Editorial - España España
jueves 14 de junio de 2018

Algunos ejemplos que valen la pena seguir

España sorprende: el cuñado del rey va preso, Rajoy cae por corrupción y el DT nacional, por falta de tino.

Varios ejemplos de conductas civilizadas han puesto a España en la mira de todos.

Uno de ellos tiene que ver con la independencia de poderes e involucra a la Justicia de esa nación, que acaba de confirmar la condena a 5 años y 10 meses de prisión al marido de la infanta Cristina, Iñaki Urdangarin, es decir, nada menos que al cuñado del rey de España Felipe VI.

La condena es por los delitos de malversación, prevaricación, fraude a la administración, dos delitos fiscales y tráfico de influencias.

Aunque todavía Urdangarin puede reclamar un indulto y una suspensión de la ejecución de la pena, dos instancias que prevén las leyes, todo indica que irá preso mientras se dictamina sobre los recursos de amparo, que no serían aceptados.

Otro de los ejemplos es la forma fuertemente republicana que rodeó la renuncia del ex presidente Mariano Rajoy tras una moción de censura elevado por la oposición.

mariano rajoy.jpg

Esa situación se planteó cuando la Justicia confirmó que el Partido Popular había incurrido en actos de corrupción, de la que se habían beneficiado miembros del partido gobernante.

El pase del poder presidencial desde Rajoy al líder del principal partido de la oposición,el socialista Pedro Sánchez, fue un ejemplo de madurez.

rajoy-pedro-sanchez-4.jpg
Pedro Sánchez es joven. Tiene 46 años. Foto: AP.
Pedro Sánchez es joven. Tiene 46 años. Foto: AP.

Rajoy, caído en desgracia, no acudió a ninguno de esos pataleos que suelen suceder en países como la Argentina, donde en el último traspaso presidencial la mandataria saliente, Cristina Kirchner, no se presentó a la ceremonia de traspaso de mando en un gesto de infantilismo político.

Por el contrario, Rajoy saludó a su sucesor como un caballero que acepta las reglas del juego republicano.

De la misma manera fue notable lo que pasó ayer cuando la Federación Española de Fútbol echó de su cargo al entrenador de esa selección nacional, Julen Lopetegui, por haber incurrido en la descortesía de anunciar que se iría a trabajar como DT del Real Madrid apenas culmine el Mundial.

Lopetegui prefirió privilegiar a una facción en lugar de bregar por el equipo de todos los españoles.
Son sólo tres ejemplos, pero que hablan a las claras de una cultura política que parece ir varios pasos delante de la nuestra.

Fuente:

Más Leídas