espectaculos - Godoy Cruz Godoy Cruz
lunes 30 de abril de 2018

Nicolás Scarpino, una vida actuando

El artista estará en Mendoza con la obra Como el culo con la que están recorriendo el país bajo la dirección de González Gil.

Un estreno teatral produce muchos nervios. Es que no solo hay que tener en cuenta el pánico escénico que puede generar el salir a escena por primera vez sino también el miedo al error o a fallar en la acción o el diálogo. Si a esto le sumamos que los actores son amateurs y tienen poca experiencia el resultado puede ser mucho peor.

Justamente de esto se trata la comedia Como el culo que llega esta semana a Mendoza, el próximo jueves con una presentación en el Auditorio Municipal de Tunuyán y el viernes 4 y sábado 5 se presentará en el teatro Plaza (Colon 27, Godoy Cruz).

Esta propuesta dirigida por Manuel González Gil, está protagonizada por Marcelo De Bellis, Walter Quiroz, Diego Reinhold, Nicolás Scarpino, Gonzalo Suárez, Fernanda Metilli, Maxi De La Cruz y Nancy Anka. Mientras que el productor general es el empresario teatral Javier Faroni.

Diario UNO habló con Nicolás Scarpino quien tiene un rol fundamental en esta comedia. El actor tiene una larga trayectoria sobre las tablas pero también ha participado en una gran cantidad de novelas y tiras televisivas.

Solamente por recordar algunos títulos podemos mencionar Sin códigos, Por amor a vos o Los únicos, mientras que en el teatro se ha lucido Casa Valentina, Stravaganza o en la histórica Los 39 escalones junto a Fabián Gianola.

Ahora el actor de 45 años habló con Diario UNO antes de emprender la gira que lo traerá a Mendoza. Scarpino habló de Como el culo, de su amigo y compañero, el fallecido Emilio Disi, y de lo que le costó aceptar su homosexualidad.

como-el-culo.jpg

–¿Qué puede esperar el que vaya a ver Como el culo?
–Tenemos la suerte de presentar este espectáculo con el que estamos en el teatro Tabaris (en Buenos Aires) desde mayo del 2016 con más de 300 funciones. Ahora en Mendoza nos presentamos con elenco completo y es algo hermoso poder llevar nuestro trabajo para allá. Uno piensa en el título de Como el culo y se cree que es una comedia típicamente argentina con humor chabacano y revisteril pero no, es una comedia de humor blanco para toda la familia.

–¿Qué creés que ha hecho que sea un éxito?
–Cuando un espectáculo perdura, mas allá de lo que haga el empresario, es por el boca en boca y por las buenas críticas. Nos llegan los comentarios y la gente nos espera a la salida y realmente se van felices entonces nosotros disfrutamos todo eso.

–¿Has tenido que sufrir algo similar en tu carrera?
–Siempre hay algunas situaciones incomodas pero como actor hay que saber trascenderlas. Puede ser desde un olvido de la letra, una situación concreta con algún compañero o simplemente tropezarse o caerse. En este espectáculo todos esos errores están potenciados porque esta comedia está basada en ese error.

–¿El espectador entiende este código teatral?
–El público empieza a participar de la obra desde el momento que ingresa a la sala. Lo interesante de esta propuesta es esto. El espectador tiene que entregarse y relajarse a un código de humor diferente. Lo que en el espectador va a ver es una obra dentro de otra obra. Cuando nos subimos al escenario, estamos representado a actores que al mismo tiempo construyen un personaje. Básicamente el espectador se encuentra con un espectáculo donde va a encontrarse con un grupo de teatro amateur que se aventura a estrenar la obra Asesinato en la mansión Haversham.

–Se ve una muy buena relación entre todo el elenco...
–La verdad que tenemos muy buena onda entre nosotros, hay muy buena química. Que nosotros como elenco podamos hacer otra comedia no es algo habitual. Tan buena onda entre todos realmente no ocurre siempre y eso se disfruta.

–Tus comienzos fueron a los cuatro años en Cantaniño... ¿Cómo ves tu carrera mirando hacia atrás?
–A veces me voy para atrás, miro y me sorprendo, me emociona. Uno pierde el registro de todo lo que ha hecho y miro para atrás con alegría de ver y pensar en todo lo que he logrado con esta profesión que respeto y amo hacer es un placer. Me coloca en el lugar de ser un afortunado.

–Compartiste varios trabajos con Emilio Disi, ¿cómo viviste su partida?
–Me dio muchísimo dolor. Tuve la oportunidad de estar con él justo un día antes que me fuera a hacer temporada con Como el culo. Estuve en su casa, nos reímos juntos y nos dimos un abrazo hermoso. Te soy sincero y pensando, no me fui con la mejor sensación cuando me despedí de él. Como puse en mi instagram siempre hay que tratar de recordarlo con esa alegría que lo conocí. Tenía una dulzura, generosidad y un compañerismo admirable. No pude ir a despedirlo porque estuve de viaje y creo que fue mejor porque fue menos doloroso, siempre lo voy a recordar.

–¿Qué recuerdos tenés de él?
–Hicimos Marido 4x4 en el 2005, Money, money en el 2007 y después hicimos juntos una comedia en televisión. Realmente era un amigo y siempre quisimos volver a hacer algo juntos pero por una cosa u otra eso no se fue dando y quedó pendiente. Él estuvo presente en mi casamiento, eso representa lo que significaba para mi. Me enseñó mucho arriba y abajo del escenario.

–¿Cómo vivís tu matrimonio con Sergio?
–Divino. Cuando uno puede superar obstáculos, alejarse de los miedos e inseguridades y se anima a vivir la vida empieza todo. Sin prejuicios, ni esa mochila pesada llena de ladrillos, el tránsito es mucho más fluido y la energía está mucho más limpia. A partir de mi salida del closet es que pude vivir con naturalidad aquello que a muchas personas les cuesta y siguen dentro de esa cárcel.

–¿Te costó?
–Muchísimo. Soy un tipo de 45 años y pude asumir todos estos miedos recién a los 42. Hay chicos que empiezan a tener mayor conciencia de su sexualidad a los 20 o mucho antes. Pero en mi caso, a esa edad, yo intentaba torcer la pulseada porque me costaba mucho cuando era chico y no hubiese elegido ser gay sino heterosexual. Cuando vas creciendo te das cuenta que nadie puede juzgar que está bien o está mal. Yo sentía que era una lucha bastante difícil. Hoy quizás un pibe de 20 años lo trascendió y lo dice muy natural. Ahora hay mucha consciencia respecto de las libertades de cada quién y eso está buenísimo.

–Si volvés el tiempo atrás, ¿harías lo mismo?
–Frente a como ocurrieron las cosas es como lo tengo que aceptar. Si pudiese volver el tiempo atrás me hubiese animado a trascenderlo antes de tiempo pero con el diario del lunes todo es mas fácil. A partir de todo lo que viví y haber salido a contar quién soy nada cambio en mi vida. En la parte profesional seguí trabajando y nadie me juzga lo que era uno de mis grandes miedos.

–¿Qué otros miedos tenías?
–Mis miedos tenían que ver con la profesión porque se me mezclaban directamente. No quería que me vean en la actuación a partir de lo que yo soy en mi vida privada. Hoy siento que tengo un recorrido actoral para haber demostrado que ante todo, en lo profesional soy quien soy, y en lo personal también, ni una ni otra cosa condiciona a lo profesional.
Fuente:

Más Leídas