Escenario Sábado, 30 de junio de 2018

El mendocino que conquistó el mundo y la TV

El conductor de Modo selfie y reciente ganador del Martín Fierro Federal por La casa real es una de las figuras de la pantalla local.

Por María Echegaray

Son muy pocos los rincones del mundo que aún no visita, sin embargo, a pesar de ser un trotamundo incansable y de haber conocido los lugares más espectaculares a lo largo del globo, Agustín Neglia tiene su corazón en el lugar que lo vio nacer, su adorada Mendoza.

Este mendocino de pura cepa no solo triunfa en la TV local sino que gracias a su talento y carisma brilla por América todas los sábados y domingos a la noche con Modo selfie, el programa que le valió el reconocimiento de todo el país y gracias al cual es comparado hoy con grandes referentes de programas de viajes como Marley quien se luce en Por el mundo e Iván de Pineda con Resto del mundo.

Pero su carrera comenzó mucho antes de Modo selfie. Es que desde hace varios años está presente en la pantalla gracias a distintos proyectos que de a poco fueron cautivando al público. All inclusive, Enrutados y Pasaporte a Brasil son algunos de los programas en los que también se destacó. Además, el año pasado, el Marley mendocino fue el conductor de La casa real, ciclo que se emitió en el 2017 por la pantalla de El Siete, en donde se animó a un formato diferente y por el que se llevó un Martín Fiero Federal en la categoría de mejor programa de entretenimiento.

Este logro es uno más a la ascendente lista de éxitos que ha conseguido con tan sólo 34 años y a la que se le suma, incluso, la creación de su propia productora, La Estrella, con la que trabaja y genera contenido desde hace casi una década.

En una charla íntima sin restricciones, Agustín dialogó con Escenario en un recorrido por su carrera, los proyectos por venir, Modo selfie, la fama y mucho más.

-¿Te imaginabas como conductor?

-Siempre soñé con ser conductor porque me encanta estar delante de cámara pero hubo que transitar un camino muy difícil detrás de ella, primero como productor pero también gestionando comercialmente todos los productos. Siempre he sido independiente, es decir, cada producto que sale en la tele tiene que tener sus auspiciantes, y eso fue algo de lo que yo siempre me encargué. Hay que lograr un equilibrio muy difícil que a la gente le guste el programa, que al canal le guste y le sirva y que a los auspiciantes también les pase lo mismo. Además es muy importante tener un tiempo de pantalla considerable para lograr el reconocimiento del público.

-¿Qué fue lo primero que hiciste en la TV?

-Fuzion TV estuve produciéndolo y armando el formato que luego se vio por América 24 y Fox Sports, después de eso empecé a producir programas de viajes que salían en canales del interior de la Argentina. El primero con ese formato fue All inclusive donde se mostraba a una pareja real viajando por diferentes playas del caribe y viviendo la vida del all inclusive, a las actividades que se podían hacer y más. Ese programa duró dos años, salió en Córdoba y Rosario y después logramos venderlo a SunChanel, un programa internacional de viajes. Nos pidieron más material y allí surgió Enrutados. En este caso se trataba de dos amigos viajando juntos por al ruta recorriendo ciudades como marruecos, Madrid, Ibiza. Al terminar el canal también compró Modo selfie y ahí es cuando se me abren las puertas para El Siete.

-¿Cómo nace Modo selfie?

-Después de filmar muchos programa de viajes como productor vas absorbiendo lo que hace el camarógrafo, el sonidista, etcétera. A partir de eso quise hacer un programa lo más real y vivencial posible, y qué mejor forma de hacerlo que uno mismo con la cámara como única herramienta. Así empecé a viajar, buscando argentinos en cada lugar, contándole a la gente las formas fáciles de moverse, los tips para viajar, y las cosas que cualquier viajero común haría.

-¿Por qué crees que tuvo tan buena aceptación en el público?

-Modo selfie es un chico como cualquiera que te muestra cómo viajar por cada ciudad, encontrándose con amigos, conocidos, gente buena onda que lo ayudan a conocer la ciudad de otra forma. La gente lo adoptó al toque porque se ven casi representados,es una persona como cualquiera de viaje por diferentes lugares. Llevamos casi tres años filmando y hemos hecho, excepto gran parte de Asia, casi todo el mundo, aunque lo bueno es que siempre quedan lugares por descubrir no importa cuantas veces se vaya.

-¿Empieza una nueva etapa de Modo selfie?

-Recién llegamos de Rusia y ahora nos vamos a Orlando. De acá para adelante se viene un Modo selfie mucho más fuerte, cada vez son más los argentinos que nos contactan de diferentes partes del mundo y es así como van pasando las cosas más extraordinarias. Por ejemplo conocimos a un mendocino que es capo de la NASA en Europa, o paseamos en Hurley con otro mendocino que realiza recorridos en la moto en Luxemburgo.

-¿Qué sentís cuando te comparan con Iván de Pineda o Marley?

-La realidad es que hoy Modo selfie mide muy bien. Si bien América esta muy concentrada en la calidad del producto más que en el rating, el fin de semana pasado rendimos más que Resto del mundo, y eso teniendo en cuenta que el encendido que tiene El Trece es mayor que América, y ademas considerando la hora, es un golazo impresionante. Me enorgullece que me comparen con ellos, son grandes referentes pero creo que cada uno tiene lo suyo. Con Marley trabajé un tiempo y con Iván estuve hace poco en San Juan, incluso me dijo que le gustaba mucho el programa. Creo que cada uno tiene su forma, su estilo, ellos son más rockstars y yo soy más real, un pibe que viaja como cualquiera. Pero no quiero que me encasillen como Marley, pensando que solo hago programas de viajes.

-De hecho lo demostraste en La casa real...

-Sí, cuando volví a Mendoza llegué pensando que el mundo de la Vendimia y de las reinas no estaba explotado, no se estaba mostrando cómo debería y así surgió la idea de hacer algo diferente, algo que mostrara a las reinas como realmente son, alejándolas de los típicos actos y discursos armados y protocolares y llevándolas a un ambiente completamente distinto. Así hicimos Experiencia real, donde hacían actividades como cabalgatas, rafting, etc. Después llegó La casa real, en donde se mostraba a las reinas conviviendo. En ese programa descubrí cuánto me gusta hacer entrevistas y sobre todo hacer sentir cómodo al entrevistador, como en este caso tener charlas emotivas con las reinas mientras caminábamos por los viñedos.

-¿Qué sentiste al ganar el Martín Fierro?

-La felicidad es más por lo que uno genera en la gente que lo acompaña y que lo quiere que por uno mismo. Fue como una consagración teniendo en cuenta el trabajo tan grande de producción que tuvo. Se grababan 12 horas por días, con actividades diferentes cada jornada, fue realmente un esfuerzo gigante, pero personalmente me siento igual que antes, no me cambia vida.

-¿Cómo te llevás con la fama?

-Mi papá me enseñó a no perder la naturalidad, a ser yo, a no perder la cabeza por estar en la tele. Hay gente que cuando se prende la cámara se vuelve loca pero yo no logro entenderlo, para mí es un trabajo, lo disfruto, me hace feliz pero no mucho más que eso.

-Te la pasás viajando y trabajando, ¿en algún momento descansás?

-Aprendí que es fundamental saber delegar, armar equipos de trabajo y tener tiempo para vivir. Cada vez que estoy en Mendoza me la paso con mi familia, con mis amigos, con mi novia, porque si uno no está bien a nivel personal y del corazón eso después se ve en la cámara, se transmite.

-¿Te ves conduciendo programas más grandes como ShowMatch, La voz, o con ese tipo de formato?

-Estoy trabajando en eso. Estamos empezando a armar un equipo grande de gente que ha laburado con los grandes de la tele para tener un team de producción bien fuerte y además creativamente estamos preparando un producto grande, con formatos internacionales que también se pueda replicar en la Argentina. Hay mucha energía y sobre todo de América que ha visto el recibimiento de la gente y quiere seguir apostando por nosotros.

-¿Te queda algún sueño por cumplir?

-Formar una familia.