espectaculos espectaculos
lunes 05 de marzo de 2018

El director mendocino que ganó el Oscar: "Mi película es una historia transgénero"

El cineasta Sebastián Lelio se quedó con el premio gracias a la película "Una mujer fantástica"

En "Una mujer fantástica", el cineasta mendocino, nacionalizado chileno, Sebastián Lelio se juega con lo que el mismo define como un ejercicio narrativo, una historia que no pretende ser denuncia de conductas sociales, testimonial, ni oportunista, sino simplemente cine, algo que, no obstante, es difícil de separar del contenido, una obra que permitió a un largometraje de su país ganar por primera vez el Goya, y el Oscar de la Academia de Hollywood.

El relato tiene como protagonista a una mujer trangénero, que es la amante de un empresario textil maduro, recién separado, con el que planea una vida en común, una segunda oportunidad para los dos, en vistas a un viaje que puede marcar el inicio de un tiempo que dejará por completo atrás un pasado simplemente por el hecho de querer ser cada uno como lo desea, rompiendo, incluso, prejuicios, pero una tragedia lo cambia todo.

"Creo que tanto mi anterior 'Gloria' como 'Una mujer...' tienen que ver con la separación que existe entre la libertad individual y el mandato social, el potencial revolucionador de sus personajes. En "Gloria" es una mujer juguetona mientras que en "Una mujer..." se trata de una más dura. Se trata de una gran lucha que permite abrir un camino dejando lo malo por detrás", dijo Lelio a Télam poco antes de su estreno, el 22 de febrero pasado.

"Vivimos por default, automáticamente, o nos enfrentamos al desafío de la aventura, como dice la canción, de pagar un alto precio por vivir. Creo que eso es humano", explicó al referirse a personaje que encarna Daniela Vega.

"Mi película nació jugando con la pregunta "¿qué pasa si la persona que quieres muere en tus brazos? Y se me ocurrió que fuese una mujer transgénero de Santiago. Por eso busqué una consejera sobre el tema, que fue Daniela, y fue ella quien finalmente se convirtió en el personaje, la que me aportó muchas ideas acerca su propia experiencia, y fue quien tuvo mucha influencia en la escritura final del guión", aseguró.

Según Lelio "...el proceso de escritura fue un momento importante, el momento en que decidí hacer una historia transgénero, en el sentido de género cinematográfico, sobre un personaje transgénero en cuanto a identidad sexual. La película no solo aborda qué es una mujer, sino se convirtió en algo interesante para mi como director, porque la película misma era capaz de preguntarse qué es una película", según describió.

"Nunca pensé en hacer una película de causa porque no me interesaba. Lo importante era que superase diferentes capas, con dimensión política y fantástica y el coqueteo con el thriller, y esta complejidad es la que me movilizó para superar la mera causa, y creo que aún así esa función se cumple con más fuerza porque el espectador es capaz de conectar con las tripas", dijo y concluyó que "el cine chileno ocupa ahora un espacio que hace 12 años no existía y es lo más importante".
Fuente:

Más Leídas