escenario escenario
sábado 11 de noviembre de 2017

Eminencia del teatro mendocino: el Flaco Suárez

El Flaco Suárez es una de las personas más influyentes en el arte de Mendoza por su extensa y exitosa trayectoria que lo ubica entre los personajes más reconocidos de la provincia.

Ernesto El flaco Suárez es sin dudas una de las personas más conocidas del mundo del espectáculo en la provincia. No solamente es un reconocido actor y director teatral sino que también es conocida por su bondad y carisma natural. El Flaco nació en una familia humilde de Guaymallén el 9 de enero de 1940. En su infancia era vendedor ambulante y luego comenzó la carrera de abogacía.

Recién a los 24 años empezó a descubrir lo que era el teatro y en poco tempo ya pisaba las tablas de la escena mendocina. Luego tuvo que exiliarse durante la dictadura militar y, en su regreso, comenzó a convertirse, poco a poco, en uno de los actores más importantes de la provincia.

Escenario habló con El flaco Suárez en donde repasó toda su vida, desde sus comienzos, su paso por Ecuador y Perú, hasta la actualidad que lo encuentra presentándose esta noche con Hay cosas más dañinas que el tabaco en el teatro La Comedia y mañana con El trámite en Tunuyán.

- ¿Cómo empezaste en el teatro?
- Empecé a los 24 años porque el director de la biblioteca en la que trabajaba dijo que era muy tímido y tenía que desenvolverme mejor. En el primer ensayo me gustó una chica, ahí empecé a ir y nunca más dejé de hacer teatro.

- ¿Cómo comenzaste tu carrera en el exterior?
- Por la fuerza. Me tuve que exiliar en el '76 por la dictadura. Me exilié en Perú y en Ecuador pero también estuve en Cuba y México. Fui amenazado varias veces e incluso pusieron una bomba en el lugar donde estaba con Maximino Moyano y Carlos Owens en calle San Juan. Entonces decidí irme con Arístides Vargas.

- ¿Y cómo fue?
- Nos fuimos por el norte y cruzamos a Chile. En Chile también estaba todo bastante complicado entonces decidimos irnos el mismo día para Perú. En Argentina estaba prohibido el teatro en la calle por eso nos perseguían. Después de estar un año en Perú nos fuimos a Ecuador.

- Luego volviste y seguiste dedicado al teatro...
- Es que me enamoré del teatro, esto es lo mío. En esos países aprendí muchísimo de colegas, directores y de todo lo referido al teatro. En Ecuador participé con un grupo que se llamaba El Juglar y era el grupo más popular de teatro de todo el país. Al volver, en el '85, entré al teatro El Taller con chicos, por ese entonces, como Víctor Arrojo, Sonia de Monte, Noemí Salmerón y Daniel Quiroga. En ese lugar también nació La Pericana, era un lindo grupo.

- ¿Qué recordás como un quiebre en tu carrera?
- Mi comienzo creo que fue con la obra El aluvión. Fue comunitaria y la hicimos con los vecinos del barrio Virgen del Valle en el '74 después de la inundación que hubo en Mendoza. Después obras como Educando al nene con Daniel (Quiroga) hemos hecho más de 2000 funciones. Con Lágrimas y risas también he hecho más de 800. Entonces son momentos y trabajos que han sido muy importantes para mi vida.

El Flaco

77 años, actor.

En 2011 recibió el Premio Escenario de Oro.

En 2014 fue nombrado Embajador cultural de Mendoza.
En 2015 recibió el Premio SAGAI, a mejor actor revelación de cine​.

En 2016, fue nombrado Ciudadano ilustre de la Ciudad de Mendoza.

Ping-Pong

-¿Qué se siente ser un referente del teatro?
-Es un halago. La juventud ahora no tiene muchos referentes que digamos.

-Una pasión.
-Sin dudas que el teatro, mi vida es esto. Es muy lindo vivir así.

-Un actor de Buenos Aires.
-Me gusta mucho Rodrigo de la Serna con quien trabajé en Camino a la Paz.

El teatro en Mendoza.
-Hay muchísimos jóvenes y gente que está haciendo las cosas muy bien. Los chicos, al haber pocos teatros, utilizan lugares alternativos, bares, casas. Se la rebuscan muy bien.

-Un amigo del teatro
-El Chicho Vargas, el hermano de Arístides. Es mi hermano, mi amigo del alma.

-Un momento
-La obra El Aluvión que hicimos en el barrio Virgen del Valle luego de la inundación que hubo en Mendoza.

-Si no fueras actor.
-Estudié abogacía, trabajé en una biblioteca y vendí libros. Ganaba muy bien pero largué todo porque no era para mí y me dediqué al teatro.

-¿Quién es Ernesto Suárez?
Creo que he sido un tipo honesto con mi laburo, nunca me he quedado con guita de nadie. Repartir la guita por partes iguales, laburando a full. Me gusta mucho la docencia. En todos estos años que estuve en la universidad nunca falté sin motivos


Fuente:

Más Leídas