espectaculos espectaculos
sábado 03 de febrero de 2018

"Estoy apasionada por el cine"

Kris Niklison es una artista que nació en Buenos Aires y acaba de estrenar su nuevo filme, Vergel, en el que actúan Camila Morgado, actriz de Avenida Brasil, y la argentina Maricel Álvarez.

Después de participar en la competencia argentina del último Bafici y poco antes de su estreno en Brasil, la artista múltiple Kris Niklison llega a las salas con Vergel, su segundo largometraje, un drama de observación para nada convencional en coproducción con Brasil que tiene como figuras centrales a Camila Morgado, recordada por Avenida Brasil, y la argentina Maricel Álvarez.
La historia, cuyo eje está puesto en el gran dilema que significa la muerte y la ausencia, toma un momento clave en la vida de su protagonista, una brasileña que llegó a Buenos Aires de vacaciones, que enviuda y para resolver los trámites que exige la repatriación del cuerpo, debe permanecer en el departamento que ocupa, hasta poder emprender la vuelta.
En ese lugar, con un inmenso balcón aterrazado y colmado de vegetales, vivirá una experiencia nunca soñada con una joven vecina, que la ayudará a sobrellevar ese momento de angustia inigualable y recuerdos imborrables, que el destino le puso en el camino, un momento para el que nadie está preparado, una extrañeza que ella deberá dejar en ese lugar para dar vuelta la página.
Niklison está convencida que en la vida siempre hay que eludir el estancarse: hace tiempo, fue estrella del Cirque du Soleil, en Hamburgo, donde participó del espectáculo Pomp, Duck & Circunstamce!, en el que interpretaba a Ginger Kennedy, una camarera blonda y escotada que era hija de Marilyn Monroe y John F. Kennedy.
Después de aquella experiencia exitosa, así como participar en puestas perfomáticas de Peter Greenaway, tuvo su propia compañía y recorrió una veintena de países hasta que descubrió que en su universo había una puerta por abrir: "Sentí lo mismo que cuando uno encuentra un amante. Con el cine como amante comenzó una nueva etapa de mi vida", asegura convencida de su decisión.

–¿Por qué te quedaste finalmente con el cine?
–La única respuesta que tengo para eso es la pasión. Estoy apasionada por el cine, no puedo pensar en otra cosa. No se qué va a pasar en el futuro. Me considero una artista y la forma que va tomando esto de expresarme, es la que corresponde a la pasión del momento. Construyo obras de arte, por así decirlo, más allá de que tengo sectores vedados, cantar o artes manuales, pero el resto va tomando diferentes formas.

–¿El cine en concreto, cómo lo sintetizarías?
–El cine me tiene enloquecida, fascinada, me hace salir de la cama todos los días, no imagino otra cosa, aunque tenga 'saudades' de los escenarios, aunque no imagino teatro.

–¿Había una semilla muy anterior a tu primera película, Diletante?
–Fue de golpe, en un momento de mi vida artística teatral, cuando empecé a tener imágenes filmadas. Es como un amante, te aparece el enamoramiento, y me fui a Cuba un mes, y un maestro allí vio mis espectáculos en video y me dijo que lo que hacía era primo hermano del cine. Ahora me doy cuenta de que lo que venía haciendo era el camino para llegar a esto. Un director que fue actor, es un lujo. Yo sé lo que le pasa al actor, y ellos, como esta vez con Camila y Maricel lo devuelven con su trabajo.

–Contanos de esto...
–Yo se cuándo el actor se distrae, y ellos lo reconocen cuando se los marco. Veo lo que el actor está pensando. Yo siempre como actriz decía "Dame una intención y te domino el mundo". Si uno como actor pierde la intención se pierde todo, pero hoy por hoy no sé si voy a volver a actuar, me encantaría, pero no me imagino en teatro... No lo descarto. Lo que hago siempre lo hago por pasión, y ahora la pasión es esta. Y ahora estoy con dos proyectos, uno largo, el otro corto.

–Diletante era un registro familiar y de alguna forma en "Vergel" hay algo tuyo en un espejo...
–En ambas está la muerte como transformación. Soy escorpianísima, y el escorpión es el gran transformador, el que en un trozo de carne putrefacta ve los gusanos. Vergel es mi duelo de la vida que yo dejé atrás. Era yo la que sufría en ese departamento, yo allí sufrí mucho la vida maravillosa que dejé atrás. Cuando volví a la Argentina, antes de Diletante, quería hacer cine, vivir en este lado del mundo, pero quedaban atrás veinte años, en veinte países, toda una vida, un amor, amigos, mi casa, pero sentí que se había acabado ese momento. Quería una nueva vida para mí.
Agencia Télam
Fuente:

Más Leídas