrabina, un histórico jugador xeneize, salió a pegarle duro al Cabezón.

"Estamos hablando de la cancha de Boca que tiembla, que se mueve... Que hace de todo. La cancha va, se levanta, va para acá, para allá. ¿Cuánto hace que Boca no gana la Copa Libertadores? ¿2007? O sea que hace 13 años que no la gana. ¿Qué pasó estos 13 años? ¿Se le paró el corazón, no se movió? ¿No saltó?", tiró Ruggeri.

Te puede interesar...

Oscar-Ruggeri-vs-La-Bombonera1.jpg
El Cabezón Ruggeri minimizó la importancia de La Bombonera.

El Cabezón Ruggeri minimizó la importancia de La Bombonera.

Ante esto, Enrique Hrabina fue el primero que salió a responderle públicamente y le pegó con dureza al ex defensor: "Que Ruggeri le pregunte a la Conmebol, ya que él debe saber bien por que hace tiempo no ganamos", dijo en diálogo con Pasión azul y oro.

Y agregó: "Igual en Boca no somos de llorar, somos de salir a pelear y ganarla en la cancha", tiró, haciendo referencia al episodio del gas pimienta, donde las autoridades descalificaron a Boca y River pasó de ronda sin tener que jugar el segundo tiempo.

Bombonera-Boca.jpg

Sobre la situación actual del plantel xeneize, en medio de un complicado contexto por la pandemia del coronavirus, expresó: "Si siendo jugador del club a mí me decían que estoy listo para jugar, olvídate juego hasta con barbijo. Yo he jugado enfermo y hasta desgarrado en Boca. Ahora depende del cuerpo técnico decidir si el jugador está listo para jugar".

Hrabina es un histórico lateral xeneize de la década de 1980 y principios de 1990, recordado por su garra, por haber trabado varias veces con la cabeza y por ser el primer jugador de Boca al que le cantaron "huevo, huevo, huevo" en La Bombonera. Y así como era picante adentro de la cancha, lo es afuera.