espectaculos espectaculos
domingo 17 de diciembre de 2017

Abel Pintos brilló en un Monumental repleto bajo la lluvia

El cantautor Abel Pintos presentó anoche por primera vez en el estadio Monumental de River Plate su último trabajo "11" con invitados de lujo como León Gieco,su padrino artístico, Marcela Morelo, el bailarín Hernán Piquín y el colombiano Santiago Cruz.

Con este trabajo, Pintos ya se alzó con tres premios Gardel: el de Oro por tercera vez (anteriormente lo obtubo en 2013 y 2014), el de "Mejor canción por "Cómo te extraño" y "Mejor álbum artista masculino pop", confirmando que es el artista argentino más importante del quinquenio, con unas venta de discos y tickets notables para tiempos de crisis.

A las 20.15 y contra todo pronóstico de temporal sobre la ciudad de Buenos Aires, Pintos abrió la noche con el tema "El adivino", y cuando se encieron las luces sobre el público que no paraba de ovacionarlo, Pintos se emocionó y dijo "es muy difícil poder hablar. Es un regalo maraviiloso de la vida el poder esta en éste momento aqui, verlos, sentirlos y ver resumidos 22 años en un segundo. Es verdaderamente maravilloso".

"Quiero contarles -continuó- que antes del cocierto charlábamos de lo que iba a suceder y decía que me siento orgulloso del tipo de relación que hemos construido a los largo de los años. Acá viene gente de todas las edades y es hermoso ver que nos cuidamos como una familia y que también nos respetamos de esa forma".

"Yo no que sé de qué forma gradecerles que durante tantos años hayan abierto las puertas de sus hogares para que mis canciones entren, y que también hayan abierto su alma y hayan permitido la conexion para ver las cosas de la misma manera. Gracias por estar aca", concluyó con el saludo el cantante.

"Como pájaro cantor", "Cómo te extraño", "Oncemil", "Tres", "Mariposa", "Sueño dorado" y "Cactus" fuero los primero temas que entonaron los fans de todas las edades y sexo, que se acercaron a la primera noche del Pintos en River, mañana lunes será la segunda.

Casi a la hora de haber comenzado el show, Pintos recordó "hace muchos años siendo un niño nada más yo soñe algo muy parecido a ésta noche... así de que alguna manera, en algun punto, yo ya estuve aqui", prólogo perfecto para entonar la canción que lleva ese título.

El público vivia una fiesta. Los clubs de fans diseminados a lo largo de todo el estadio celebrabán la noche lanzando globos al aire, tirando espuma de carnaval y serpentinas mientras no dejaban de corear cada uno de los temas presentados por el bahiense en una noche en la que los rayos avecinaban la tormanta que se de desató a poco de terminar el show.

"Aventura" fue uno de los motivos de los festejos alo grande cuando su autora Marcela Morelo se hizo presente en el escenario para cantar a dúo con Pintos.

Le siguieron "No me olvides", "Tiempo" entonada con el Santiago Cruz, para dar paso a las baladas y al baile con la presencia del bailarín Hernán Piquín quién, como el video oficial, realizó una escenografía para la canción "Tanto amor" y continuar con "Sin principio ni final".

Pintos asombró a todos cuando apareció cantando "Mar" desde un escenario ubicado en el medio del estadio y en el principal seguía el bailarín demostrando su destreza sobre el escenario princpial junto a los músicos.
Al regresar a su escenario, Pintos lucía un traje negro, sombrero de ala ancha y anteojos y los acordes de "Pensar en nada" y el mayor referente de la décado del 80, León Gieco, se hizo presente con su armónica para dar a la canción su sello distintivo.

Pero León, "el papá de todos", según Abel Pintos, no pasó desapercibido ante a multitud, en su remera negra rezaba el pedido de "Cambiar el nombre de la calle Ibera por Luis Alberto Spinetta".
La fiesta estaba llegando a su fin y una serie de "Cumbias" movilizaron a las más de 40 mil almas que colmaban el Monumental.

A las 22.30, se desató la tan anunciada tormenta por el Servicio Meteorológico y si bien faltaban los bises la gente comenzó a resguardarse en los pasillos del estadio de Nuñez.

"Motivos", La llave" y "A-diós" se entonaron desde los pasillos del estadio bajo la copiosa lluvia que a pesar de lo fuerte dejó a los concurrentes disfrutar de un poco más de dos horas de un recital inolvidable.
Fuente:

Más Leídas