Series y películas

Los ojos de Tammy Faye: el reino de Dios es para los ricos

El rol que le valió el Oscar como Mejor actriz a Jessica Chastain se basa en un personaje real quien, junto a su esposo, fueron de los primeros "telepredicadores" en Estados Unidos y creadores de emprendimientos millonarios

La cuestionable alianza entre la religión y el dinero tiene en Los ojos de Tammy Faye (estrenada en la plataforma Star+ el miércoles pasado) nuevos protagonistas. La vigencia e interés que despierta el tema ya se ha visto en otras producciones recientes, desde la comedia Los honestos Gemstones (dos temporadas disponibles en HBO Max), hasta la argentina El reino, que Netflix estrenó el año pasado, entre tantos estrenos que tiene la plataforma.

Las tres tienen en común la manera en que estos hombres de Dios caen ante una tentación: el poder del dinero y demuestran hasta dónde están dispuestos a llegar para no perder ni un centavo de sus fieles.

Te puede interesar: La miniserie de misterio que dura 4 horas y es furor en Argentina

En esta oportunidad, el director Michael Showalter nos sumerge en la vida de Tammy Faye (Jessica Chastain) desde su niñez en los ’50, marcada por ser hija extramatrimonial, hasta convertirse en una referente del movimiento evangelista en televisión, de la mano de su esposo de Jim Bakker (Andrew Garfield).

Foto 2 Los ojos.jpg

El encuentro de ambos fue, como no podía ser de otra manera, a partir de la religión y desde ese momento, Tammy siguió los pasos de su marido sin cuestionamientos, aun cuando sus decisiones no parecían ser las más acertadas. Lo que sí tenían en común es que no veían la riqueza como un obstáculo para desarrollar una vida espiritual, sino que consideraban el dinero que aportaban sus fieles (a quienes ellos llamaban “socios”) como una señal de que Dios les facilitaba el camino para llegar a más y más almas. Pero a medida que los años pasaban, el vínculo inicial perdía la inocencia de los primeros años y fue transformándose en distancia, sobre todo cuando su posición en la televisión y en el seno de su organización religiosa iba afianzándose.

Tal vez en nuestro país esta pareja no resulte conocida, pero fueron los precursores del famoso “Club 700”, que luego quedó en manos de quien fuera su mentor, el predicador Pat Robertson, hoy un magnate de los medios de comunicación cristianos.

Foto 3 Los ojos.jpg

El guion se vale de seguir la vida de Tammy para también exponer la relación entre religión y política y las transformaciones socioculturales que la sociedad norteamericana fue atravesando entre los años ’50 a ’90 y cómo estos cambios iban profundizando las diferencias del matrimonio Faye-Bakker. Sobre todo por la posición de ella con respecto a los homosexuales, considerados por sus pares como pecadores sin posibilidades de redención.

Además, hay que recordar que para muchos extremistas religiosos la aparición del sida suponía una suerte de “castigo divino” hacia aquellos que no vivían según las reglas de sus respectivas religiones. Por eso Tammy Faye se convirtió en un referente espiritual para la comunidad gay, ya que su profundo humanismo hacía que los viera simplemente como seres humanos y tan dignos de amor y comprensión como cualquier otro. Esto le valió no sólo disputas en su hogar sino con predicadores de su propia fe.

Foto 4 Los ojos.jpg

Lo mejor de la cinta es la interpretación de Jessica Chastain, más allá de las capas de maquillaje para lograr el parecido físico. Su personaje crece desde la inocencia casi pueril de sus primeros años como esposa hasta convertirse en una mujer atrapada por su entorno y en lucha para imponer sus propias ideas acerca de lo que se aceptaba como pecado o virtud.

El resto del elenco cumple con corrección y aunque Andrew Garfield queda varios pasos atrás en su composición del contradictorio Bakker, no desentona. El problema de Los ojos de Tammy Faye es su extremo convencionalismo, desde el guion hasta el manejo de cámaras o el diseño de producción. No hay riesgos, más allá de la actuación de Chastain, que no es menor porque Faye en sus últimos años fue una persona caricaturizada y objeto de burlas por su forma de vestir y maquillarse y aquí esto es sólo una parte de la evolución del personaje.

Correcta, con núcleos narrativos interesantes (como la visión de la homosexualidad, el consumo de fármacos, la influencia de estos predicadores) Los ojos de Tammy Faye está lejos de ser una película inolvidable, aunque para quienes no la conocíamos, la historia de esta mujer resulte más fascinante que el mismo filme.

Los Ojos De Tammy Faye (2022) Tráiler Oficial #3 Subtitulado

Ficha técnica

Los ojos de Tammy Faye

Plataforma: Star+.

Dirección: Michael Showalter.

Elenco: Jessica Chastain, Andrew Garfield, Vincent D'Onofrio, Cherry Jones, Sam Jaeger, Fredric Lehne, Gabriel Olds.

Guion: Abe Sylvia.

Duración: 126 minutos.

Apta para mayores de 13 años.

Calificación: Buena.

Temas relacionados: