Editorial - CGT CGT
lunes 25 de junio de 2018

Un paro entre contradicciones

El tercer paro a la gestión de Macri se da en medio de idas y vuelta de la dirigencia política y gremial.

Este lunes le realizan el tercer paro general a la gestión de Mauricio Macri y se da en un contexto complejo y difícil. La huelga llega luego de varios cambios en el gabinete, sobre todo en áreas sensibles como las de economía y energía, relacionadas con la desocupación y la inflación –que supera por lejos todas las previsiones de los técnicos del oficialismo–, y las subas de tarifas, las que desencadenaron el "desencanto" y el enojo en la clase media y en las pymes, uno de los sectores de la economía más perjudicados.

El acuerdo con el FMI si bien en una primera instancia frenó la escalada del dólar significa un fuerte endeudamiento y un hecho "íconico" para la política, y terminó reforzando el discurso de los sectores opositores.

La medida de fuerza la realiza una central obrera desmembrada, cuestionada y con algunos de sus protagonistas dubitativos, como el caso de Carlos Acuña, uno de los triunviros, quien considera que el "paro no soluciona nada" pero es un desahogo para la gente. El ascetismo, más cercano al Gobierno, se vio obligado a ceder tras la avanzada de las dos CTA y de la izquierda, como la de su ex socio Hugo Moyano, quien asediado por la Justicia ante varias causas relacionadas por corrupción redobló la apuesta contra la dirigencia del gobierno y de la CGT.

Tampoco le ayudan al Gobierno las constantes contradicciones en la reapertura de las paritarias: mientras el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, da a entender sobre la existencia de un techo (del 15%), el ministro del Interior y Obras Públicas, Rogelio Frigerio, dice que "si las empresas pueden pagar 25% es un buen acuerdo".

Está claro que la contundencia o no del paro de poco servirá. El Gobierno reconoce sus frentes más en "debilidades" internas, en el empresario y el mercado financiero que en los opositores de turno. Mientras que en el sindicalismo queda poco claro quién capitalizará el posible "triunfo" de una puja por el poder de una conducción que está cada vez más lejos del reconocimiento de las bases.

Por estas horas se vuelven a escuchar palabras como acuerdos, diálogos y consensos, las que son más que sensatas pero para muchos sectores la incertidumbre, los costos, los salarios, el desempleo ya les marcaron un límite.

Este lunes la Argentina vive una nueva huelga general con sus dirigencias debilitadas.
Fuente:

Más Leídas