espectaculos espectaculos
martes 05 de julio de 2016

"Tommen siempre estuvo condenado"

El joven actor ha hablado sobre el destino de su personaje en la sexta temporada.

Precisamente porque Tommen Baratheon, Rey de los Siete Reinos hasta que decidió acabar con su vida en el último episodio de la sexta temporada de Juego de Tronos, era uno de los personajes más nobles e inocentes la historia creada por George R.R. Martin, el actor que lo interpretaba, Dean-Charles Chapman, no tuvo muchas esperanzas en su supervivencia desde el primer momento.

El joven actor, que se metió en la piel del hijo pequeño de Cersei Lannister a partir de la cuarta temporada de la serie -antes había encarnado a Martyn Lannister, miembro del ejército Lannister en la Guerra de los Cinco Reyes-, ha hablado con Vulture sobre el triste desenlace de su personaje, que reconoce que ya venía temiendo desde hace tiempo.

Me enteré cuando nos dirigíamos a Belfast a una lectura de guión y, la noche antes, me llamaron David [Benioff] y Dan [Weiss]. Nada más ver que eran ellos, supe que se había terminado. Contesté: '¿Qué tal? ¿Vais a matarme, verdad?'. Pero me dijero que era realmente agradable y se lo agradecí. [...] Cuando firmé para ser Tommen, ya empecé especulando con cuándo iba a morir. De alguna manera supe que no sería el último en sentarse en el trono, pero Tommen realmente no merece que le corten la garganta o le apuñalen en el estómago. Tommen murió como él era, fue una muerte pacífica".

Chapman reconoce, no obstante, que le dio muchísima pena despedirse de Tommen y rodar sus últimas escenas de la sexta temporada, especialmente el último capítulo: "Estaba triste. Lo había sabido durante cuatro meses antes de rodarlo, y para ser honesto, no quería ni pensarlo. No quería enfrentarme a la muerte de Tommen".

"Tommen siempre estuvo condenado", continúa. "Especialmente con la profecía a su espalda. No había forma de que hubiese tenido una vida feliz, especialmente con una una madre como Cersei".

Fuente:

Más Leídas