espectaculos - Humor Humor
jueves 28 de junio de 2018

Tres viejos mares para emocionarse

Reflexiva. La obra, escrita por Arístides Vargas y protagonizada por un elenco excepcional, se presentará en el Le Parc desde este viernes, a las 21.30.

Tres viejos mares es una tierna obra escrita por Arístides Vargas y dirigida por Rubén Gonzáles Mayo que propone una reflexión sobre la vejez y el lugar que tienen los adultos mayores en la sociedad.

Con tres funciones en el espacio Julio Le Parc, Tres viejos mares, se presenta a partir de este viernes a las 21.30. También habrá función el sábado, en el mismo horario, y el domingo, a las 20, siempre en el mismo escenario del Le Parc.

El director Rubén González Mayo vuelve a indagar en la poética de Arístides Vargas, considerado uno de los grandes referentes de Latinoamérica. El mendocino que se destaca como actor, director y dramaturgo, es el autor de esta obra que protagonizan Mario Ruarte, Li Di Marco y Chicho Vargas.

Tres viejos mares es una pieza que invita a la reflexión sobre los tiempos actuales que atraviesan los adultos mayores de nuestra sociedad y muestra el momento de empezar a atravesar la vejez pero con disfrute y alegría, antes de hacerlo con la añoranza de la juventud perdida. Es una obra para disfrutar en familia.

Mario Ruarte, uno de sus protagonistas, en diálogo con Diario UNO habló sobre esta obra y sobre Arístides Vargas.

-¿Hace cuánto están haciendo la obra?
-Hemos hecho cuatro funciones con el estreno en abril, el problema son los espacios, que no se consiguen fácil. Ahora tenemos la posibilidad de hacer tres funciones a fines de junio y tres a fines de julio. Este viernes, sábado y domingo estamos en el Le Parc. El trabajo está muy lindo, tenemos buenas críticas y buena aceptación del público.

-¿Cómo es hacer una obra de Arístides Vargas?
- Es muy placentero y a la vez difícil porque su poética y la dramaturgia son textos muy profundos que si bien hablan de situaciones cotidianas, de tres viejos que se juntan, como los que lo hacen por ejemplo en una plaza; éstos se juntan a reflexionar frente al mar y cada uno va contando sus historias y así las enlazan. Son historias que generalmente nos pasan a todos los viejos, hay una parte del texto que digo que mientras uno pueda trabajar, se nos exprime, al basurero la vejez y a bailar tango y a disfrutar.

-¿Quiénes son los viejos, los mares o los ancianos?
-Hacemos una relación de la vejez de nosotros con la vejez que tiene el mar. Calculá cuántos años tiene el mar, cuántas historias, cuántas personas pasaron por él, se hace una analogía con la vejez de los ancianos. Por eso son tres viejos mares y tres ancianos que también tienen muchas historias entre sí.

-¿Cómo te llevás con la vejez?
- La vejez está planteada como la sabiduría, la tomo así. En esta obra tiene un tono reflexivo, de sabiduría, carga emocional. Tiene que ver también con el humor, no como algo traumático, no es un drama donde los ancianos están deprimidos por estar viejos. Los personajes tienen mucha vida, mucho humor y relación entre ellos de amistad.

-¿Para quién está dirigida esta obra?
-Es una obra para todo público, para toda la familia y todos tienen una lectura e interpretación diferente de la obra. Se van a sentir muy identificados.
Fuente:

Más Leídas