espectaculos espectaculos
sábado 07 de julio de 2018

Una viuda reciente y su forma de llevar el duelo

Esta noche el grupo Cajamarca, bajo la dirección de Javier Vivas (San Luis), estrenará la obra Talula, de la cordobesa Sonia Daniel, una comedia negra donde una mujer descubre que el día en que debe celebrar sus bodas de plata su marido aparece muerto

Con la comedia Talula se estrena un interesante modelo de autogestión teatral, ya que la obra es de la cordobesa Sonia Daniel, la dirección está a cargo de Javier Vivas, de San Luis y la producción es del grupo local Cajamarca.

Con las actuaciones de Sandra Viggiani, Melisa Lara, Verónica Manzone y Hernán Ortiz Bandes, esta comedia negra parte del siguiente interrogante: ¿Qué pasaría si el día de la celebración de tu fiesta de aniversario tu cónyuge aparece muerto? El acontecimiento moviliza el universo de relaciones de este hombre en su entorno femenino más cercano. De modo hilarante y con personajes grotescos se irán determinando los motivos que desencadenaron el deceso del esposo de Talula.

El director Javier Vivas explica el nacimiento de esta obra, compuesta de talentos y voluntades de diferentes provincias: “Yo presenté esta obra en la Fiesta Provincial del Teatro de San Luis. Ganamos y esto nos habilitó para ir a diferentes festivales. En uno de ellos estaba Víctor Arrojo –fundador y director del grupo Cajamarca– que vio la obra y le gustó mucho. Al tiempo me dijo que estaría bueno generar otra forma de producción, generar redes que no solo sean para encontrarnos en los festivales. A él se le ocurrió que viniese a dirigir esta versión con actores de Cajamarca y me pareció muy interesante generar vínculos desde otro lugar”.

Por su parte, Víctor Arrojo, quería mantener esta apuesta de probar una obra que hubiese funcionado en otras provincias. “Nosotros teníamos una necesidad muy grande de producir una obra con lo que nosotros llamamos ‘voluntad de público’, porque está muy complicado el tema de la administración de los espacios autogestivos, por los aumentos de tarifas. En este contexto esta era una muy buena opción. Habíamos visto el trabajo de Javier Vivas, que funcionó muy bien a nivel público en San Luis y esperamos que acá suceda lo mismo”.

Para Arrojo, luego de la megaproducción de El pánico por parte de Cajamarca –que volverá a estrenarse con un formato más reducido– “es esencial el apoyo de la gente para poder mantener estos espacios dedicados al teatro. La situación económica actual de estas salas es muy compleja, pero no queremos arrancar por el lamento, sino con una estrategia de producir un tipo de teatro con más voluntad de público, para que con el acompañamiento de la gente podamos superar este momento tan complejo”.

Por eso, tanto Vivas como Arrojo celebran este tipo de producciones. “Somos gente muy terca, que luchamos por un lugar para tener libertad de decir”, reflexiona el director de San Luis.

Esta es la primera vez que Vivas dirige un elenco que no sea el suyo. “Es toda una experiencia. Esta obra tiene mucho humor y vas de una provincia a otra y el humor ya es diferente, me ha pasado eso tanto como espectador y como director. Había que encontrar no solamente el código, sino la forma. Desde el primer día el elenco ya sabía la letra, las acciones –yo había mandado antes un video para que tuvieran de referencia y poder empezar a trabajar sobre eso– y me encontré con un grupo humano muy laburador.

Se nota la experiencia, las ganas y el compromiso, con lo cual la tarea se hace mucho más fácil. No tengo más que palabras de agradecimiento, primero a Víctor por haberme convocado, porque lo admiro y lo considero uno de los referentes de Cuyo y del país de nuestro teatro y que haya pensado en mí para dirigir la obra es un orgullo”.

Para Arrojo, esta comedia negra “atraviesa problemáticas de la mujer en la actualidad y es un collage de recursos teatrales. Todo está reforzado por el grotesco de las actuaciones, con trabajo con miniaturas y muñecos, con videos, música, es decir que tiene mucha teatralidad en los recursos”.

Para el director Vivas, “Mendoza tiene una gran historia teatral en cuanto a la formación, ya sea formal o informal. Tienen la carrera, maestros de teatro que tienen sus salas. En San Luis es diferente: no tenemos la carrera –la hubo en algún un momento pero duró muy poco– y los espacios que hay son también pocos. Por eso nuestra historia teatral no es tan rica y nos sostenemos por la tenacidad de algunas personas y por el apoyo del público. Si no, estaría muerto el teatro. Es como dijo Federico García Lorca: ‘Un pueblo que no ayuda y no fomenta a su teatro, si no está muerto, está moribundo’. Por eso siento que gracias al público seguimos estando”.


Cuándo: hoy a las 22
Dónde: sala Cajamarca (España 1767, Ciudad)
Precios de entradas: $150 general y $120 jubilados y estudiantes

Fuente:

Más Leídas