espectaculos espectaculos
viernes 15 de diciembre de 2017

"Cuando la gente canta se olvida de sus problemas"

La Vela Puerca. La banda uruguaya se presentará mañana gratis en Mendoza y antes de venir a la provincia el cantante Cebolla Cebreiro habló con Escenario

La Vela Puerca lleva 22 años dedicados enteramente a la música y ahora vuelve a Mendoza en forma gratuita. La banda lidera por Sebastián Enano Teysera y Sebastián Cebolla Cebreiro estará mañana, desde las 17, en el espacio cultural Julio Le Parc. El show es en el marco del Movistar Fri Music y también contará con la presencia de la banda platense Él Mató a un Policía Motorizado y de los mendocinos Pasado Verde.

El 24 de diciembre de 1995 esta banda nacida en Uruguay realizaba su primera presentación en la vereda de un bar de Montevideo. Ese toque era grabado por un amigo de la banda y luego utilizarían esa filmación para presentarlo en el programa Generación 96 en Canal 10. Gracias a ese material lograron el primer puesto en el concurso lo que les permitió alzarse con el premio de una guitarra, un amplificador y 80 horas de grabación para su primer disco.

De esta manera lograban ingresar a un estudio de grabación y lanzar Deskarado que se convirtió rápidamente en disco de oro en Uruguay.

Así de rápido comenzó el éxito en La Vela Puerca que podía hacer ver que, 22 años después, serían, junto con No Te Va Gustar, la banda más importante del país oriental.

Los uruguayos se presentarán mañana en Mendoza en donde realizarán un show similar al que hicieron en cancha de Atlanta (Buenos Aires) cuando grabaron el DVD Festejar para sobrevivir, 20 años.

Horas previas al día del show, Sebastián Cebolla Cebreiro habló con Escenario.

–Vuelven a Mendoza y de nuevo van a tocar gratis como en la Fiesta de la Vendimia de Ciudad del 2015...
–Es algo increíble porque no se da muy seguido ir a una provincia y tocar gratis dos veces en tan poco tiempo. Es un honor y nos sentimos muy a gusto que nos elijan para hacer un evento de este tipo y poder ser parte de una grilla gratuita en Mendoza.

–Van a estar con Él Mató a un Policía Motorizado y con Pasado Verde, ¿los conocés?
–A los chicos de Mendoza no, pero me dijeron que son muy buenos. A Él Mató lo conozco por un amigo que me lo ha recomendado y siempre quise poder escucharlos en vivo porque he visto algunas cosas por internet y me gustaron.

–¿Cómo va a ser el show?
–Tenemos la estructura del recital que hicimos para festejar los 20 años, pero también vamos a tocar algunas canciones que no estuvieron en ese show.
–¿Cómo vivieron la grabación del DVD por los 20 años?
–Fue un show en retrospectiva de la vida nuestra. Fue hacer un viaje al pasado y llegar hasta el presente. Estuvo bueno el armado, porque lo armamos viendo los íconos disco a disco y volver a tocar esas canciones fue muy emotivo.

–Si bien pasan los años la esencia de La Vela es la misma...
–Han cambiado un montón de cosas en la forma de hacerlo, pero la esencia no se ha modificado casi en nada. Intentamos darle a la canción todo lo que nos pide. A la hora de hacerlas nos despojamos del ego personal y vemos entre todos los arreglos que cada uno propone por su distinta personalidad. Esa esencia nuestra es la que mas hemos cuidado y cultivado.

–Con el paso de los años han cambiado las generaciones de su público...
–Es lo natural de las cosas. Nos iban a ver pibes que ahora son padres y van con sus hijos. Es un recambio generacional que es lo más sano que puede pasar. Que el padre inculque a su hijo en las historias nuestras y que se sumen es algo muy lindo y es parte de las sorpresas que te da la carrera.

–¿Cómo es pasar de hacer shows con 30.000 personas a tocar ante 200 en Alemania, Suecia, etc.?
–Ir a tocar a España, Alemania, República Checa, te hace ver que tu realidad no es una sola. No son ni los 20.000 ni los 150.

–¿Se prepara el show de una manera distinta?
–No, el show es el mismo, son las canciones que tenés que mostrar. En el 2003 tocábamos para 30 personas en Hamburgo y de a poco nos hemos ido haciendo nuestro público y hoy tocamos ante 700 u 800 personas. Hay un montón de gente a la que le gusta la idiosincrasia latina. Le gusta el idioma, viajan, les gustan las otras culturas. Nos encontramos con un montón de gente que no era tan diferente a nosotros. Las canciones dicen cosas y mucha gente quiere conocer qué dicen y empiezan a estudiar español. Es algo muy loco lo que pasa.
–¿Y cómo se vive después de eso la fama obtenida en Uruguay o en Argentina?
–Con mucha naturalidad, nunca nos creímos que éramos algo que no somos. No nos casamos ni con los que más nos pegan ni con los que más nos miman, son realidad diferentes y simultáneas. La gente así lo entiende y ven que somos tipos normales que nos pueden cruzar en todos lados. Somos tipos comunes que intentamos decir cosas.

–¿Cómo toman que sus canciones rompan fronteras?
–Las escribís en un cuarto encerrado y las frases trascienden cuando las escucha la gente. Ahí toman la trascendencia que tienen. La gente se las hace propia, se las tatúa y ahí entendés qué quieren decir las canción.

–¿Sienten que la frase "Festejar para sobrevivir" los describe?
– Nosotros cuando componemos tratamos de despojarnos de todo el cliche. Intentamos tirar a la gente para arriba a través de la música, de las letras. Trae responsabilidad saber que te escuchan y que lo que decis genera cosas. Hay que ser muy inteligente y tratar de no abrazarte a las banderas de nada. Vivimos adelante de una ola que nos está por aplastar. Nos hemos hecho cargo de las cosas que van sucediendo. Cuando la gente canta se olvida de sus problemas.
Fuente:

Más Leídas