espectaculos - Netflix Netflix
sábado 03 de marzo de 2018

La inmortalidad no es para todos

Altered carbon. La serie de 10 capítulos expone antiguas obsesiones de los seres humanos, como la posibilidad de la vida eterna, en medio de una investigación policial. El protagonista es Joel Kinnaman, el mismo de The Killing y House of Cards

Altered carbon, la serie de Netflix basada en el libro homónimo de Richard Morgan del 2002, busca rescatar los eternos interrogantes de la ciencia ficción, esos que indagan en lo profundo de la naturaleza y buscan determinar cuáles son los límites que las nuevas tecnologías deben –o no– respetar.

En este caso es nada más y nada menos que la vida eterna, ese tópico en el que tanto han abundado la literatura y el cine mismo.

En Altered carbon hay dos facciones enfrentadas: los Math (por Matusalén en inglés) y los rebeldes, los "enviados", los que desean que la vida se extinga de forma natural.


Altered Carbon | Trailer | Netflix

Los Math pueden cambiar de "funda" (es decir de cuerpo), a través de un soporte digital, una especie de pila que concentra toda la información de una persona (recuerdos, vivencias, relaciones, sentimientos). Cuando la persona muere, la pila puede reimplantarse en otro cuerpo. Es más, si ese dispositivo se copia a su vez, puede determinar la existencia de una sola conciencia en dos fundas diferentes. Por supuesto, se trata de un procedimiento muy costoso, al que sólo los adinerados pueden acceder.

El protagonista es Takeshi Kovacs (Joel Kinnaman, el mismo de la series The Killing y House of Cards), quien se despierta después de 250 años de estar en vida suspendida al cumplir una condena por haber pertenecido a la facción rebelde. El responsable de arrancarlo de su largo letargo es Laurens Bancroft (James Purefoy), un multimillonario que quiere que Kovacs investigue su propia muerte –de un tiro en la pila cortical, que se hizo pasar por un suicidio–, pero el magnate teme haber sido asesinado, no tiene recuerdos de lo que pasó y piensa que quien lo hizo puede volver a intentarlo.

Para ello elige como "envase" detectivesco a un hombre con entrenamiento militar, pero su conciencia, al haber sido de un rebelde, obviamente estará en contra del procedimiento en el que se ve involuntariamente involucrado.

Ambientada en el año 2384 y con escenarios que necesariamente remiten al clásico Blade Runner de Ridley Scott, Kovacs deberá enfrentar la investigación para la cual ha renacido mientras trata de adaptarse a su nuevo cuerpo y a las sensaciones y emociones que éste le deparan.

Con ciertas exigencias para con el espectador – deberá estar muy atento para comprender los cambios de "fundas", que deparan incluso diferentes rostros para una misma conciencia– la investigación develará desde la corrupción policial hasta los humanos y filosóficos enfrentamientos entre los que están a favor de la muerte natural y los que defienden la eterna continuidad de la vida. El viejo sueño de la inmortalidad, en definitiva.

Altered carbon muestra todas estas aristas, para exponer cuán humanos e inhumanos a la vez pueden ser los avances científicos.
Fuente:

Más Leídas