Diario Uno Fuera de Juego Alex Quiñonez
Asesinado

Alex Quiñonez, finalista olímpico, fue asesinado a balazos

El ecuatoriano Alex Quiñonez, finalista olímpico y medallista a nivel Mundial, fue asesinado a balazos en Guayaquil. Tenía 32 años

Por UNO

Alex Quiñonez, uno de los velocistas más importantes de la historia del atletismo sudamericano, fue asesinado en Guayaquil.

Según el informe policial el atleta estaba con un amigo (Christopher Arcalla) en la calle cuando de un auto blanco bajaron dos individuos vestidos como policías y los ejecutaron con varios disparos antes de huir.

Arcalla era un conocido cantante urbano, de 24 años, y el informe indica que ninguna de las dos víctimas registraba antecedentes policiales.

"Con profundo dolor confirmamos que nuestro deportista Alex Quiñónez fue asesinado en la ciudad de Guayaquil", informó el Ministerio del Deporte ecuatoriano en un comunicado, que definió a Quiñónez como "padre, hijo y el mejor velocista de la historia de nuestro país".

El atleta ecuatoriano, de 32 años, alcanzó la final olímpica de los 200 metros llanos en los Juegos de Londres 2012 y 7 años más tarde, después de estar retirado y de otros inconvenientes, obtuvo la medalla de bronce en el Mundial de Doha.

quiñonez-2.jpg
Alex Quiñonez corriendo la final olímpica junto a Usain Bolt

Alex Quiñonez corriendo la final olímpica junto a Usain Bolt

https://twitter.com/Mediagalleta/status/1451764632658513920

La pandemia frenó su ascenso y su ausencia en tres citas de controles antidoping derivaron en una sanción de un año que lo dejó afuera de los Juegos Olímpicos de Tokio. En ese momento, sin saber que no volvería a correr, expresó: “A todo Ecuador quiero pedirle disculpas por todo lo que está pasando, no sé ni cómo explicarlo, cómo decirlo”.

Luego señaló que el problema fue por “un error involuntario en la actualización de los datos de ubicación por parte de uno de sus colaboradores".

Alex Quiñonez nació el 19 de agosto de 1989 en Esmeraldas, se radicó en Quito y saltó a la fama en el Iberoamericano de Barquisimeto de 2012, aunque poco después de haber sido finalista olímpico estuvo retirado por problemas personales en los que trabajó como mecánico y tuvo el apoyo de su mujer Jennifer, y su hija Alexia.

En 2017 volvió a competir, incluso representó al Barcelona y en 2019 fue el tercer velocista sudamericano en alcanzar el podio de un Mundial en los 200 metros, además de haber ganado el oro en los Juegos Panamericanos de Lima.

Temas relacionados: