Editorial - Vladimir Putin Vladimir Putin
martes 27 de marzo de 2018

Freno a "la trama rusa"

A Trump los rusos le sirvieron para aguarle la fiesta a Hillary Clinton. Ahora, los quiere escarmentar.

Cada vez hay más convencimiento en buena parte de la comunidad internacional de que Rusia ha estado haciendo peligrosas operaciones de inteligencia bajo la fachada de la inmunidad diplomática, al punto de llegar al asesinato, como se cree ya ha ocurrido dos veces en Inglaterra con el crimen de ex espías.

Tras la dura respuesta del Reino Unido, que expulsó a varios miembros de la embajada rusa en Londres y que apuntó directamente al presidente ruso, Vladimir Putin, como quien bendijo la operación, la reacción internacional no se ha hecho esperar.

Tanto Estados Unidos como varios países de Europa han reaccionado echando a diplomáticos de Moscú.
Donald Trump despachó a 60 de esos rusos que poblaban el consulado de Rusia en la ciudad costera de Seattle, el que fue cerrado.

En Seattle funciona una de las grandes bases de submarinos estadounidenses, además de la principal fábrica de los aviones Boeing.

El 4 de marzo pasado, en una operación que se ha considerado "temeraria", un ex espía y su hija fueron eliminados en un sitio público de Londres mediante el uso de un elemento neurotóxico de uso militar.

"Hay un número inaceptablemente alto de funcionarios rusos en los Estados Unidos", salió a decir la Casa Blanca.

Este clima de alta tensión entre Rusia y Estados Unidos no se vivía desde las épocas bravas de la Guerra Fría entre las dos potencias.

La situación muestra, paradójicamente, cómo ahora Donald Trump sale a combatir al Putin con el que antes habría realizado ciertos enjuagues non sanctos.

Cuando todavía no era presidente y pergeñaba su campaña presidencial, Trump habría acudido a la inteligencia rusa, ergo a Putin, para combatir a la postulante demócrata, Hillary Clinton, en lo que se conoce como "la trama rusa".

Tanto el Reino Unido como Estados Unidos han querido demostrar a la comunidad internacional que no hay impunidad para Putin. "Lo que ha hecho tendrá consecuencias", dijeron los voceros de Trump. Después del vodevil que Trump enlazó con los rusos en la campaña presidencial, la reacción de ahora de la Casa Blanca suena endeble.

Pero es bueno que Putin sienta la presión.
Fuente:

Más Leídas