Editorial - dólar dólar
viernes 18 de mayo de 2018

Las obras tras la crisis

Tras las preocupaciones y premuras son los anuncios los que comienzan a traer alivio

Tras la crisis cambiaria, tras la suba del dólar, tras las dudas financieras, tras la escalada de rumores y especulaciones; tras las preocupaciones y premuras son los anuncios los que comienzan a traer alivio.

Vemos varias noticias en Mendoza relacionadas con la obra pública y/o la energía, y es esto, en última instancia, lo que muestra el verdadero termómetro relacionado con la inversión y el empleo.

Veamos algunos ejemplos: la semana próxima arranca la construcción de la Autopista Urbana del Oeste, un proyecto vial que unirá el sur de Godoy Cruz con el parque General San Martín. Está ubicada al oeste del Corredor del Oeste y potenciará el desarrollo urbanístico del piedemonte.

También se habilitó el data room de Portezuelo del Viento, donde se dan las especificaciones técnicas de las distintas áreas y etapas de la megaobra. Se sabe que son más de 30 las empresas nacionales e internacionales interesadas en participar en los procesos licitatorios para la construcción de la represa hidroeléctrica, que tendrá cinco veces la capacidad del dique Potrerillos, al que por fin le harán el perilago.
Este jueves además el Gobierno de Mendoza firmó el contrato para que se construya el parque solar en San Martín, que tendrá una potencia de 1,3MW y que irá aumentando su producción energética hasta el 2024. Este parque fotováltico, que no es el único en carpeta, se levanta en las inmediaciones del PASIP, lo que significa un espaldarazo para una de las zonas industriales mas golpeadas en las últimas décadas: Palmira.

Está claro que el Estado necesita de la economía para el funcionamiento productivo, para la estabilidad, para el progreso; pero también es cierto que la política además de encargarse de administrar y regular la economía tiene el deber de saber comunicarla, algo que está en claro que no fue bien ejecutado en las últimas semanas, ya que muchas de la dudas y rumores salieron de las estructuras gobernantes, de las internas dentro de la gestión, y fueron estos, los funcionarios políticos, los que se demoraron en aclarar, en explicar y en tranquilizar.

Ahora es el curso de las megaobras el que muestra que se trató de temblor y no de un terremoto.
Fuente:

Más Leídas