Editorial - José Luis Ramón José Luis Ramón
miércoles 13 de junio de 2018

El papelón de Ramón

Panqueque es la palabra más usada en las redes sociales ante los cambios de opinión de un diputado.

En algún momento nos preguntamos después de los comicios legislativos de 2017 si lo que había sido la "sorpresa" de esa elección –la muy buena performance del abogado de la ONG Protectora José Luis Ramón, tercero entre los más votados para diputado nacional– era algo que venía a modificar el panorama político mendocino o si, por el contrario, se convertiría en uno de los tantos fogonazos efímeros que suelen presentarse cada tanto en la política.

Lo ocurrido con el papelón que protagonizó el diputado Ramón lleva a pensar en esa segunda posibilidad.

Es que –en menos de una semana– el legislador se presentó primero diciendo que votaría a favor del proyecto de aborto legal y pocos días después dio una sorprendente voltereta y le anunció a la Nación que votaría en contra.

Primero le había informado a la sociedad de que, a pesar de sus convicciones religiosas, iba a votar a favor del aborto legal porque consideraba que era poco menos que un imperativo de los tiempos.

El lunes pasado sorprendió al país al dar a conocer a través de un video que cambiaba su decisión y que iba a votar en contra de la legalización del aborto.

Habíamos dicho que el tiempo se encargaría de mostrarnos si Ramón era algo más que un habilidoso para las cámaras y los reflectores.

Su versión desestructurada y vodevilesca del político, que le permitió salir tercero, saltó por los aires apenas las papas quemaron.

Antes de ponerse el traje de político, el abogado Ramón se había probado como defensor de los consumidores a través de la ONG Protectora. Ya por entonces su estilo era el del desparpajo.

Verborrágico, mediático, aparatoso, con habilidades para la actuación, Ramón debía demostrar tras las urnas si era algo más que un pasajero fuego artificial.

Todo parece indicar ahora que aquel soplo de aire fresco en la política de Mendoza ya venía con fecha de vencimiento.

Salvando las distancias entre los personajes, pareciera que con Ramón está pasando lo que ya ocurrió con otros "terceros" que aparecieron para "comerse las cancha", coma Aldo Giordano o Nicolás del Caño.

"Panqueque" es la marca con que las redes sociales han definido al extrovertido Ramón.

Fuente:

Más Leídas