Diario Uno Economía

Tras desacelerarse en agosto, el mes de las PASO, el uso de plásticos retomó su vigor en septiembre y crece a un 40% interanual; el monto promedio de compra subió 25%.

Se afianza el consumo con tarjeta apuntalado en las promociones

Por UNO

Las ventas con tarjeta de créditom gracias a las promociones con descuentos y cuotas recuperaron el vigor que habían perdido antes de las primarias (PASO).

"El consumo, desestacionalizado, está aumentando al 40% anual, mientras que el ticket promedio (por el monto promedio de cada compra) crece entre un 24 y 25 por ciento", confirmó a La Nación Luis Schvimer, presidente de Visa Argentina, empresa que tiene aproximadamente el 55% del mercado.

Seguir leyendo

Según explica, las ventas con tarjeta venían creciendo al 40% anual a comienzos de este año, hasta que en abril y mayo se desaceleraron y cayeron 10 puntos, a un ritmo del 30% interanual, en gran medida, debido a la demora en el cierre de las paritarias.

Recién en junio, cuando la mayoría de los sindicatos acordó sus aumentos salariales, el consumo retomó su fuerza, para luego volver a desacelerarse casi 10 puntos en agosto pasado.

"No sabemos qué pasó en agosto, pero sí vimos un repunte fuerte en septiembre", dijo Schvimer.

No sólo en agosto las PASO sirvieron para anticipar el resultado que podrían llegar a arrojar las elecciones legislativas a fin de mes, sino que además motivaron algunas medidas por parte del Gobierno que sirvieron para darles más oxígeno a los bolsillos de los consumidores. La AFIP anunció en ese momento la suba del mínimo no imponible del impuesto a las ganancias, y días más tarde, a comienzos de septiembre, elevó los límites para las categorías del monotributo.

"Previo al proceso de elecciones, la gente es más prudente. Pero no está pasando eso acá. Puede haber pasado antes, pero el comportamiento del consumo fue más fuerte", aseveró Martín Lang, country manager de Mastercard Argentina al citado matutino.

Para Lang, la reacción de los consumidores tiene que ver en gran medida con la potencia de las promociones. "Aparecen oportunidades muy buenas en cuotas y la gente dice: Consumo ahora porque no sé si eventualmente van a mantenerse", ilustra el ejecutivo.

Si bien los bancos redujeron en el último año los descuentos que ofrecen para las compras con tarjeta, mantuvieron en gran medida los planes de pago en cuotas sin interés. Y, dice Lang, "el valor de la cuota en un contexto de inflación es muy atractivo".

En Tarjeta Naranja, por caso, admiten que el 40% de su facturación hoy responde al uso del "plan Z", que contempla la posibilidad de pagar en tres cuotas sin interés y hasta en 12 con recargo. "Los planes en 6 y 12 cuotas se mantienen y toda la campaña del plan Z nos favoreció", dijo Alejandro Asrin, director de Naranja, la tarjetas líder en el interior del país, al diario La Nación.

En las empresas emisoras de plásticos coinciden en que las compras en supermercados lideran los consumos de la gente, seguidos por electrodomésticos e indumentaria, en ese orden. En el último tiempo, también creció fuerte el uso de las tarjetas para turismo, rubro que se volvió casi tan relevante en algunos casos como el de indumentaria o electrodomésticos.

"La gente sigue respondiendo cuando encuentra cuotas a 12 o 18 meses", confió Pablo Kemec, gerente general de Tarjeta Nevada, la principal tarjeta de la región de Cuyo. "Cuando cualquier tarjeta saca los planes de cuotas, se corre el consumidor, porque en definitiva el consumo está sostenido, pero no es tan fuerte como en 2010 o 2011", deslizó al matutino.

En el último año, de hecho, los bancos pusieron la lupa sobre la morosidad de los consumidores, que se perfilaba con una tendencia in crescendo con respecto a la de los últimos años. "La morosidad está en los mismos niveles que agosto de 2012. Lo cual es bueno, porque al principio de año preveíamos una mora más alta", dijo Kemec.

Fuente: Iprofesional.com