escenario escenario
sábado 11 de noviembre de 2017

"En medio de una cultura de insatisfacción, hay que aprender a ser felices"

La reconocida escritora, Alejandra Stamateas se presentará este sábado a las 22 en el teatro Imperial de Maipú.

Alejandra Stamateas, reconocida escritora, dedica cada una de sus obras a temas relacionados con la vida de la mujer en la sociedad actual.

Los libros de Alejandra Stamateas han sido publicados en más de 10 países y adquiridos por miles de personas en todo el mundo, convirtiéndose en una de las escritoras del género más reconocidas. En una conversación íntima con Escenario habló sobre algunos de los temas que desarrollará hoy.

-¿Cómo es ser una fuente de inspiración para miles de mujeres?
-En medio de una cultura de insatisfacción, hay que aprender a ser felices. No es una tarea sencilla pero es precioso llevarla a cabo. Últimamente hay muchas mujeres que sufren maltrato o violencia y estos temas hay que hablarlos. No tiene que existir el maltrato. Sucede que algunas veces nos olvidamos que la discriminación o la falta de amor surge de nosotros mismos. Yo no me merezco esto o yo estoy fea. Esto da lugar a no ponerle límites al maltrato de los demás. Primero el trabajo debe ser con nosotros mismos.

-¿Con un trabajo introspectivo se puede salir adelante?
-Cuando te lo dicen vos no te das cuenta. Hay que hacer un trabajo interior muy fuerte. La persona tiene que hacer un clic para querer cambiar. Hay que trabajar con los mandatos internos que aceptamos como si fueran naturales. Hay que cuestionar a los que nos dicen que tiene que ser así en nuestra vida. ¿A ver, por qué tiene que ser de determinada manera? Es allí cuando comienza el cambio y un recorrido para el cambio. Luego seguramente hay que buscar ayuda.

-¿Entonces, uno recibe lo que genera?
-Si yo soy la loca de la familia, la impulsiva o la victima esa es mi identidad. Esa es mi manera y la sostengo porque por lo menos pertenezco a un lugar. De esta manera seguramente voy a recibir lo que doy. Y jamás nadie va a confiar en mí un proyecto, absolutamente nada. No me puedo empeñar en seguir sosteniendo un estereotipo que no sirve. Es allí cuando me tengo que cuestionar esa imagen.

-¿Cómo puedo contrarrestar esta situación?
-Lo primero es cuestionar principios que nos dieron o que yo misma armé. Segundo buscar realmente cuál es mi identidad. Por qué sostengo esto que soy ahora si no me gusta y me hace mal. O por ejemplo: por ser la tonta que se aguanta todo, luego estoy depresiva. Se paga un alto precio por todo esto y en algún momento me arruina la vida.

-¿Cuál sería la idea cuando se naturaliza la situación de maltrato?
-Tengo que tener mentores en la vida. Ver que si ellos lo lograron yo también voy a poder. Tengo que saber tomar las oportunidades que da la vida para ir más allá. Y cuando tengo la oportunidad de moverme tengo que hacerlo. El espíritu de victima hay que desterrarlo. No deja avanzar a nadie. Además es una posición cómoda. Pero hay que tener bien en claro que no te conduce a ninguna parte. Realmente hay que ser una mujer fuerte y salir de ese pozo.

-¿Cómo son las mujeres fuertes a las que te referís?
-Como cualquier mujer que ha pasado por situaciones difíciles pero que se ha vuelto a levantar: son las mujeres resilientes. Hay que saber que uno tiene herramientas y potencial; que venimos equipados para poder vivir bien. Lo que pasa es que esa caja de herramientas ha estado cerrada por mucho tiempo o bien hemos utilizado pocas. Cuando nos damos cuenta de que tenemos muchas más para poder vivir plenas ahí es cuando despertamos. Todavía hay muchas mujeres que están dormidas a lo que es la relación afectiva y a quererse. Una mujer fuerte es una mujer que despierta, que reconoce que la pasó mal pero ahora está dispuesta a despertar y a aprender. Es quien sabe que puede superarse, puede abrir los ojos y con lo que aprendió puede lograr una relación exitosa sin repetir la historia del pasado.

-¿Qué otros temas hablarán en la charla de hoy?
-Fundamentalmente cómo salir de la insatisfacción y mirar la vida de otro lado. Que a queja no sea nuestro deporte favorito. Y que se la súper mujer ocupado tampoco sea la salida. Luego sucede que las enfermedades llegan para poner los límites que no pusimos nosotras. Hay que regresar a lo espiritual y emocional. Hay una tremenda necesidad de encontrar el sentido a nuestra vida y eso intentaremos en la charla de alguna manera. Por eso las espero a todas para compartir un momento seguramente bellísimo.
Finalmente Alejandra asintió: "Si Dios nos creó para estar bien en esta vida, ¿por qué yo no puedo lograrlo? Te espero y le encontramos juntas una respuesta.
Fuente:

Más Leídas