espectaculos - Mendoza Mendoza
martes 28 de noviembre de 2017

Presagio: la obra que mezcla la danza y el teatro

"Estamos ante un cambio, el bailarín debe formarse en todas sus variantes" afirmó Adrián Costanzo, director de Presagio, obra que ganó en el rubro danza tres estatuillas de los Premios Escenario 2017.

Los premios fueron para mejor espectáculo, mejor grupo y mejor bailarina (Sofía Manzano).

Adrián, que es profesor de arte con orientación en danza, inició sus estudios en Mendoza, pero luego los continuó en Buenos Aires y Brasil. Ha sido coreógrafo de numerosas Vendimias centrales y departamentales. Actualmente dirige el grupo artístico Adrián Séptimo y se dedica a la docencia en el rubro de la danza hace más de 15 años.

En esta nota Adrián habló de los galardones recibidos, de todo lo que sintió y vive actualmente con Presagio, y los planes para el año próximo.

–La obra ganó tres premios. ¿Lo esperaban?
–Las nominaciones ya eran un premio al esfuerzo y la constancia para nosotros. Ya estábamos felices con ese reconocimiento y ganar las tres estatuillas fue una sorpresa muy grande y maravillosa.

–¿Qué significa haber ganado mejor grupo?
–Somos un grupo que viene trabajando en su formación hace muchos años manejando así un mismo lenguaje. Esa fusión entre el cuerpo y el alma se logra con tiempo nada más. Es madurar. Por lo tanto ganarlo fue eso mismo, haber cosechado ese fruto de tanto esfuerzo, así que feliz por el logro.

–En Presagio tenés mucha gente a cargo. ¿Cómo fue esta experiencia?
–La verdad que el esfuerzo es compartido y digo esto porque si bien tome la dirección del proyecto, Martín Chamorro, escritor y director de actores en la obra, más labores de producción y Agostina Scifo, productora de la obra, fueron pilares fundamentales. Además el grupo apoyo enteramente el proyecto. Es una gran responsabilidad que lleva tiempo, constancia y esfuerzo. Pero más que todo eso lleva felicidad. La verdad que disfrutamos del proceso y confiamos en él.

–¿Qué es lo que más te atrapó de hacer Presagio?
–La obra tenía una base y una premisa: que el público supiera exactamente qué queríamos transmitir. Fue una obra de impacto a las emociones. Yo quería que el público no se mueva del asiento y se sienta atrapado e inmerso completamente desde que comienza hasta su fin. Me atrapa que la danza provoque emociones en el espectador y creo que Presagio logra ampliamente el objetivo.

–¿Fue difícil hacer un thriller?
–Claro que sí, un gran desafío. Queríamos hacer una película en vivo. Las emociones expuestas en primer plano. La cercanía con el espectador.

–¿Cómo fue su puesta en marcha?
–Es un proyecto que tiene aproximadamente tres años, que comenzó a gestarse a principios del 2017. Las ganas de generar un gran proyecto y las ideas que iban y venían, hasta que se encontraron y coincidieron, en el lugar y tiempo justo.

–¿Rompieron con lo que es habitual en una obra de danza-teatro?
–Creo que son distintas manifestaciones y maneras de mostrar algo. Eso es lo más rico del arte, que no tenés un solo camino, sino que la búsqueda es más bien personal y eso hace que el arte florezca. Pensamos en fusionar perfectamente, o insistimos en este sentido, de fusionar la danza y el teatro desde que comenzamos y volver al origen todo el tiempo. Digo no perder el rumbo, eso lo hicimos y lo logramos trabajando en conjunto.

–¿Es difícil encontrar bailarines que actúan bien o viceversa?
–Creo que estamos delante de un cambio. El bailarín debe formarse en todas sus variantes y debe acompañarlo de otras artes como el teatro y la música. Todo suma. Nosotros desde comienzo de la obra trabajamos mucho en la interpretación desde el cuerpo, la voz y las emociones. Trabajamos con Martín Chamorro la parte actoral de la obra. Y yo me formo además con Pinty Saba, actriz y directora de teatro. Así que aplicamos estos conocimientos para Presagio.

–¿Cuál ha sido tu experiencia personal con Presagio?
–La verdad que toda experiencia te hace crecer. Presagio fue una de ellas en gran medida. Lo más lindo de todo es que todo el tiempo se puede aprender, considero que el arte tiene un camino infinito para explorar. La frase "solo sé que no sé nada" viene muy bien para abrirnos a absorber conocimiento. Aprendo todos los días de mis alumnos, de un libro, una película, de mis mascotas, de mis seres queridos y eso es maravilloso.

–¿Seguirá en el verano sobre las tablas la obra?
–Volvemos con Presagio seguramente el año que viene. Es una gran producción. Esperemos que el público se anime y nos acompañe.

–¿Cuáles son los planes para el próximo año?
–Siempre hay proyectos nuevos dando vuelta en mi cabeza, hay uno que está tomando forma y fuerza, esperemos que el big bang se produzca.

Presagio
Esta obra cobra vida a través de un grupo de artistas como algo irrenunciable; transita el mundo de las relaciones, la decepción y el engaño.

Sustentada en el cuerpo, el movimiento y la emoción, como así también en el texto y la música, es abordada desde la fusión de la danza, el teatro y la innovación escénica.

Presagio es un thriller, suspenso –dramático, recorrida por el caos, provoca desde el comienzo en el espectador, un shock de adrenalina y tensión, que lo mantendrá en vilo hasta el desenlace.

Esta puesta expone la emoción y la interpretación en su máxima expresión, y transcurre en un mundo sinuoso, lleno de dudas y caminos sin salida.

Staff de la obra
Compañía Nirvana
Enrique Rodríguez
Maximiliano Micheas
Antonella Aballay
Sofía Manzano
Tatiana Martínez
Ailén García
Aldana Pazzaglia
Carolina Canitrot
María Agostina Scifo
Lautaro Postigo

Protagonistas
Lautaro Postigo, María Balanza y Andrés Rodríguez

Producción
Martín Chamorro y María Agostina Scifo

Escenografía
Lorena Baldín

Técnica
Luciano Cortez

Música Original
Diego Navarro

Dirección actoral y asistencia de dirección
Martín Chamorro

Dirección general
Adrián Costanzo
Fuente:

Más Leídas