espectaculos espectaculos
sábado 25 de noviembre de 2017

El Rey de la moda

Gabriel Canci es uno de los productores más importantes del país y se prepara para la Noche de Gloria del próximo sábado 2 de diciembre.

Gabriel Canci, aunque mucha gente no lo sepa, nació en Buenos Aires y salía de los teatros con guardaespaldas por la cantidad de gente que quería saludarlo. Es que el hombre de la moda antes de dedicarse de lleno a este rubro y a su productora, Gabriel Canci Difusión, fue una estrella de la televisión y del teatro.

Pero no solo eso, el carismático productor artístico también fue cantante de tango y compartió momentos con el maestro Osvaldo Pugliese.

En 1989 se vino a Mendoza por una decisión de Dios, según dijo él, y hoy, con 48 años, es una de las personas más importantes del ambiente de Mendoza.
–¿Cómo fue tu infancia?
–A los tres años empecé a hacer teatro en mi casa. Tenía un tocadiscos en mi dormitorio y tenía cortinas con rieles entonces las usaba de telón. Aparecía y cantaba los temas del disco. Cuando mi mamá se cansó de que la volviera loca me llevó a hacer teatro vocacional.

–¿Y tus comienzos como profesional?
–Empecé a hacer publicidades y a los ocho años hice mi primer casting cuando conocí a Elvira Romei, que era parte de Carozo y Narizota. Me escapé de la sala y me fui a su camarín, ahí le dije que quería ser artista y me dijo que fuera al casting. Éramos más de 300 chicos pero quedé y empecé a cantar en un programa infantil. Después, de más grande, cantaba tangos.

–¿Cómo fue la experiencia de cantar tango?
–Es que tengo un registro alto de voz y gracias a eso conocí a Pugliese, a Héctor Varela y a muchos otros. Hacía presentaciones en el Café Tortoni o en el viejo café El Nacional. Me convocan para el programa Rumbo a la fama, en donde gané el certamen en la versión tango y eso me hizo pasar a Grandes valores del tango.

–¿Y cómo cambiaste del tango a la actuación?
–Porque me convocaron a un casting para Señorita maestra. Cuando fui al casting había más de 3.000 chicos y por suerte quedé. Tuve casi dos años de televisión, teatro y éxito ininterrumpido, salía de los lugares con guardaespaldas, era una locura, imaginate que había un álbum de figuritas con nuestras fotos.

–¿Por qué terminó?
–Fue una decisión mía no seguir en la segunda parte de la serie y también me convocó el productor de Sábados de la bondad y de Finalísima para que cantara canciones melódicas. Tuve la suerte de consagrarme como la revelación musical del año. Pero después me pasó algo inesperado que me retiró del ambiente.

–¿Qué te pasó?
–Un productor me consiguió un contrato para grabar para una empresa discográfica internacional junto con una gira por Estados Unidos. Lo que me pedía a cambio era que fuera su pareja. Yo ya tenía clara mi sexualidad pero era muy chico, tenía solamente 16 años, entonces no me pareció correcto y decidí retirarme de la tele.

–¿Y cómo siguió todo?
–Me cobijé en Dios, quien me contuvo junto con un grupo espiritual. Me ayudaron a levantarme y a los 18 años puse mi propia empresa de producción. Fue de una manera muy amateur pero de a poco fui creciendo gracias a la vinculación que había tenido con los medios.

–¿Ahí te viniste a Mendoza?
–Llegué a Mendoza en 1989. Me vine porque mis padres tenían la representación de una firma naturista y estética en todo Cuyo. Yo ya vivía solo y estudiaba Administración de Empresas. Trabaja en Gas del Estado y pedí el pase a Mendoza, que milagrosamente, gracias a Dios, se dio y me pude venir.

–O sea que empezaste a trabajar en una empresa de gas acá en Mendoza...
–Claro y paralelamente trabajaba con mamá y papá y a su vez en mi productora. Luego de un conflicto que hubo quebró la empresa de mis papás entonces me decidí a trabajar de lleno con la productora.

–A la productora y a la moda...
–Claro, el primer desfile fue en 1993 cuando traje a Teté Coustarot en el Plaza Hotel en lo que fue el primer desfile de ese estilo de Mendoza. Al poquito tiempo traje a Susana Giménez, con 23 años, que hacía 20 no venía a Mendoza.

–Ese fue el comienzo de la actualidad...
–Ahí arranqué con esta carrera que me hizo conocer a grandes figuras como Pablo Echarri, Pablo Rago, Andrea Frigerio, Pamela David, Moria Casán, Ingrid Grudke y a mucha gente más.

–Se viene la Noche de Gloria...
–Sí, es un espectáculo que patenté en 1998 porque sabía que era un sueño que tenía para cumplir. Por suerte no falta nada, el próximo sábado 2, en el Cerro de la Gloria tendremos a figuras como Luciano Castro, Hernán Drago, Sabrina Rojas y Nicole Neumann. Las entradas se compran en el Edificio de Turismo de Mendoza, en La Hermandad y en www.eventbrite.com.ar.
Fuente:

Más Leídas