espectaculos espectaculos
miércoles 16 de mayo de 2018

El argentino Toscano vuelve triunfal a Cannes con "El Motoarrebatador"

Tras triunfar en 2013 con "Los dueños", el tucumano regresa con el aplaudido film y dice sentirse "privilegiado como pocas veces".

Tras triunfar en Cannes en 2013 con "Los dueños", mención especial del jurado en la Semana de la Crítica, el argentino Agustín Toscano regresa con "El motoarrebatador", aplaudida película con la que dice que se siente "privilegiado como pocas veces".

El protagonista, Miguel (Sergio Prina), se queda con remordimientos tras dejar al borde de la muerte y sin memoria a la mujer (Liliana Juárez) a la que le roba el bolso con la moto. La cinta le sigue en su camino de redención, en el que víctima y agresor se encuentran e inventan una nueva vida.

Embed

"En el cine, en muchas películas a la Tarantino, la muerte se banaliza. (...) En esta el personaje reflexiona. Tampoco es que quisiera matar, pero para él no era nada obvio. Se encuentra con todo esto sin habérselo esperado, y uno asiste a esa metamorfosis en la que pasa de gusano a mariposa", contó a Efe Toscano.

"El motoarrebatador" toma el título del nombre con el que la prensa de Tucumán (norte de Argentina) bautizó ese tipo de robos y de una experiencia familiar del cineasta: su madre sufrió uno hace 20 años y esa historia se le quedó grabada "en el fantasma" de su infancia.

Con "Los dueños", codirigida con Ezequiel Radusky, Toscano, de 36 años, ya ahondó en la pobreza y en la relación entre distintas clases sociales, y en este primer filme en solitario sigue apostando por los marginales.

"Me interesa mucho el estado de las cosas, del pueblo, hasta dónde están llegando los índices de pobreza. En los últimos cinco o seis años ha habido una transformación muy profunda y uno de los factores determinantes podría ser un quiebre en la ley con la huelga policial que retratamos, una especie de bisagra hacia algo más terrible".

El director repite equipo con Prina y Juárez, que ya le acompañaron en su ópera prima y que, como él, están muy satisfechos de volver a Cannes, esta vez dentro de la Quincena de Realizadores, sección paralela del certamen que clausura su 50 edición mañana.

"Una obra de arte si no genera algún tipo de reflexión no tiene mucho sentido. (...) Lo importante de la película es exponer dos miradas completamente distintas. Nos da la posibilidad de que se abran ciertas preguntas y que el público pueda juzgar si lo perdona o no", apunta Prina.

La película muestra "la parte marginal de Argentina", añade Juárez, que ve en ella a dos personajes "con mucha carencia de amor", que comparten "un pasado triste, ocultan verdades, prejuicios, como somos los seres humanos", y pese a todo se embarcan en esa inesperada familia.

"El motoarrebatador" es el tercer filme argentino en esta edición de Cannes, junto con "El ángel", de Luis Ortega, y "Muere, monstruo, muere", de Alejandro Fadel, ambas en Una Cierta Mirada, segunda sección en importancia del festival, por detrás de la competición oficial.


Fuente: EFE


Fuente:

Más Leídas