espectaculos espectaculos
sábado 16 de diciembre de 2017

La voz de la Noche de Gloria

Giannina Giunta será la encargada de ponerle sus dotes musicales a la gran velada que se vivirá esta noche en el Cerro de la Gloria

La mendocina Giannina Giunta supo que no se bajaría más de un escenario cuando lo pisó por primera vez. Ahora, con 23 años de trayectoria, la actriz, cantante, bailarina y productora, que trabajó con los más grandes, se presentará en Mendoza, en el desfile producido por Gabriel Canci, Noche de Gloria.

"Yo nací en Guaymallén pero mis padres me llevaron a Buenos Aires cuando tenía cinco meses. Ellos son mendocinos, pero en ese momento a mi papá le salió una propuesta para trabajar en la Sinfónica Nacional, se presentó al concurso, lo ganó y nos fuimos. En la familia somos cinco: mi papá, Oscar, que es músico; mi mamá, Liliana, es una gran cantante y actriz, y mis dos hermanos son grosos artistas. Pero mis padres son mis grandes referentes", expresó al comienzo de la nota con Escenario

Y agregó: "Mi hermano es un gran baterista, está en Ucrania ahora. Y mi hermana Antonella es coach vocal de Lali Espósito"

–¿Te gusta regresar a Mendoza?
–Es un honor cada vez que regreso a Mendoza, la tierra donde nací y tengo muchísimos familiares. Y mis recuerdos de la infancia son increíbles junto a mi abuelo cuando íbamos a nuestra quinta en Chacras de Coria. Manejaba y cantaba tangos. Aún veo a mis primas de Maipú, de Luzuriaga. Mis abuelos ya no están, pero siguen en el recuerdo que es tan lindo. Volver significa olores, lugares, hermosos recuerdos de esos momentos. Además todos los Giunta y Parafioriti somos músicos y artistas. Volver a mis pagos es muy lindo.

–De todos los espectáculos en los que has participado: ¿cuál cambió el rumbo de tu carrera?
–Llevo más de 15 espectáculos teatrales y otras presentaciones más, pero dos cambiaron mi carrera. En el 2009, con Pimpinela fue una experiencia mágica, con más de 9.000 espectadores en dos funciones. Yo hice con ellos los 25 años de Pimpinela y La familia, me dieron un destaque muy interesante. Fue algo muy natural me llamó Joaquín (Galán) y me dijo: nos encantó tu audición y te queremos con nosotros.
El segundo momento importante fue en el 2012, cuando quedé en Stravaganza. Flavio (Mendoza) me dio un lugar destacado, jugado. Cantaba sumergida en el agua, bailaba y cantaba sobre un escenario rodeado por fuego, había nieve y viento. Todo, con unas canciones que estremecían el alma. Allí puse todo. Literalmente dejé mi voz en ese espectáculo. Fueron más de 500 funciones (dos por día), con cambios de vestuario y peinado total en cada canción, durante 3 temporadas.

–¿Qué artistas te dejaron las mejores enseñanzas?
–He trabajado con tantos que quiero nombrarlos Flavio Mendoza, Cacho Castaña, Pimpinela, Susana Giménez, Nacha Guevara, Mariana Fabbiani, la Sole (Pastorutti), Axel, el Puma José Luis Rodríguez, Miranda, Valeria Lynch, Los Nocheros, Adrián Barilari, Daniela Mercury y con cientos de famosos más. Tengo muchas enseñanzas y experiencia de todos ellos porque me dieron el lugar de artista y me demostraron lo mejor. Son supersencillos y me demostraron mucha humildad.

–¿Qué anécdota te viene a la mente ahora con algunos de los grandes con los que trabajaste?
–Nacha Guevara es una gran artista y una persona de mucho carácter, no es fácil trabajar con ella y creo que puede ser por todo lo que vivió en su vida. Me quería siempre a su lado en el escenario, porque me sabía bien la coreografía. Pero un día me llamó al camarín y me dijo: 'Querida, no me mirés, me estoy maquillando. Te pido un favor bájame la energía y no hagás morisquetas'. Te quiere al lado, pero no hay que opacarla. Pero de todo eso también se aprende. Con Cacho Castaña trabajé como bailarina a los 18 años. Me vio y me dijo: 'A vos te vamos a producir, te quiero más vedette'. Su espectáculo era más de revista y yo tenía un aire muy angelical. Ahí fue cuando me dieron plumas y un look muy vedette. Me dijo: 'Ahora sí, estás muy linda'.

–¿Cómo fue la experiencia de tu primer material discográfico?
–Fue un antes y un después. Desde el 2007 venía viendo canciones. Luego conseguí una composición que se llama Esta noche. Me llegó muchísimo y decidí grabarla. En el 2012 sacamos este disco que se tituló Vuelvo a amanecer. Quizás no apuntó a lograr el hit del momento sino a plasmar mi fuerza vocal, mis matices con temas con una fusión de funk, soul, jazz, dance y pop.

–¿Tango energy es un homenaje a tu abuelo, el cantante y compositor mendocino Antonio del Pino?
–Sí, es mi segundo disco solista, cuenta con la participación de renombrados músicos y está conformado por 13 tangos con excelentes arreglos musicales que fusionan batería, sonidos del jazz y arreglos piazzollescos; allí se pueden encontrar clásicos, milongas, tangos canción, temas de Astor Piazzolla, y un tango inédito de mi abuelo Antonio del Pino. Sin dudas que es un homenaje para él. Este disco me valió las cinco nominaciones de los premios Gardel, que fue una experiencia única. También lo nominaron a otros premios muy destacados.

–¿Qué objetivos te esperan para el 2018?
–Quiero viajar al exterior, hacer temporada en Córdoba y también va a salir un documental mío sobre toda mi vida. Quiero grabar temas nuevos y seguir con mi academia de artistas fomentando talentos. También quiero que crezca mi productora.

–Tu tía era la gran actriz mendocina Ana María Giunta, ¿qué importancia tuvo en tu carrera?
–Siempre me preguntan por Ana María Giunta y yo no he tenido una relación muy cercana. Nos vimos hasta los 15 años que estudié teatro con ella pero luego no nos vimos más. Hablamos, pero no tuvimos una gran relación.
Fuente:

Más Leídas