espectaculos espectaculos
sábado 27 de enero de 2018

Catherine Zeta-Jones: "Que el mundo se prepare para dos nuevos Douglas"

La actriz galesa habla con pasión de sus dos hijos, Dylan Michael y Caryn Zeta, y anuncia que quieren dedicarse a la interpretación

Casi suena como una amenaza. "Que el mundo se prepare para dos nuevos Douglas", comenta Catherine Zeta-Jones exultante. La actriz galesa, de 48 años, llega al encuentro acompañada de una energía y entereza que no han estado siempre a su lado en los últimos años. ¿Habla de la fuerza de la naturaleza que es su suegro, Kirk Douglas, de 101 años? ¿O de su esposo Michael, uno de los últimos marcados en Hollywood por un supuesto abuso sexual? Habla de todos pero la intérprete de Traffic (2000) y ganadora del Oscar por Chicago (2003) se refiere sobre todo a sus hijos, Dylan Michael y Carys Zeta, 17 y 14 años, respectivamente.

Los dos nuevos Douglas que ya piensan en seguir los pasos de la dinastía. Catherine Zeta-Jones habla con la pasión, el amor y las garras de una leona. "Mejor que no despiertes a la fiera que llevo dentro porque junto a mis hijos soy una leona. He luchado muy duro por mantener una familia unida. Lo he dado todo cuando podía haber hecho otras cosas pero sabía lo importante que eran estos años para ellos y para mí. Así que ahora vienen pisando fuerte. Los dos. Soy la primera en decirlo, una madre totalmente vendida a su causa que llama a las cosas por su nombre. Que el mundo se prepare porque los dos quieren ser actores y sé que tienen la pasión para ello", dice en su encuentro con EL PAÍS, recordando los años que estuvo separada de Michael Douglas.

1516906790_470635_1516979876_sumario_normal_recorte1.jpg
<div>Catherine Zeta Jones y Michael Douglas con sus hijos Carys Zeta y Dylan. Sentados el actor Kirk Douglas y su esposa Anne.<div><br></div><div></div></div>
Catherine Zeta Jones y Michael Douglas con sus hijos Carys Zeta y Dylan. Sentados el actor Kirk Douglas y su esposa Anne.



-¿No le preocupa que sigan sus pasos? Ahora están más claros que nunca los abusos que se dan en esta industria.
-Respuesta. Nada me daría más alegría que orientarlos en otra carrera. Dylan comienza este año la universidad y es un momento lleno de emociones. Pero he visto lo que hacen, su maestría, sus ganas. Y conocen muy bien los peligros que acompañan a la fama.

-¿Por ejemplo? ¿Cuál es el mejor consejo que le daría a su hija antes de empezar en este mundo de hombres?
-Yo he tenido la fortuna de trabajar con grandes hombres en esta industria. Pero también he sabido ponerme la coraza, pasearme por el mundo como Catherine Zeta-Jones y ocultar mis vulnerabilidades. Si algo he aprendido en estos años es que hay que aferrarse a la valentía que uno tiene de joven, cuando no le temes a nada. Con los años, cuanto más famosa, cuantos más premios, más vas dudando de ti misma y más te preguntas si haces lo que debes. Por eso, especialmente como mujer, le recomendaría que nunca deje escapar la valentía de la juventud.

-Las acusaciones de abusos sexuales también han llegado a su esposo, que negó los hechos mencionados por una de sus exempleadas incluso antes de que salieran a la luz.
-Estoy muy orgullosa de su respuesta. Estamos hablando de algo que supuestamente sucedió hace 30 años. Algo que no se sostiene y que Michael tenía que dejar claro. Nadie apoya más el movimiento que se está produciendo estos días que mi marido o yo. Y su historial no puede ser mejor, como productor, como artista, con cualquier equipo con el que ha trabajado a lo largo de sus 50 años de carrera.

-¿Son estos los peligros de la fama a los que antes se refería?
-Yo nunca quise ser famosa. Ni tan siquiera estrella. Quería ser actriz. Subirme a un escenario, algo que hice cuando tenía 9 años. Y descubrí muy pronto, con una hora de televisión en The Darling Buds of May, lo que era ser famosa sin tener el dinero para protegerme del caos. Pero aprendí rápido.

-Su paso por los Globos de Oro y su último trabajo en televisión como Griselda Blanco, la madrina de la cocaína, la han devuelto a escena.
-Me hace gracia cuando la gente me dice que he desaparecido de Hollywood porque he trabajado en Broadway, he ganado un Tony pero eso no cuenta a este lado del mundo. Cierto que después de Chicago mis hijos me necesitaron más y yo perdí un poco la inspiración, el sentimiento de cuanto amo este negocio. Pero ahora tengo muchas más cosas listas para esta nueva etapa.

-Su suegro parece no haber perdido el amor por el medio.
-Papi, como le llamamos, y su esposa Anne se han debido ver los Globos de Oro como 10 veces. La ilusión que le hizo. Cenamos en su casa la noche anterior para repasar el diálogo. Y te reirás pero después de ensayar lo primero que me dijo riéndose fue: "¿Y tú por qué tienes más texto que yo?". Eso con 101 años.

Fuente: El País
Fuente:

Más Leídas