espectaculos - Mendoza Mendoza
jueves 12 de abril de 2018

La casa de Bernarda Alba versión menduca

Todos los viernes. La reconocida obra, dirigida por Gustavo Casanova, tendrá su tercera temporada en el teatro Las Sillas.

Todos los viernes, la reconocida obra La casa de Bernarda Alba, dirigida por Gustavo Casanova, tendrá su tercera temporada en el teatro Las Sillas.

Se trata de una particular versión de esta obra que tuvo una excelente recepción de público y crítica durante 2016 y 2017. La casa de Bernarda Alba se podrá ver este viernes, y todos los viernes, en el teatro Las Sillas, desde las 22.

Esta pieza del repertorio dramático de Federico García Lorca, muestra como el autoritarismo de Bernarda anula el deseo de sus jóvenes hijas y deja ver cómo detrás de esta obediencia a las normas y costumbres, se esconde un mandato social que coloca al hombre en una postura de superioridad frente a la mujer. Lamentablemente en ese modo de educar a la mujer se gesta luego el machismo y la propia desvalorización de las mujeres y esto nos pone en conexión directa con temas de actualidad como la violencia de género.

Gustavo Casanova es actor, director, dramaturgo, docente. Inicio su carrera actoral en 1983 de la mano de Gladys Ravalle y Pinty Saba. Se ha formado con interesantes maestros nacionales y del exterior. Es licenciado en Arte dramático y en Comunicación social. Alterna su trabajo tanto en teatro como en cine. En esta ocasión habló con Diario UNO acerca de La casa.

–¿Por qué la gente elige esta obra una y otra vez para verla?
–Creo que la obra reúne varios elementos interesantes como son un sólido elenco, un texto muy conocido por el público y una puesta en escena muy diferente a lo que la gente tiene en el imaginario de Bernarda Alba.

–¿Cómo fue el proceso de adaptación de la obra?
–Cuando te metes con un clásico, te enfrentas a un bagaje cultural y simbólico construido en torno a este: versiones memorables de otras épocas, Bernardas inolvidables, versiones cinematográficas loables. Creo que lo más difícil de montarla fue encontrar nuevos sentidos y resonancias para ese texto. Aggiornarla y contextualizarla a nuestra realidad para que resonara cercana a nosotros. Soy de la idea que los textos deben ser familiares para los actores y para el público. Hicimos una versión cercana a nuestro modo de hablar y también tuve que tomar decisiones estéticas e ideológicas respecto al mensaje de la obra, de hecho la crítica a una España franquista y conservadora que Lorca hizo en 1936, metaforizada en la figura de Bernarda deja lugar a un reclamo muy actual como es la cuestión de género.

–¿Cómo está orientada la puesta en escena?
–La casa de Bernarda Alba es una obra bastante espacial, cuando llegué al teatro del Circulo Médico y vi ese escenario a la italiana, me dije: "No voy a hacer toda la obra arriba de ese escenario porque hay más de un ámbito para contar". Me tomé unos minutos y recorrí el espacio: la antesala, los pasillos, los camarines, abrí los ventanales. De ahí surgió la idea de que todo el espacio fuera la casa y de esto resultó que el público sea parte de la casa, se sienta envuelto por esa atmósfera opresiva y sea testigo de todo lo que pasa desde distintos puntos de vista.

–¿Cómo fue el trabajo entre los actores?
–No es fácil trabajar con un elenco numeroso, hay que saber conciliar muchas cosas y negociar también para que todos estén cómodos y se trabaje en un clima cordial. El director es también un coordinador.

–¿Cómo seleccionaste el elenco?
–Cuando me propusieron dirigirla, opté por buscar actrices con las edades de los personajes, porque eso da un verosímil que ningún maquillaje puede igualar. Fui afortunado al reunir actrices de trayectoria como Pinty Saba, Diana Wol, Mary Dillon, Eliana Dottori y Laura Lahoz que trabajaron con la misma pasión que las noveles Andrea Real, María José Elmelaj, María Spinelli, Eva Rodríguez, Samantha Toro, Estefanía Montenegro, Mariana Fernandez, Gisela Lorca, Agustina Videla Raganato y Debra Paolasso (las últimas dos, recientemente incorporadas). Imagínate que en tres años hemos tenido varios cambios de elenco. Creo que un buen director debe nivelar estilos de actuación y métodos diversos de trabajo, para que se vea una homogeneidad en el trabajo, que no se note que la más experta está mejor que la que recién empieza.

–¿Quién y por qué interpreta a Bernarda?
–Es un privilegio contar con una actriz de la talla de Pinty Saba para interpretar este personaje, creo que ella se animó a construir una Bernarda más humana, con otras aristas más allá del autoritarismo. Ella se carga en su espalda todo el peso de la situación muy bien acompañada por las demás.

–¿Qué es lo que más se logró al ponerla en escena?
–Demostrar una vez más que en Mendoza hay un capital artístico enorme, quizás mal valorado y poco aprovechado y que estamos a la altura de grandes desafíos artísticos. Mirá que pasaron varias Bernardas por los escenarios mendocinos y fue escuchar que la gente prefería la nuestra. Por esto mismo aprovechen estas últimas 10 funciones.

Cuándo: Viernes, a las 22
Dónde teatro Las Sillas (Olegario Andrade 510, Mendoza capital)
Entradas: $200 y $100 (estudiantes y jubilados)
Fuente:

Más Leídas