espectaculos espectaculos
domingo 07 de enero de 2018

"Dentro del arte no hay mucha mentira"

Lito Vitale será el encargado de dirigir un ensamble de músicos desde Donald hasta Tini Stoessel cuando visite Mendoza el próximo sábado

Héctor Facundo Vitale nació el 1 de diciembre de 1961 en Villa Adelina, Buenos Aires. Conocido popularmente como Lito es uno de los músicos más respetados del ambiente por su talento y su gran compromiso con la música y con sus colegas.

El compositor y pianista estará presente en Mendoza, en donde dirigirá un ensamble de músicos de renombre local y nacional en Canciones con historia, obra creada especialmente para la segunda edición de este encuentro. La cita es el sábado 13 en el Campo Histórico El Plumerillo, en el departamento de Las Heras, con entrada libre y gratuita. Además, un día antes, el viernes, habrá espectáculos musicales y de humor.

En medio de reuniones y compromisos pensando en la agenda de este año que está comenzando, Lito atendió el teléfono y habló con Escenario. Con la amabilidad y templanza que lo caracterizan, el músico recordó al gran Mario Mátar, opinó sobre las nuevas generaciones de la música y adelantó cómo será el espectáculo que se desarrollará en Las Heras.

–Volvés a Mendoza... ¿Cómo será el show?
–Siempre ir a Mendoza esta buenísimo. El año pasado fuimos e hicimos un rock relacionado con las canciones patrias. Ahora la idea es hacer un compilado histórico con un montón de artistas de todas las épocas, desde Donald hasta Tini. Será un concierto diferente con el fin de divertirse.

–¿Cómo será desarrollar tanta diversidad de géneros?
–Soy abierto, respetuoso y me pongo la camiseta del proyecto, voy a full con la energía y el compromiso de siempre. Soy muy abierto en mis apreciaciones musicales y siempre pienso en invitar a artistas que considere genuinos. Para eso dejo mis gustos musicales de lado y me pongo al servicio de lo que me encarguen.

–¿Han cambiado los géneros y los estilos con el paso del tiempo?
–Ahora hay un montón de artistas buenísimos de distintos rubros y estilos. Creo que cada uno en lo suyo, si es genuino, va trazando un trabajo que va quedando en el tiempo. Hay que respetar el gusto y con lo que se emociona al público. Hay cosas muy interesantes, a mí personalmente me gusta Lisandro Aristimuño, Gabo Ferro, Raly Barrionuevo y después también las bandas Sig Ragga, de Santa Fe, o Eruca Sativa, de Córdoba.

–En este espectáculo se mezclan géneros, edades y estilos...
–Totalmente, es la idea y eso puede ser muy positivo. Por ejemplo un tipo de mi edad puede que conozca el repertorio de Donald y sus hijos conozcan las canciones de Tini y todos disfruten de Lebón. La idea es que la gente cante los clásicos de cada uno de los músicos. Con Tini vamos a hacer música de ella y un cover que se va a estrenar esa noche.

–Hace poco murió el gran Mario Mátar y le escribiste una carta, ¿qué te llevó a hacerlo?
–Lo que escribí es lo que siento. Mario, como un montón de artistas en el interior, hacen cosas muy valiosas. Todo no se ve ni llega a Buenos Aires pero eso sigue teniendo un valor enorme. Siempre fui bastante inquieto dentro de mis posibilidades y tiempos, cada vez que voy a las provincias intento juntarme y tratar de tender puentes con músicos del interior del país.

–En el espectáculo que hicieron en Vendimia hicieron canciones de Altablanca, su banda...
–Sí, a Altablanca lo conocí hace mucho y los trajimos a tocar a Buenos Aires. Él no estaba pero ya estaban sus composiciones e improntas en la banda. Cuando me tocó hacer este homenaje al rock decidimos incluir la música de ellos, entonces me pareció indispensable tener un contacto con Mario.

–¿Lo conociste?
–Claro, ahí nos juntamos. Fue muy emocionante por su situación personal y cuando charlamos nos dimos cuenta de que había muchas coincidencias en el criterio de cómo vivir la música. Esa idea de tender puentes con otros músicos estaba presente, él lo hizo desde allá y yo desde acá. Teníamos un camino paralelo, nos gustó conocernos, fue muy grato y emotivo porque cuando la situación es tan extrema te inunda la impotencia de ver a un creativo de su nivel en esa situación. Siempre se lamenta a un artista cuando se va pero para él fue un alivio, se vivió una agonía muy larga. Está bueno que los artistas en todo el país tengamos noción y conciencia de lo que sucede en el exterior pero claro que va a seguir viva la historia musical de él.

–Por ahí los músicos como Mario y muchos otros hacían otro estilo de música, más tipo canción, que va a vivir a lo largo del tiempo...
–Es lógico que las cosas cambien. Cuando alguna banda hace una buena canción sale a la luz, eso siempre funciona porque es un formato que aun sigue vivo. Ahora se utilizan mucho las fusiones con la cumbia, con el tecno o más reggaetoneado y considero que vale la pena escucharlas. Ni siquiera sabemos la historia de los músicos que están detrás de eso y quizás hay muchas coincidencias en el camino artístico. Nunca el artista le hace mal ni le falta el respeto a nadie. Hay que darle la bienvenida a la libertad artística.

–¿Cómo viviste tu nuevo disco Horizonte Cero?
–Con este CD retomé un camino que había dejado hace un tiempo y fue bueno haberme juntado con músicos con los que había vivido y mamado esa música, siempre tocar con ellos es un aprendizaje. Ahora con el trío vamos a tocar en Corrientes y tenemos muchos shows en Buenos Aires. La verdad es que no tiene pata comercial, por lo que es difícil llevarlo al exterior.

–Este año cumplís 30 años con tu exitoso disco Ese amigo del alma, ¿cómo has vivido este paso del tiempo?
–En un cambio constante y un camino ligado siempre a la combinación de lo que uno quiere hacer como es vivir de la música con cierta estructura. Hay que ser muy responsable en esto, el músico tiene que saber que tiene una familia. Puedo decir que nunca estuve en un proyecto artístico con el que no haya estado cómodo y pienso que estoy bastardeando mi historia y mis principios musicales. Este año vamos a estar haciendo algunos conciertos con este aniversario. Tengo el sueño de poder llevarlo a cabo con la Orquesta Filarmónica de Mendoza.

–Lo has disfrutado...
–Sin dudas, puedo decir que he disfrutado mucho de la música. Cuando era chico escuchaba Donald, Almendra, Grupo Safari y he compartido escenario con varios de ellos. Me ha divertido micho, nunca fui profundamente de decir esto es una porquería en nada que tenga que ver con la música. Dentro del arte no hay mucha mentira, estás tocando, transpirando, cantando, el tipo se está jugando la vida haya cobrado un millón, mil o nada la entrega es la misma.

Nuevamente Mendoza es pionera en lo que a recitales novedosos se refiere y esta no será la ocasión. Desde Lebón, Donald y Tini Stoessel, bajo la dirección de Lito Vitale sonará buena música en el Campo Histórico El Plumerillo.

Fuente:

Más Leídas