espectaculos espectaculos
viernes 23 de marzo de 2018

Los reyes del rock alternativo vuelven a Mendoza

Cabezones, la icónica banda comandada por César Andino, se presentará esta noche a las 23, en una pista del boliche Grita Silencio


María Echegaray
uno_escenario@diariouno.net.ar

Cabezones, la histórica banda santafesina liderada por César Andino, festejara los 15 años de su emblemático disco Eclipse y el lanzamiento de su nuevo trabajo, El naufragio del alma, esta noche en la pista Dee Dee Rock Club de Grita Silencio. El emotivo show será a beneficio y la entrada se canjeará por útiles y materiales escolares.

El mítico grupo de rock alternativo pasó por momentos difíciles a raíz de los problemas de salud de su cantante, César Andino, quien debió ser operado 14 veces a tras un terrible accidente automovilístico en 2006. Pero a lo largo de estos años, Cabezones ha sabido permanecer, siempre fieles a su estilo y cautivando con sus letras profundas a un público fiel que acompaña cada una de sus presentaciones.
Antes de su visita a la provincia, Escenario habló con Andino sobre la banda, el rock en Mendoza, su discografía y mucho más en una entrevista sin restricciones que demuestra que Cabezones y su cantante están de vuelta y más fuertes que nunca.

–¿Cómo es tu relación con Mendoza?
–Tengo un lazo irrompible con la provincia. Nosotros empezamos a viajar a Mendoza hace más de 10 años. Es uno de los lugares más hermosos que me hizo conocer la profesión. Venir aquí es algo único no solamente por los amigos del alma que hice a lo largo de los años sino también porque mi hija la eligió para vivir. Por eso cada vez que vengo es realmente muy especial y emotivo.

–Aprovechando este lazo tan estrecho que tenés con nuestra provincia... ¿Cómo ves al rock mendocino?
–Mendoza siempre fue una fuente inagotable de músicos excelentes, como Karamelo Santo con los que hace más de una década tenemos una entrañable relación.
Lamentablemente, para estar en los medios y para que te tengan en cuenta si venís del interior tenés que ir sí o sí a Buenos Aires, pero, al margen de eso, hay un montón de bandas de diferentes estilos como Radar o Usted Señálemelo, cantantes solistas que son fantásticos, grupos y un montonazo de músicos con los que nos encanta compartir escenario e invitarlos a tocar.
Mendoza tiene, además, estudios de grabación que son de primer nivel. De hecho nuestro disco Jardín extremidad lo grabamos allí. Por eso es que digo que tenemos un lazo muy estrecho con la ciudad.

–¿Cuál es el secreto del éxito de Cabezones siendo que es tan difícil triunfar a nivel nacional, sobre todo las banda del interior?
–Lo que logramos lo hicimos tocando mucho y viajando sin parar. Es fundamental que la banda haga bien las canciones independientemente del género que sea. El vivo es todo, tienen que ser realmente buenas arriba del escenario más ahora, con tanto engaño digital y, por supuesto, el grupo o músico tiene que dejarle algo más al publico, tiene que llegarle.
En el caso de mi banda lo más importante son las letras de las canciones y las cosas que nos pasaron a nosotros. La gente me dice "gracias por esto" o "este tema me hace acordar a tales momentos" y eso lo sentimos sobre todo cuando estamos tocando. En el escenario vemos en la gente como esa sensación, ese sentimiento que generan las letras que se van adueñando de ellos.

–¿Te pasa lo mismo a vos como espectador?
–Totalmente. Lo que quiero es hacerme como carne de esas canciones, no me importa ni cómo suena la guitarra ni como se escucha la batería, lo que me gustó siempre fue sentir las letras.
Nosotros también queremos darle eso a la gente. El hecho que vayan a ver el grupo y tengan un momento de desahogo o de llevarse algo. Como músico trato de generar eso y que se sientan identificados.

–Hablando de desahogo, ¿Usás tus canciones para desahogarte, como una forma de descarga o catarsis?
–No, yo ya estoy ahogado. He pasado la mitad de mi vida persiguiendo utopías y sabiendo que son imposibles. Es como que no te querés dar cuenta y seguís en lo mismo, no porque seas necio sino porque más allá de lo que suceda lo vas a seguir haciendo.
Ser artista en Argentina es muy difícil. Ya no trato de planificar a largo plazo porque siento que hoy esa es una forma titánica de vivir. Mi pensamiento es "ojalá que mañana pueda estar vivo, que no me duelan las piernas y que pueda ser feliz para hacer lo que puedo".
Entonces cuando hago las canciones más que desahogo algunas son con ganas de que sucedan algunas cosas y otras tratando de que cuando te enamorás no se note mucho y cosas así.

–¿Te arrepentís de haberte dedicado a la música?
–Me hubiese gustado ser médico, pero no me arrepiento porque siento que es lo que mejor hago. Estoy contento con mi parte artística y sé que Cabezones es un grupo que más allá de la popularidad o no, hizo lo que siempre esperé de una banda: le dejamos algo más a la gente, y eso no lo cambio por nada.

–¿Qué me podes decir de El naufragio del alma?
–Naufragio es nuestro último disco. Al igual que los demás álbumes, el estilo sigue siendo rock, quizás el hecho de estar más grande nos hace hablar de otras cosas, pero la música sigue siendo la misma.
Hicimos una canción con Pedro Aznar que se llama el Viaje del alma, de la cual estamos muy felices. Ahora estamos grabando el video de la canción con Hugo Orozco, que también es de Mendoza, y si todo sale bien saldrá el mes que viene. Este año se tratará de presentarlo y darlo a conocer.

–Si bien acaban de estrenar disco, este año se cumplen 15 desde el lanzamiento de Eclipse.¿Cuál disco te marcó más a nivel personal?
–Todos los discos son diferentes. Alas fue el primero con una compañía, nos contrató Sony, hicimos un video, nos fuimos a vivir a México, pasaron muchas cosas. Con Eclipse personalmente creo que son las mejores canciones que hicimos, las que mejor interpretamos en vivo. Jardín de extremidad, en cambio, fue el más 'hitero', el que a más gente llegó.
Es difícil elegir porque cada uno representa un momento de la vida que fue muy importante. También tenemos un disco que se llama Bienvenidos. Es un dvd que se grabó durante un show que dimos en un teatro y al ser en vivo se tocaron las mejores canciones, y por eso pienso que es el mejor. Si tengo que mostrar algo elijo este porque el grupo en vivo siempre fue lo más fuerte.

–¿Una canción de Cabezones para este momento de tu vida?
–Hay un tema del disco Eclipse que se llama Irte. La versión de esta canción que hicimos en Bienvenidos fue la mejor. En esa presentación yo pude traducir lo que sentía, lo que dice la letra. Irte es el tema que mejor explica lo que fue nuestra vida, lo que vivió la banda, el hecho de entregarlo todo y, a veces, no recibir nada a cambio. Y no se trata de dinero sino del reconocimiento, de la valoración, de la importancia que nos acompañen con nuestra música.

–¿Cómo estás de salud?
–Son momentos. Me estoy cuidando mucho, pero los shows están saliendo buenísimos porque voy muy descansado, con ganas de tocar, con fuerza. Siento que las presentaciones han crecido enormemente. Y eso se debe en gran parte a la salud, pero también al hecho de que uno está más grande, más maduro y más preparado.
Lo cierto es que los shows están saliendo fantásticos y estoy muy contento con eso. Tengo la sensación de que cada vez que toco, si es la última, que sea dando lo mejor que tengo, dando y dejando todo sobre el escenario, y eso es lo estoy y seguiré haciendo.

Cuándo
Hoy a las 23
Dónde
Dee Dee Rock Club de Grita Silencio (frente a los caracoles de Chacras, Luján de Cuyo)
Entradas
Se canjean por un kit escolar
Fuente:

Más Leídas