espectaculos - Buenos Aires Buenos Aires
domingo 29 de octubre de 2017

Se estrenó "Veredas", una comedia romántica sobre dos "perdedores"

El realizador Fernando Cricenti estrenó "Veredas", una amable y angelada comedia protagonizada por Paula Reca y Ezequiel Tronconi, que pasa de la neurosis al amor, el juego, la mentira y la persecución a través de calles de la ciudad.

Rodada en 2014 con una carismática dupla protagónica que va logrando un intenso crescendo a partir de que se encuentran y en la medida en que van transitando una tarde que se hace noche por las calles de Palermo y detrás de no se sabe bien qué, el filme evoca con encanto el estilo de las viejas comedias románticas en un tono actual y cercano.

"Lo más importante para mí era hacer una comedia sencilla como las de la década del 30 o el 40 y mezclar eso con el espíritu de la Nouvelle Vague, que propuso salir a filmar por la calle con una cámara y nada más", cuenta Cricenti en charla con la agencia Télam en una primera aproximación al filme que desde el jueves se puede ver en distintas salas de Capital Federal y el Gran Buenos Aires.

Veredas - Trailer

"La forma de filmarla -agrega- estaba puesta al servicio de estos objetivos y de no molestar a los actores para conseguir actuaciones que fueran frescas, lo que limitaba la posibilidad de complejas puestas de cámara apostando a la sencillez pero sin perder elegancia, algo en lo que me ayudó mucho y fue muy importante el director de fotografía de la película, Fernando Lockett".

"Porque aunque quería algo simple, tampoco quería algo desprolijo ni una cámara en mano trabajando cerca del registro documental sino que el estilo y las formas eran otras", cuenta el realizador, que anteriormente hizo "Cruzaron el disco", un filme en blanco y negro casi experimental con pocas proyecciones y que en este trabajo buscó, por el contrario, un encuentro con el espectador, que logra de manera satisfactoria.

Cricenti, que también realizó la miniserie animada sobre los orígenes del fútbol "De clubes y potreros" para televisión, abrió la escritura del guión a Robertita Superstar y al protagonista Ezequiel Tronconi, pero también dio libertad en el set a los actores a trabajar sobre sus propios textos.

"No me preocupaba que reprodujesen exactamente lo que estaba en el texto, al contrario, de hecho ensayábamos un fin de semana previo y les daba completa libertad, lo que llevaba a veces a reescribir el guión sin perder el foco de cada escena y de la función que tenía esa escena dentro de la película pero sí con la idea de mejorar los detalles y ponerle pequeñas cosas de humor que los mismos actores iban encontrando en su trabajo", cuenta.

En cuanto al pasaje de un filme casi experimental a una comedia, Cricenti dice: "Después de 'Cruzaron el disco', que era una película para un público acotado, pensé que no iba a volver a filmar nunca más en la vida: no tengo plata ni tengo la personalidad para generarla y esas dos cosas combinadas son muy problemáticas, por eso apunté a una película casi sin ningún recurso pero que también fuera amable para la gente".

"Me planteé -agrega- hacer una película casi sin recurso y entonces primero pensé los lugares, dos protagonistas y una serie de actores satelitales, al tener una mujer de protagonista me pareció bueno buscar una coguionista mujer y convoqué a Robertita, después cuando parecía que podíamos filmar lo elegí a Ezequiel para que interpretara el partenaire masculino, y como me gustaban sus obras de teatro, me parecía que podía hacer un aporte y lo incorporamos también como coguionista".

A pesar de la escasez de recursos, el realizador señala que "no quería hacer una película de una sola locación sino salir a la calle y filmar clandestinamente", así aparecen, además de las calles y negocios de Palermo -pintados a veces con tanto artificio que parecen más un set de filmación-, el subterráneo, el Rosedal, el Zoológico, "pensaba que eran locaciones en las que podía filmar gratis, sin pedir permisos, y lo fueron", dice.

"Yo quería una comedia simple y dinámica, que tuviera ritmo, que fluyera, que es algo bastante difícil de lograr. La comedia es un género que no tiene tanto prestigio, en parte porque es un género donde la forma cinematográfica tiene que estar al servicio del humor y no se pueden plantear algunas cuestiones muy complejas que por ahí funcionan muy bien en festivales y entre la crítica", señala.

"Acá tenés que resolver en función de generar humor y darle también una impronta estética que tiene que estar al servicio de lo que estás contando, ese es uno de los motivos por los cuales las comedias no son tan valoradas pero con el tiempo se sostienen más que otras películas, resisten más el tiempo que otras que fueron mucho más consideradas en su momento", concluye.
Fuente: Télam

Más Leídas