Saludable tolerancia

El gran debate nacional por el aborto no registró hechos graves de violencia, pero en las redes se peleó mucho.

Tanta pasión, no exenta de vehemencia, encendió las alarmas. Desde que se instaló el debate sobre la despenalización del aborto hasta esta semana, cuando se produjo la votación y aprobación en la Cámara de Diputados, el país entero se vio envuelto en una discusión con todos los matices, por momentos virulenta y fundamentalista, por momentos más tranquila y argumentada.

Por eso es que resulta auspicioso que no se reportaran incidentes graves pese al fervor de unos y otros. No los hubo en las marchas previas, tanto de los que están a favor de la legalización de la interrupción del embarazo como de quienes están en contra y se autodenominan "provida".

Sí, hay que decirlo, hubo y hay mucha violencia verbal en las redes sociales. Violencia verbal que asusta y que seguramente se relaciona con algunos hechos desagradables que sucedieron en nuestra provincia. Uno fue el sufrido por la ex senadora provincial del Frente de Izquierda y los Trabajadores (FIT), Noelia Barbeito, quien en su teléfono celular recibió una amenaza de que la iban a apuñalar en la plaza Independencia. Precisamente en ese lugar hubo una vigilia, toda la noche, de los sectores que militaron en favor de la aprobación del proyecto. Lo valioso es que enseguida se multiplicaron los mensajes de solidaridad –aunque algunos políticos se hicieron lamentablemente los distraídos– para con la dirigente de izquierda. La primera que lo hizo, y esto hay que destacarlo, fue la vicegobernadora Laura Montero.

El otro episodio negativo fue en la misma plaza Independencia, cerca de las 3, cuando se recibió una amenaza de bomba. Intervino la policía y verificó que se trató sólo de eso: una amenaza. Igualmente, quienes permanecían en el lugar debieron desalojar el espacio unos 40 minutos.

Podría decirse, sin minimizar la gravedad de los hechos relatados, que se trató de sucesos aislados. Es que, en general, hubo tolerancia y respeto, tal cual lo reflejó ayer mismo el presidente Mauricio Macri, cuya posición es contraria al proyecto que recibió media sanción.

El debate no ha terminado. Ahora se viene el tratamiento en la Cámara de Senadores y, entre medio, continuarán la campaña y la militancia de los dos sectores. También habrá nuevas marchas. Ojalá la saludable tolerancia no se rompa.
Fuente:

Más Leídas