espectaculos - Mendoza Mendoza
jueves 25 de enero de 2018

La relación de dos mujeres y sus historias ocultas

Fiesta Provincial del Teatro. Este jueves por la noche en el teatro Cajamarca, a las 22, se presenta Las Visitas, obra dirigida por David Maya, en el marco de este festejo que se extiende hasta el domingo

"Esta puesta es un trabajo compacto, con prolijidad, rigor y respeto", expresó David Maya, director teatral, que nació el 25 de setiembre de 1972 en la Ciudad de Mendoza, y también es docente teatral, actor y cantautor. Cursó la carrera de Arte dramático y luego se unió al Grupo Cajamarca desde el 2002. Sin lugar a dudas un verdadero apasionado del arte y de su trabajo.

En su formación, que sigue de manera constante, se destacan maestros como Víctor Arrojo, Pompeyo Audivert y Sanchis Sinisterra, entre otros. Además es formador de actores de manera independiente.

Ha dirigido innumerables puestas en elencos amateur, talleres, y profesionales. Entre las últimas, se destacan: No Mover de Emmanuel Darley (2010); Agamenón o volví del supermercado y le di una paliza a mi hijo de Rodrigo García (2012); El Payaso y el Pan de Roberto Espina (2017) y Las visitas de Jorge Palant (2017).

Con esta última, protagonizada por Laura Martín, Claudia Polo y Maximiliano Correa, se presentarán en el marco de la Fiesta Provincial del Teatro, que reúne a doce obra para competir por dicha competencia a nivel nacional.

Diario UNO habló con David Maya quien habló del presente y de cómo se creó Las Visitas.

–¿Por qué elegís esta obra para montarla? Varios elencos ya la han presentado...
–Creo en eso que dice que la obra llega a vos en el momento justo. En este caso yo la leí hace varios años atrás pero en ese momento no me cerraba la idea. El teatro hizo que me encontrara con este elenco a finales del 2016, pero no encajaba la obra. Esto me llevó nuevamente a leer este texto. Esta vez, luego que pasara mucha agua bajo el puente porque pasaron diez años desde la primera lectura, diez años más de teatro y también diez años más viejo pero la obra tuvo más sentido para mí, comenzaron a cerrarse todas las posibilidades de hacer algo con el peso necesario para un buen encuentro con el público.

–¿Cuál es la vuelta de rosca que le das para el espectador?
–El texto de Jorge Palant tiene como punto central la relación de dos mujeres y sus historias ocultas. Con un potente giro minimalista, y absurdo en su textualidad. Mi aporte se basa en potenciar la metáfora a través de la materialidad. La escenografía y las acciones generan una atmósfera densa, que potencia el mensaje. A eso se la suma un nuevo personaje que advierte que lo que estamos viendo no es verdad y al mismo tiempo lo vive como cierto. Todo esto genera una apertura en la lectura de la obra y genera un movimiento en las dinámicas de atención del espectador. Es un encuentro genuino entre lo que se ve y lo que es.

–¿Qué fue lo más complicado de lograr para presentarla?
–Lo complejo del teatro tiene que ver sencillamente con hacer teatro. El elenco, los ensayos, el texto, su análisis, la escenografía, el dinero, la proyección y el equipo. Resolver ciertos problemas y llevarlos a buen puerto es la tarea del que hace teatro, como lo fue por ejemplo resolver el soporte de la tarima principal. Un equipo de trabajo tiene mucha importancia en la tarea, este en particular que además de ser muy buenos amigos tiene mucha experiencia y puede sobrellevar cualquier imprevisto.

–¿Qué fue lo que se dio con mucha naturalidad?
–Lo más natural fueron los personajes. Creo que cada actor está en el papel justo.

–¿Qué pensás que va cambiando en el teatro mendocino?
–El teatro en su base, es revolucionario siempre y está en constante crisis. Así es que el teatro en Mendoza no está exento de tal instancia, está en movimiento y lo ha estado desde siempre. Pueden cambiar las formas de producción que eso es lo más significativo en estos últimos años. Por ejemplo, el sumar comunicadores al equipo de trabajo puede cambiar ciertas tendencia dramatúrgicas, aportando a las que ya existían en el medio. Nuevos creadores y hacedores, que junto a elencos jóvenes, generan más hechos que enriquecen la movida. El teatro tiene que estar en movimiento para que pueda acompañar a la sociedad actual, generar nuevas cosas y seguir haciendo lo que hace, hasta lograr siempre una comunicación personal con el espectador.

–¿Esta obra se estrenó en setiembre, qué satisfacciones te dio?
–Muchas. En lo personal estoy encantado de que se haga. Luego por el equipo, es un gran elenco. También algunas nominaciones al los Premios Escenario (mejor actriz por parte de las dos, y mejor obra). Y esta participación en la fiesta provincial. Pero lo más importante es poder hacerla y encontrarnos con el público. Que la gente quiera venir a verla. Que logremos ese momento de teatro, ellos y nosotros.

–¿Con qué se encuentra la gente cuando va a ver Las Visitas?
–Con un trabajo compacto. Con prolijidad, con rigor, con respeto y también con desfachatez en sus textos, arrogancia en los personajes, con historias profundas, con una mecánica insoportable, con unas ganas de decir todo lo que se tiene atragantado. En definitiva, con parte de la vida.

–Hace poco viajaste a Barcelona ¿Cuál fue tu trabajo allí?
–Sí Barcelona, Catalunya. Allí dicte dos talleres de entrenamiento para el actor en la sede del Grupo Comediarte de dicha ciudad, y dirigí dos obras con tal elenco: Fiesta Brava, versión de Mirando el tendido de Rodolfo Santana, y Encuentro en el parque peligroso del mismo autor.

Este jueves noche es el turno de Las Visitas en el Cajamarca y de El Experimento. Caminarás por la línea marcada, en el teatro El Taller.

La Fiesta Provincial del Teatro continúa hasta el domingo y también se podrán ver distintos tipos de obras. La grilla completa se encuentra en www.teatroenmendoza.com

Dónde: Teatro Cajamarca (España 1767, Mendoza)
Cuándo: Jueves, a las 22
Entradas: $70
Fuente:

Más Leídas