espectaculos - Oscar Oscar
sábado 04 de noviembre de 2017

"120 pulsaciones por minuto" en los Óscar con un argentino

El largometraje se enmarca en la lucha de la ONG Act-Up en los años más álgidos del sida en Francia.

Nahuel Pérez Biscayart está en campaña por el Oscar. El actor argentino de 31 años acompaña en Los Ángeles al director francés Robin Campillo en la presentación de su película "120 pulsaciones por minuto", aclamada en el festival de Cannes.

"120 battements par minute", título original de la cinta que se estrenó y ganó el prestigioso Premio del Jurado en Cannes, aspira al premio de la Academia a mejor filme extranjero.

El largometraje se enmarca en la lucha de la ONG Act-Up en los años más álgidos del sida en Francia -finales de los 80, inicio de los 90- y cuenta la historia de amor desgarradora y trágica entre dos activistas, uno muy carismático, VIH positivo, y otro no portador del virus.

Campillo, Pérez Biscayart y Arnaud Valois, otro de los actores principales, descubren el delicado ejercicio del lobby en Hollywood, que en enero anunciará la selección final de cinco nominadas a mejor película en idioma extranjero (no inglés).

"Lo que más me sorprende es que normalmente las campañas son muy tabú, pero en los Óscar es un evento en sí mismo, es parte del sistema, así que tienes que ser sincero", dijo a la AFP Pérez Biscayart, que aprendió a hablar francés hace seis años y lo habla sin acento.

"120 battements par minute" -que se presentó en el festival español de San Sebastián y en Brasil en el de Rio de Janeiro- no es un drama que siga mucho la corriente popular, pero con todo ha tenido gran éxito en los cines.

"No hablamos demasiado sobre el contenido de la película porque realmente no sabemos si a la gente le gustó o no, pero lo que entendimos es que (a los miembros de la Academia) les gusta conocer a la gente que hace las películas", sigue con humor el actor.

Valois coincidió y recordó cómo en Francia, al reunirse con el público o con profesionales de la industria, "se habla sobre el filme artísticamente, como se concibió, se interpretó".

"Aquí, en estas noches nos encontramos con gente, periodistas, electores (de la Academia) y poco se conversa sobre la película, es más sobre cómo impresionarlos. Rápido se entra en un terreno más personal: que dónde vivimos en París, o si nos gusta Hollywood, si ya había venido a Los Ángeles",

Fuente:

Más Leídas