Miércoles, 27 de enero de 2016

En el Zoo de Mendoza aún no está el prometido control policial

La idea es que los efectivos controlen sobre todo los corrales donde viven los ciervos, que dan al exterior.

Aunque desde la Secretaria de Ambiente y Ordenamiento Territorial de Mendoza anunciaron el lunes pasado la designación de policías en el Zoológico para que controlen las instalaciones, este martes no había ningún oficial vigilando los corrales donde viven los ciervos.

Esto alarma porque los mismos funcionarios deslizaron que la muerte de los 17 animales en menos de un mes podría ser fruto de un boicot, ya que una sencilla reja es lo que separa algunos corrales de las personas que pasan caminando por fuera del Zoo.

Allí reside la idea de que alguien pueda introducir sin mayores complicaciones cualquier tipo de elemento.

En ese dato, justamente, está el eje de la preocupación de las autoridades, que se animan a sospechar de que alguien pueda estar operando desde afuera. Por eso sorprende que frente a esto no haya aún policías custodiando la zona.

Sin embargo, desde Ambiente informaron que Humberto Mingorance, secretario del área, está gestionando la incorporación de efectivos policiales para controlar día y noche el perímetro del Zoo y su interior, los que empezarían a principios de la semana que viene.

Trabajos involucrados

Además de los casi 70 puestos de trabajo que involucra directamente el Zoológico, que el Gobierno aseguró que están garantizados, hay otros, como los empleados de los 5 kioscos y de la playa de estacionamiento, que son dependientes del funcionamiento del paseo, quienes están realmente preocupados por el cierre por tiempo indeterminado y la declaración de emergencia.

Esta realidad los tiene angustiados y por eso hoy a las 11 habrá una reunión entre Mariana Caram, directora del Zoo, y los trabajadores de estos negocios para resolver la situación y ver qué soluciones se pueden encontrar.

Una persona que trabaja cerca del paseo y conoce la dinámica del lugar, explicó que es tal la dependencia que tienen los quioscos que hasta necesitan el agua del Zoo.

La misma, quien pidió no revelar su identidad, agregó que siempre se murieron animales, pero nunca se había cerrado de este modo el parque.

Más noticias