Editorial - Santiago Maldonado Santiago Maldonado
viernes 20 de octubre de 2017

Irrespetuosidad al máximo

La familia de Santiago Maldonado, con justa razón, reclamó por la crueldad con que se trata el caso.

El caso Maldonado está dejando al descubierto las peores de las miserias humanas. La falta de respeto observada en las redes sociales, el aprovechamiento político de muchos sectores y hasta los exabruptos periodísticos en pos de una primicia o de algún interés oculto han dejado en evidencia una crueldad sin límites y preocupante.

Con justa razón y entendible dolor los familiares del joven que desapareció el 1 de agosto y cuyo cuerpo podría ser el hallado el martes en el río Chubut reclamaron respeto y prudencia.

Cómo no iban a pedir respeto, si en Twitter, Facebook e Instagram, además de comentarios burlescos, hirientes y descalificadores se publicaron fotografías, muchas de ellas trucadas, con contenido macabro y dañino.

Cómo no iban a exigir prudencia, si muchos políticos intentaron e intentan llevar agua para su molino culpando, según sea el caso, al oficialismo o a la oposición.

Algunos kirchneristas no deberían creer que son más kirchneristas por reclamar el esclarecimiento del caso y algunos macristas no deberían creer que son más macristas por considerar que los que reclaman lo hacen sólo por ser opositores.

"No vayan a pretender hacer un cierre de campaña en Plaza de Mayo porque los saco de una patada en el culo", dijo Nora Cortiñas, de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, con referencia a la marcha habitual de todos los jueves que hace esa agrupación y que esta vez tuvo el aditamento de pedir verdad y justicia en el caso Maldonado.

La dirigente se expresó así, claramente, en contra del uso político del caso.

También la prensa ha contribuido con este clima de irrespetuosidad y crueldad que afectó y molestó a los Maldonado y sus allegados y también a la sociedad en general.

En algunos casos por dar primicias sin citar fuentes a pesar de tratarse de un tema muy delicado y en otros por lanzar opiniones descalificadoras, llenas de adjetivos –lo mismo hicieron muchos políticos– sin tener el mínimo cuidado tanto por el propio Santiago Maldonado como por la familia y la investigación judicial.

El esclarecimiento de lo sucedido con el joven artesano, saber si el cuerpo hallado es de él y si así fuera determinar cómo y por qué murió y si hubo responsables de esa muerte son lo que todos queremos conocer. Mientras tanto, basta de faltar el respeto, por favor.
Fuente:

Más Leídas