Editorial Martes, 3 de abril de 2018

Sobre el escándalo sexual con chicos

Gran estupor han generado las denuncias de comercio sexual con chicos de las inferiores de la AFA.

El fútbol profesional ha sido una de las formas de salir de la pobreza para muchísimos adolescentes que accedieron por sus talentos naturales a jugar en las divisiones inferiores de los grandes clubes argentinos y que terminaron jugando en primera división o en el fútbol internacional.

En un país como la Argentina, donde el fútbol es una pasión tan extendida y tan valorada, han caído como un bombazo las denuncias sobre abusos sexuales a chicos que pasan sus días con pensión en clubes de la trayectoria de Independiente de Avellaneda o River Plate.

Una legión de padres con chicos que están entrenando en los clubes nucleados en la AFA ha entrado en estado de terror al enterarse de lo que está sucediendo con una red de pedófilos.

Los personajes que la integrarían(han trascendido nombres que van desde relacionistas públicos hasta árbitros)harían foco especialmente en los chicos con más necesidades económicas o con menos protección familiar, para que se prostituyan con varones mayores de edad y de buen pasar.

Para tentarlos, la supuesta mafia de pedófilos les ofrecería dinero, ropa, zapatillas o pasajes en micros.

La fiscal que está actuando en este impactante caso, María Soledad Garibaldi, explicó que los menores afectados son chicos pobres, que están lejos de sus casas, sin sus padres y que vienen de vivir situaciones de mucha vulnerabilidad.

Un efecto dominó está logrando que el pacto de silencio se este rompiendo y que aparezcan nuevas denuncias de chicos o de gente vinculada a esos clubes que se animan a hablar.

Según ha contado la fiscal Garibaldi, a los chicos los citaban en departamentos que tenían reservados y les ofrecían entre $200 y $800 o el pasaje de ida y vuelta para ir a ver a sus padres al interior del país o botines nuevos, según lo que les hacían.

La magistrada contó también que los chicos con mayor poder adquisitivo, con mayor contención familiar o de algún representante enseguida bloqueaban los WhatsApp de estos personajes.

La punta del ovillo que empezó a desatar este escándalo la dio un psicólogo que atiende a los chicos de Independiente.

"Aún tenemos mucho por descubrir", ha anunciado la fiscal del caso.