espectaculos espectaculos
viernes 17 de noviembre de 2017

Frank y Luciano esas voces que iluminaron la música

Sinatra y Pavarotti. El divulgador musical Marcelo Arce reúne a estos genios contemporáneos en un recorrido desde My way a Nessum Dorma, con anécdotas e historias para entender su grandeza

Uno era "la voz". El otro fue llamado "la voz del sol". Las diferencias entre ellos eran muchas, pero también las coincidencias. Una de ellas es que son parte de la historia de la música universal por mérito propio y para entender por qué, llega el espectáculo de Marcelo Arce, Sinatra y Pavarotti, que se presenta esta noche en el teatro Plaza.

Este gran divulgador musical, que llega a presentar hasta 240 espectáculos por año, llega a nuestra provincia en un recorrido por las principales canciones de estos dos grandes intérpretes, con anécdotas y el contexto histórico para entender por qué sus voces hicieron la diferencia.
A horas de subir al escenario del Plaza, Marcelo Arce dio detalles a Escenario de este, su último show.

–¿Por qué reunir a Frank Sinatra y a Luciano Pavarotti en un mismo espectáculo?
–Porque hay muchos puntos en común. Este espectáculo lo armé el año pasado, después de una investigación de un año y medio, con material exclusivo. Incluso voy a pasar una rareza, donde cantan los dos. El director artístico del MET (Metropolitan Opera House) me autorizó a incluir un corte de audio donde ambos cantan My way (ver aparte) que no salió de manera comercial ni está filmado. Es una perla que tiene una magia muy especial al final.

–Vos hacés la distinción de que Sinatra es cantor y Pavarotti cantante, ¿por qué?
–Sinatra es vocalista, cantor, no cantante como los líricos, sin que esto sea peyorativo. La voz de Pavarotti no requiere el uso de micrófono y en el MET, por ejemplo, podía cantar pianissimo, muy suave y esa nota la escuchaban las 4.000 personas que estaban ahí, desde la primera a la última fila. Si lo poníamos a Sinatra en el Colón sin micrófono, su voz no llegaba ni a la fila 15.

–¿A qué se denomina "sonoridad Sinatra"?
–Sinatra fue declarado "la voz". El llegó tarde a su carrera, porque tuvo una enfermedad que casi le hace perder la voz, arrojaba sangre por la boca. Él venció esa adversidad y de quedarse mudo pasó a ser "la voz". Entonces, ¿cómo destacarse entre tanta gente que ya estaba haciendo carrera? Se convirtió en el símbolo de la voz norteamericana, junto con Elvis Presley que se convierte en el ícono americano. Una amiga le dijo: "a vos que te gusta tanto Beethoven, la música clásica, Wagner, ¿por qué no juntás la orquesta sinfonica con la Big Band?". Y ahí nació la "sonoridad Sinatra". La voy a explicar y la van a ver en el espectáculo.

–¿Cómo despegó Pavarotti en su carrera?
–Pasó al estrellato cuando dio los famosos "Do de pecho" en una comedia lírica muy hermosa de Gaetano Donizetti, La hija del regimiento. El hizo ese famoso Do de pecho, que es una nota agudísima, que debe sonar siempre distinta, siempre redonda y no gritada.

–Es un desafío técnico complejo...
–Así es, muy complejo. En esa época un apenas gordito Pavarotti reemplazó en La Bohème al famoso tenor Giuseppe Di Stefano cuando se enfermó y ahí lo llamaron de la muy exigente Deustche Opera (la ópera alemana de Berlín) e hizo esa comedia, llegó a los Do de pecho y la gente explotó. Parece que hace notas distintas, pero siempre es el mismo Do. La ovación fue de una hora 10. De ahí saltó a la revista Times.

–Quién lo descubrió?
–El nombrado director del milenio, Herbert von Karajan. El dijo que por fin Italia había vuelto a dar la llamada "voz del sol", una voz mediterránea, cálida, redonda, de timbre argentino, transparente.

–En el show va a estar presente el famoso "Nessum Dorma"?
–Sí, por supuesto. Hace unos años tuve la suerte de cenar con Plácido Domingo en París y él me comentó que actuó y grabó decenas de veces la ópera Turandot, de Giacomo Puccini que tiene el famoso y mal llamado Nessum dorma, porque las arias no llevan título, porque es peyorativo. Cuando canta "All'alba vincerò", su voz hace una cúpula, muy larga, sobre los 140 músicos de la orquesta. Domingo me dijo que el único que hizo eso, la voz larga de 18 compases como lo pedía Puccini, esa nota final, la "o" alargada, firme como un lazo y hasta el final, fue Luciano Pavarotti y hasta ahora no lo hizo nadie más que él.

Fuente:

Más Leídas