espectaculos espectaculos
sábado 17 de marzo de 2018

Desdramatizar la muerte y valorar la vida

La Parka, el musical se presenta hoy y el próximo sábado, a las 22, en el teatro Tajamar, en un show que te divertirá y te hará pensar

Esta obra sumergirá al público en un viaje profundo al más allá, donde el espíritu festivo, la música, el color y el humor se combinan para hacer de esta experiencia una obra imperdible de ver y celebrar. Sobre estos detalles habló Rodrigo Navarro, su director general, con Escenario.

–¿De qué trata la obra?
–La obra cuenta la historia de un acaudalado joven tenista que irrumpe en las oficinas de la burócrata muerte para reclamar que le devuelvan a su novia recientemente fallecida. Ella lo espera en el interior de este inframundo administrado por un elenco de muertinis sometidos a los delirios de Gladiolo y el Ahorcado, fieles a La Parka, amo y señor del mundo de los muertos.
La Parka le ofrece una oportunidad al galán proponiéndole un desafío: si el héroe vence, recuperará la vida de su amada; si pierde, perderá también su alma y será destinado a la nada misma.

–¿Cómo tratan el tema de la muerte?
–Se trata de desdramatizar a la muerte y en un momento pasa como a un segundo plano. Yo creo que llega un punto de la obra donde te olvidas de la muerte en sí, además no podes quedarte solo en ese tema. Se habla mucho de cómo elegís vivir la vida y por allí viene el mensaje.

–¿Por qué pensás que llevan tantas temporadas haciendo esta obra?
–Se hizo en Buenos Aires, Córdoba y el año pasado decidió Nicolás Hemsy (productor) traerla a Mendoza. Gusta mucho por ser una comedia musical con tantos artistas en escena. El vestuario, el lenguaje, la propuesta y la música impactan al público sin dudas. Esto es una reinterpretación festiva del carácter finito de la vida que trafica un sentido profundo detrás de su humor irreverente, de la intensidad de sus coreografías y de los colores estridentes de su puesta en escena.

–¿Cuánta gente hay en escena?
–Son más de 15 artistas, muy equilibrados en danza, canto y tap. Son los alumnos más avanzados de la Escuela de Valeria Lynch.

–¿El vestuario qué importancia tiene en la obra?
–Yanina Di Munno es quien ha realizado el vestuario al igual que en Buenos Aires y sí, es muy atractivo. La verdad que llama muchísimo la atención y la escenografía también. Las dos cosas está realizadas con muchísimo cuidado y seriedad.

–¿Qué es lo mejor de llevarla a escena?
–Para mí como director ha sido muy fácil trabajar porque el elenco está muy bien preparado en danza, teatro, danza y tap (que lo estudian con Adrián Sorrentino). Todo esto es muy gratificante a la hora de montar un espectáculo. Todos tienen un mismo nivel del contenido artístico.
Fuente:

Más Leídas