Editorial - Rusia Rusia
viernes 22 de junio de 2018

Una imagen deplorable dejamos en el mundo

La agresión de un hincha argentino a un periodista y el video de otro burlándose de una rusa dan que pensar.

Más allá de los buenos o malos resultados para Argentina en el Mundial 2018, como sucedió ante Croacia, los argentinos ya dieron la nota en Rusia.

Primero fue un hincha filokirchnerista que agredió al periodista deportivo Gonzalo Bonadeo, quien el sábado realizaba la cobertura previa al encuentro con Islandia.

Y luego, otro que se aprovechó del desconocimiento del español de una jovencita rusa, a quien le hizo repetir cosas obscenas en un video que se volvió viral. Todo sin contar los disturbios entre contrincantes de la Superliga en las afueras del estadio ruso.

Sin embargo, las bromas sexistas y misóginas se extendieron a hinchas de otras nacionalidades pero lo coincidente es que todos son sudamericanos. Como por ejemplo, unos colombianos que se burlaron de unas chicas japonesas, a quienes les hicieron decir barbaridades. El propio gobierno colombiano salió a repudiar los hechos y creó el hashtag #NosHacenQuedarMal para que esas situaciones no se repitan.

En Perú también generó indignación el video de un aficionado, en el que se lo observa aprovechándose de la ingenuidad de una mujer, a quien presenta como "una amiga para cachar", es decir para tener relaciones sexuales.

Los brasileños tampoco se quedaron atrás y se mostraron con sus chistes fuera de lugar, por lo que cosecharon críticas de todos lados.

Lo más curioso es que todos los protagonistas recurrieron al mismo argumento para defenderse: que se trató de un chiste, que las imágenes eran solo para sus amigos y que respetan a las féminas. Pero lo cierto es que quedaron escrachados no solo en los medios y las redes sociales sino también en el propio planeta futbolero, ya que no podrán participar en ninguno partido del Mundial de Rusia.

A Fernando Penovi (47), el ciudadano argentino que se aprovechó de una joven rusa, le quitaron su Fan ID, el documento obligatorio para ingresar como espectador a cualquier estadio, y lo sumaron a la lista de 3.000 hinchas que tienen prohibido el ingreso a las canchas.

Es una pena ver el accionar de este tipo de personajes cuando hay miles de argentinos que están disfrutando de su estadía en Rusia junto con sus amigos o familiares dando el mejor ejemplo: que somos un país civilizado y que estos comportamientos machistas ya no tienen cabida en esta época.
Fuente:

Más Leídas