espectaculos - Star Wars Star Wars
lunes 11 de diciembre de 2017

Mark Hamill: "Ser recordado por un personaje es un triunfo"

Mark Hamill, retoma el emblemático papel de Luke Skywalker en la nueva entrega de la saga de la ópera espacial de "La guerra de las galaxias"

Mark Hamill, quien retoma el emblemático papel de Luke Skywalker en la nueva entrega de la saga de la ópera espacial de "La guerra de las galaxias", "Star Wars: Episodio VIII – Los últimos Jedi", que llegará el próximo jueves a los cines argentinos, afirmó que siente "un triunfo" el reconocimiento obtenido por su rol en las películas.

Hamill ya no luce la cabellera rubia y la piel libre de arrugas con la que se lo recuerda a Luke, pero en un encuentro con Télam en un hotel de Beverly Hills, en California, para hablar de "Episodio VIII" muestra el entusiasmo de los debutantes, con un talante bien dispuesto y una broma a mano cada dos frases.

Si bien la nueva trilogía de "Star Wars" a cargo de Disney ya no es "la historia de Luke" sino la de la heroína Rey (Daisy Ridley), Hamill sigue siendo el que se lleva los flashes.

En julio último, Disney le otorgó el premio "Leyenda" por su icónico papel y Mark admitió ser "feliz" de poder interpretarlo 40 años después de la primera película, más aún "cuando pensaba que ya nadie esperaba que volviera 'Star Wars'".

Esa ligazón con Luke y su estatus de intocable, según reconoció, produjeron que sienta cierta "posesión" sobre el personaje y que no tema expresar con su particular humor el desacuerdo con las decisiones argumentales del director o guionistas de turno.

"La mano izquierda no sabe lo que la derecha está haciendo. Me di cuenta ahora de que J.J. (Abrams, director de "El despertar de la fuerza") escribió lo suyo de manera aislada, y luego Rian (Johnson, director de "Los últimos Jedi") tomó el testigo y contó su historia", dijo a Télam en una de sus tantas frases polémicas respecto a la manera en que ambos directores integraron las historias de una cinta a la otra, aunque aseguró que Johnson "logró hacer un gran trabajo".

La vuelta al papel luego de cuatro décadas, el significado de Luke Skywalker en su carrera y el recuerdo de la fallecida Carrie Fisher, quien llegó a completar sus escenas para la película poco antes de morir, fueron algunos de los temas abordados con Hamill.

Télam: En este par de años dijiste en varias oportunidades que no te había gustado el lugar que tuvo Luke en "El despertar de la fuerza". ¿Lo veremos ahora sí más tiempo en pantalla?
Mark Hamill: (Risas) Creo que fue la manera en que me lo dijeron. Por un año, dos veces por semana, dos horas cada vez, fui a lo que ellos llamaban entrenamiento físico, que es en realidad un eufemismo para tortura, me cambiaron la dieta -sin azúcar, sin lácteos, sin pan, sin diversión, básicamente si sabe rico, no lo comas- perdí como 20 kilos. Y debí sospecharlo, porque cuando me dieron el guion J.J. me dijo "leelo de la primera a la última página como una película". Estaba en shock, todos los personajes estaban hablando de mí y J.J. me dijo "toda la historia gira en torno a la búsqueda de Luke, pero ese es el clímax de la película, o sea que aunque aparezcas sólo al final, vamos a construir sobre eso y contar tu historia en el Episodio VIII".

T: ¿Entrenaste todo ese tiempo sin saber que harías una pequeña aparición al final?
MH: No es que tengo que ser el protagonista principal. Me encantaría tener una aparición como la de Harrison Ford en el final de "Episodio IV", cuando llega para ayudar a Luke. Estaría bien con eso, pero literalmente llegar a la última página y "¿realmente entrené por quince semanas para darme vuelta y bajarme la capucha?" Fue la forma en que me lo dijeron, se lo dije a J.J., podrían haberme preparado para decírmelo de una mejor manera.

T: ¿Cómo hubieras preferido que sea la aparición de Luke en la película?
MH: Que de alguna manera Leia le avisara telepáticamente que Han Solo corría peligro y llegara justo a tiempo para presenciar su muerte, pero nunca escuchan mis ideas (risas). Sigo pensando que era una buena idea, creo que hubiera tenido una resonancia emotiva mucho mayor. Pero bueno, J.J. tenía tanta responsabilidad, tratando de establecer a todos estos nuevos personajes, todas estas nuevas subtramas, que desde un punto de vista práctico era mucho más fácil no tener que lidiar con la historia de Luke.

T: En comparación, ¿cómo fue el trabajo con Rian Johnson para esta película?
MH: Cuando recibí el guión de "Episodio VIII" fui directo a la última página (risas). Rian es genial, muy tranquilo. Es cuestión de dejarse llevar, entender que uno no está a cargo del relato y de cómo se comporta tu personaje. Ese no es tu trabajo, sino de interpretar lo mejor que puedas la visión del director y de los guionistas.

T: ¿Cómo fue para vos, ahora sí, volver a interpretar a Luke después de 40 años?
MH: Todos se burlaban de mí (en 1977, con el estreno de la primera "Star Wars") porque Luke era tan quejumbroso, tan chiquillo. Pero lo hice deliberadamente quejumbroso porque tenía que haber un contraste, tenía que ser de una manera al principio, evolucionar en el segundo acto y para el final, para el tercer acto, tenía que ser completamente diferente al del comienzo. Ahora tiene esta terrible culpa, por haber elegido a Kylo como su sucesor (su sobrino que, como Darth Vader, traicionó a los Jedis y se volvió al Lado Oscuro) y terminó ermitaño.

T: Parece un Luke muy diferente al que habíamos visto por última vez en "El regreso del Jedi".
MH: Es difícil para mí, porque de alguna manera siento una cierta posesión con el personaje y me shockeó lo que hizo Rian con el personaje, lo que decidió hacer con él a esta altura de la historia. Cuando le expresaba mis ideas a Rian, me decía "esto ya se hizo en...". Tanto ya había sido hecho y ellos querían hacer algo que no se hubiera hecho nunca, y creo que lo logró.

T: ¿Cómo será Luke con Rey (Daisy Ridley)? ¿Será un rol similar al Obi-Wan Kenobi de Alec Guinness?
MH: Ciertamente era mi modelo a seguir. Quería proyectar esa sabiduría que tenía él. Aunque Obi-Wan estaba en un lugar diferente. Cuando vean esta película se van a dar cuenta de por qué Luke en muchos sentidos está lleno de cicatrices.

T: ¿Qué significa Luke para vos?
MH: La gente me pregunta "¿te molesta ser recordado sólo por un personaje?" y yo les digo "nunca imaginé ser recordado ni por uno solo". Ya eso es un triunfo.

T: Además no es lo único, tenés también una extensa carrera como actor de voz para series de animación.
MH: Adoro ser la voz del Guasón (Hamill ha tenido particular éxito como la antítesis de Batman). Está muy lejos de este ícono de la virtud que es Luke; es un villano icónico y depravado. Una de las cosas que adoro de hacer doblaje de voz es hacer estos personajes que nunca te darían si fueran en cámara. Podés hacer elecciones dentro de un espectro mucho más amplio. Soy feliz de ser un actor con trabajo, ya sea un espectáculo off Broadway en un teatro con 500 asientos y en esta película que va a ser vista por millones. Es mi año 47 como actor profesional y es algo que nunca imaginé ni en mi sueño más salvaje.

T: ¿Cómo tomaste la muerte de Carrie Fisher?
MH: Fue tan importante para el resultado final de las primeras películas, es irremplazable. Nunca serán lo mismo. Sé que suena egoísta, pero estoy enojado con ella, quisiera que esté para ver cómo salió en la película. "Episodio VII" tenía un gran foco en Harrison Ford, "VIII" estaba más sobre mi personaje y "IX" debía ser sobre ella. Nunca perdimos contacto, pero reconectarse para estas películas fue un regocijo, ella confiaba en mí, sabía que seguía siendo la misma persona de tantos años atrás. Usaba su humor como un arma, porque quería ser cínica y fuerte, pero creo que usaba eso porque en muchos sentidos era muy vulnerable. Pero era muy divertida y por supuesto irreemplazable. Debemos estar agradecidos por lo que nos dio y por lo que nos dejó.

Fuente:

Más Leídas